Slenderman, el tenebroso hombre del saco de Internet

Por Juan Manuel Chacón, @juanmchacon

A pesar de que vivimos en la era de la comunicación y de que tenemos casi todo el conocimiento de la humanidad a un click de distancia, no parece que (al menos a simple vista) nos hayamos vuelto más sabios. Echándonos un vistazo por encima, podríamos decir que seguimos siendo iguales que siempre, con la excepción de que ahora caminamos por la calle con la cabeza gacha mirando un aparato luminoso. Y un claro ejemplo de que no hemos cambiado sustancialmente son las creepypastas. Si algún despistado no sabe lo que son, lo más acertado sería compararlos con las leyendas urbanas de toda la vida, con la diferencia de que éstos nacen en la web. La fama de las creepypastas demuestra que el morbo sigue presente en lo más profundo de nuestro ser, por mucho conocimiento al que tengamos acceso; y que nos interesan las mismas historias que hace siglos. Afortunadamente.

CIBASS original photos

Esas leyendas urbanas, cuya base eran las supersticiones y que todos asociábamos a las zonas más rurales de la España profunda (como el archiconocido y folclórico hombre del saco), no sólo no han desaparecido, sino que se han adaptado a los tiempos y se han expandido de forma viral a través de la Red. Seguro que todo el mundo ha oído hablar de ese famoso episodio final de “Doraemon” que nunca se emitió, en el que se descubría que Nobita era un niño en coma y que toda la serie había sido un sueño. Un capítulo que, obviamente, es falso (aunque no hubiera sido tan raro; cosas similares se han visto en alguna que otra serie de nuestro país). Ese es, quizás, el ejemplo más conocido de leyenda urbana nacida en la Red.

Las creepypastas son dispares, pero la mayoría consisten en historias rocambolescas sobre episodios perdidos y traumáticos de series conocidas, principalmente infantiles; o pequeños relatos de terror. Y fue, precisamente, en un foro centrado en creepypastas de terror, donde nació el personaje que nos ocupa, creado en 2009 en “Something Awful”, una de esas webs donde conviven el humor, las noticias, los foto-montajes y los memes. Allí, un usuario llamado Victor Surge subió dos fotos en blanco y negro retocadas digitalmente donde aparecían una serie de niños, supuestamente desaparecidos y, tras ellos, observando impasible desde la distancia, un inquietante personaje alto, delgado, sin rostro y con traje negro, oculto entre los árboles del bosque. Imágenes que, además, acompañaba con pies de foto que describían la escena y en los cuales se insinuaba que dicho ser estaba detrás de las misteriosas desapariciones de los niños. Este personaje fue bautizado con el nombre de Slender-Man y pronto se convertiría en viral.

El éxito del personaje fue tal que en poco tiempo la red se plagó de foto-montajes con él como protagonista, contando incluso con su propia canción, y alcanzando el punto álgido de su fama en 2012, cuando la compañía Parsec Productions lanzó un videojuego llamado “Slender: The Eight Pages”. El videojuego alcanzó cierta popularidad y existen varias secuelas que han plagado Youtube de gameplays. Pero lo que pocos saben es que, mucho antes del juego, concretamente en 2009, ya se había creado otro producto audiovisual centrado en Slender-Man. Una serie que, de hecho, es la base estética del videojuego y que ha pasado desapercibida en España. Algo a lo que queremos poner fin. Por eso hoy vamos a hablar de ella.

CIBASS Marble

Marble Hornets” es una webserie lanzada en Youtube formada por 87 minicapítulos de entre 5 y 15 minutos de duración con más de 80 millones de reproducciones en total. Una serie exageradamente amateur, rodada al estilo found footage (metraje encontrado), ese estilo documental-casero que inventó la película “Holocausto Caníbal” en 1980 y que volvió a hacerse popular en el 99 con “El proyecto de la Bruja de Blair”.

El argumento se centra en Alex, un joven aspirante a director que trata de rodar un largometraje universitario llamado “Marble Hornets” pero que, de un día para otro, abandona el proyecto sin dar explicaciones y desaparece. Poco tiempo después, su amigo Jay (que será el protagonista de la serie) decide rescatar las cintas del rodaje y las revisa para intentar dilucidar las razones que hicieron a Alex dejar la película y desaparecer sin dejar rastro. Pronto descubrirá que, además de los clips del rodaje y el making off, las cintas están llenas de grabaciones cotidianas en las que siempre aparece el propio Alex, que se comporta de forma paranoica y muestra una obsesión por grabarse a sí mismo durante las 24 horas del día, como si intentara protegerse de algo.

Con un estilo totalmente amateur, incluso cutre, el misterio y la intriga que la historia plantea captan el interés y atrapan desde el principio. Técnicamente, no hay mucho que alabar de esta obra. La calidad de imagen es mediocre, la iluminación pésima y los movimientos bruscos de cámara pueden llegar a marearnos. Pero Troy Wagner, autor y actor protagonista de la historia, sabe aprovechar a la perfección sus limitaciones y usarlas para su beneficio.

Marble Hornets” está plagada de sobresaltos y momentos de tensión extrema que son difíciles de ver en grandes producciones de Hollywood, potenciados gracias al estilo casero de grabación, que aporta realismo y cercanía. Se te quedarán grabadas esas escenas en las que Jay camina, con la cámara en una mano y una linterna en la otra, por el interior de terroríficos bosques oscuros en mitad de la noche, con un silencio abrumador que sólo se rompe por el crujir de las ramas y la respiración del personaje, y que nos harán sentir como si realmente estuviéramos allí. Pero, sin duda, e intentando hacer el menor SPOILER posible, los mejores momentos de la serie ocurren cuando aparece el Slender-Man. Si el personaje, de por sí, ya es inquietante, la forma de presentarlo en “Marble Hornets” es, sencillamente, sobrecogedora. La serie, desde luego, no es apta para personas sensibles o con problemas cardíacos.

No sabría decir si la estética y las localizaciones son casuales o han sido minuciosamente trabajadas, pero tampoco importa; los escenarios abandonados y solitarios consiguen estremecernos, y la atmósfera malrrollera y angustiosa está presente durante los 87 capítulos. Aunque lo mejor es que la veáis vosotros mismos. La serie está disponible, totalmente gratis, en Youtube, tanto en versión original como subtitulada al español.

CIBASS Climbing

A esta webserie le siguieron numerosos cortometrajes, largometrajes independientes, otras webseries similares (incluyendo una triste imitación española) o el mencionado videojuego. Incluso Hollywood decidió trasladar al personaje a la gran pantalla en una película que, previsiblemente, se estrenará este año, titulada “The Slender Man” y de la que no se conocen muchos datos. Pero ninguno de estos proyectos ha conseguido igualar la frescura y autenticidad de “Marble Hornets”, además de un terror que será difícil superar. Su creador, Troy Wagner, podrá presumir siempre de haber sido el primero en convertir una simple creepypasta en una obra audiovisual original y referente y, por ahora, la mejor historia con el “Slender-Man” como protagonista, un personaje que aún tiene mucho que decir.

CIBASS Puntuación CIBASS Cuatro puntos


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies