Cinco razones por las que tienes que volver a ver la WWE

Por Redacción CIBASS, @CIBASS_Blog

 

Hace pocas semanas mientras veía el Pay per view “Payback” me dí cuenta de como habíamos llegado progresivamente a una nueva época en la mayor compañía de wrestling del mundo; la WWE. Tras un decepcionante Wrestlemania que parecía alejarse de nuevo del acertado rumbo de la compañía (en un PPV de pirotecnia y show donde el wrestling en sí fue de dudosa calidad) en los programas semanales se siguió con el camino acertado con la apuesta de los nuevos talentos, luchas técnicas y un alejamiento de la infantilización del espectáculo que veníamos sufriendo en los últimos años. No cabe duda de que la lucha libre americana como negocio tiene su base en crear una gran base de público infantil que se afianza con los años y de hecho la edad media de televidentes de Raw es de cuarenta años, pero algunas veces el tratamiento simplista era excesivo. De ese modo, el secreto del éxito de la compañía de deporte de entretenimiento más importante del globo debe estar en algo así como un término medio entre gimmicks llamativos para los más jóvenes, luchas donde la técnica y lo que se narra sobre el ring sea lo más importante y storylines decentes como los que estamos disfrutando últimamente, obviamente sumando a ello las labores de marketing y expansión de marca que la WWE controla mejor que nadie.

wweoffices

 

Volviendo al inicio, tras disfrutar de ese magnifico Pay per view llamado Payback y que el propio Stone Cold Steve Austin lo calificó como el mejor show en dos años, nos dimos cuenta de que la nueva realidad de la WWE es ya un hecho. Nos alejamos -al menos brevemente- de los gigantes musculosos de gimnasio que no saben luchar (y que provocan los clásicos cánticos de “you can’t wrestle” entre la mutitud) para centrarnos en wrestlers de oficio, de los que llevan la profesión en las venas y que se han recorrido las ligas menores en una vieja furgoneta hasta convertirse en ases del ring y del microfono con una soltura y un desparpajo impresionante.

Como ya saben en Can it be all so simple no somos los mayores aficionados al deporte del mundo. Hemos tocado la NBA, la NFL y sobretodo el wrestling como deporte espectáculo que nos encanta, nuestra filosofía de no dejar de hacer cosas por el simple hecho de cumplir más primaveras la seguimos llevando a rajatabla y continuamos con nuestra pasión por el cine (incluso el de serie b), las series, los comics o el tema que hoy tratamos. Dicho esto, os dejamos hoy con las que consideramos las mayores razones por las que hay que volver a ver wrestling hoy en día:

nxt logo

-NXT

Criticado por ser una especie de reciclaje de wrestlers de TNA y otras promociones lo cierto es que es de lejos el show de wrestling más fresco y dinámico de los tres que ofrece la WWE. Con una estética más cercana a las compañías independientes (algo que se podía haber hecho con más ímpetu cuando la WWE adquirió la ECW) el programa se presenta como una especie de desarrollo en el que los wrestlers van a hacerse un nombre hasta dar el salto a los shows mayores: SmackDown y Raw. La cosa es que a día de hoy resulta mucho más auténtico y divertido que sus hermanos longevos aunque la audiencia y la escenografía sean menores. NXT es definitivamente una fabrica de talentos y el mejor invento de testeo para luchadores tanto a nivel técnico como ante el micro y, además, el show que ha salvado a la WWE de ser considerado una compañía que simplificaba y prostituía el wrestling de mejor calidad por otra cosa mucho más ruidosa y alejada de la propia naturaleza del espectáculo.

shanemcmahon
-Shane McMahon

Tras siete años alejado de la compañía, vuelve el primogénito a la empresa para darle forma a uno de los mejores storylines en años, quizás por eso de tener gran parte de verdad en la historia que se nos narra. Shane regresaba tras sus negocios en China y lo hacía con una disputa con su hermana y su padre (ya saben, Stephanie y tito Vince) por el poder del programa más legendario (además de ser la serie de ficción más longeva de la historia) del wrestling mundial: Monday Night Raw. Entre vitores y cánticos, Shane McMahon hacía lo que mejor sabe en Wrestlemania y ni más ni menos que frente a Undertaker y nos daba esperanzas en un espectáculo del que temíamos que empezase a flaquear de forma notoria antes de las decisiones que hoy te enumeramos aquí. Por si fuera poco, Shane es un talento demostrado para los negocios y su vuelta a las oficinas (mucho más allá de los storylines) harán mucho bien a la World Wrestling Entertainment.

Bray_Wyatt
-Bray Wyatt

Alguien dijo una vez sobre el legendario luchador Jake “Snake” Roberts (mítico creador del DDT) que tenía “eso”. Un simple movimiento, una palabra o una mirada parecían mucho más en él que en el resto de compañeros de profesión, y algo así es lo que vemos en Bray Wyatt. El wrestler no sólo tiene el carisma, un gimmick fantástico y una técnica de lucha notable sino que es muy bueno con el micro encima del ring. Su espectacular entrada y personaje basado en una mezcla de El cabo del miedo y Charles Manson es sin duda una de las grandes bazas del futuro de la compañía y nosotros (y tú que deberías) estaremos ahí para verlo.

Aj-Styles

 

-AJ Styles

Para los amantes de la compañía de TNA (Total Non Stop Action Wrestling) AJ Styles es mucho más que un viejo conocido. Styles era el símbolo de la mayor competencia de la WWE en Estados Unidos, aunque no se le acerque en números de audiencia ni en cifras económicas de ningún modo, de manera que en la compañía de los McMahon se le decidió fichar. La jugada fue maestra por razones obvias y para todos los implicados: la WWE se hacía con los servicios de uno de los wrestlers más respetados del mundo y Styles se aseguraba un sueldo mucho mayor del que tenía en su anterior compañía, además de una fama mundial que se multiplicaría por mil. El resultado de la entrada de Styles en la World Wrestling Entertainment se tradujo en luchas fantásticas en feudos contra Chris Jericho (ahí es nada) o Roman Reigns, todas de un nivel sobresaliente.

samizayn&kevin owens
-Sami Zayn y Kevin Owens

Amigos en la vida real desde su infancia (ellos cuentan que precisamente se conocieron en un show de wrestling), Sami Zayn y Kevin Owens son dos de las mayores bazas sobre las que la WWE cimentará su futuro. Dos wrestlers de físico muy diferente pero con la habilidad técnica y carisma de un luchador con años a sus espaldas en la compañía. El feudo entre los dos mezclando detalles de su amistad real con storyline no pudo ser mejor y sus combates juntos una joyita que nos recuerda por qué amamos este negocio y la mayor prueba es las reacciones que generan ante el público. Quédense con sus nombres, esto no ha hecho nada más que empezar.


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies