Mi nombre es Kingsman, el James Bond de vuestro tiempo

Por Jesús Sánchez, @jsbalsera

 

A decir verdad no tenía ni idea de lo que iba a ver cuando me puse Kingsman. Con el título y con Colin Firth esperaba algo mucho más serio, una historia de espías pausada me recordara, quizás, a la serie Rubicón. Así que no podía llegar más virgen a verla, con menos expectativas y la verdad es que echaba de menos esa sensación que me transportaba a otro tiempo, donde una veía una película sin haber visto diez teasers, veinte trailers y cuarenta críticas en internet.
Si me hubiera informado un poco habría visto que está dirigida por Matthew Vaughn, director de Kick-Ass entre otras, y que está basada en un cómic llamado The Secret Service, de Mark Millar, que es responsable también de Kick-Ass, el cómic. Pero no hice nada de esto: me fíe de varias recomendaciones que me hicieron distintas personas por distintos lados y, simplemente, me puse a verla. Si hubiera leído lo anterior y supiese quien estaba detrás del film (más allá de los actores de renombre de la portada) quizás no me hubiera sorprendido tanto la película y, por supuesto, no la hubiese disfrutado del mismo modo.
A posteriori he leído el cómic, por cierto. No voy a hablar de la película como adaptación porque, entre otras cosas, no soy un experto lector de cómics, pero desde mi punto de vista la película es mejor casi en todo momento, solo hay uno o dos detalles que creo que funcionan mejor en la versión de papel. Es todo lo que diré al respecto.

Por último: beware, here be Spoilers!

Oxfords, not Brogues

Justo al empezar la película me doy cuenta de que la misma va a ser una caja de sorpresas. Nos encontramos a un grupo de gente que se llaman entre ellos Galahad, Percival o Lancelot, nos encontramos escenas de acción y a gente muy elegante. Y peligrosa. Y, oh sorpresa, a Samuel L. Jackson como villano ceceante de la película con gorras de baseball. Espectacular. Y qué decir de Sofia Boutella y su presentación en la película.
Tras una par de escenas que no acaban bien por fin encontramos al protagonista, Eggsy, un chaval inglés que podría estar sacado de Trainspotting pero con un acento entendible, un pintas que se junta con otros pintas, con una situación familiar complicada y cuyo futuro inevitablemente pasa por entrar y salir de la cárcel hasta que la cague de gordo. Quizás este sea el tramo más calmado de la película, cuando conocemos a Eggsy y Galahad lo recluta. Aun así hay escenas vibrantes: la persecución en el coche, la huida del apartamento haciendo parkour y, sobre todo, la pelea en el bar. Pero, como digo, la película se toma su tiempo para presentar a los personajes y es algo de agradecer en el cine actual.
¿Quién iba a imaginar que el rey tartamudo, el moñas de Love Actually y Bridget Jones, iba a funcionar como héroe de acción? A su edad. Pero puedo verle haciendo más cine de acción en el futuro. Y, claro, como actor está tan bien como siempre, lo que da un extra a Kingsman sobre otras películas del género. Y secundarios como Michael Caine o Mark Strong suman mucho, por supuesto, las guindas a un pastel que ya era dulce.

The Kingsman agents are the new Knights

La siguiente parte mezcla el entrenamiento de Eggsy, la entrevista más dura y peligrosa que tendrá en su vida, con el desarrollo del plan del villano. Si en la primera parte hablan un poco sobre la diferencia de clases sociales y dejan caer que todo está construido para que los que nacen ricos tengan el mundo a sus pies y los que nacen en el hoyo se hundan cada vez más, en esta parte siguen por ahí un poco al contraponer a Eggsy con sus compañeros de entrenamiento, pero también empieza a verse un pequeño discurso sobre cuidado con la tecnología, y cómo damos control de nuestras vidas a grandes corporaciones.

La película se esfuerza en dar algo más que una excusa para que haya tiros y hostias en la pantalla. Y, sabiendo que tampoco hay que perder el foco, creo que funciona bien. Personalmente me suelen gustar las partes de entrenamiento de este tipo de películas, y aquí no es una excepción. Juega un poco con el espectador, porque en cuanto aparece la compañera creemos que va a acabar con ella, o en la escena del perro parece que la opción buena era no disparar, y está bien que no sea tan mascadito todo. Además, la mezcla con la otra parte de la historia, Galahad y Valentine, le da un gran ritmo a la película, hasta que llegamos a la escena que supone el acelerón definitivo. Todo con un enfoque más bien imprevisible que nos hace permanecer con los ojos completamente abiertos durante las poco más de dos horas de metraje, cmás de ciento veinte minutos de puros entretenimiento y dirección magistral, todo sea dicho.

Nowadays they’re all a little serious for my taste.

Y, ahora sí, la película acelera y termina de despegar para no mirar atrás en ningún momento. La escena de la Iglesia es extraordinaria: desde la respuesta de Galahad cuando le preguntan a dónde va al uso de Free Bird como banda sonora pasando, por supuesto, por toda la coreografía. Cinco minutos de violencia, un punto desagradable, otro punto cómica y, sobre todo, vibrante: no puedes dejar de mirar y de seguir el ritmo de la música. Hasta la conclusión es sublime, con la conversación surrealista entre Valentine y Gazelle. It feels good, right?
A partir de aquí sólo queda ponernos cómodos y ver a Eggsy convertirse en un James Bond más violento que Daniel Craig salvar al mundo mientras, al más puro estilo 007, se las averigua para tirarse a la primera princesa que pasaba por ahí, todo con un toque más dinámico si la comparamos con las clásicas películas de espionaje y agentes secretos. Y es que Kingsman rezuma a cómic a pesar de ser un homenaje explícito a las novelas clásicas y conservadoras de espías.

CIBASS Kingsman

Makers maketh man

Kingsman no va a ganar un Oscar. No va a ir nominada a los Globos de Oro. Y no podría importarnos menos. Kingsman es un homenaje al cine de espías más clásico mezclado con el punto gamberro más moderno para dejarnos con una obra redonda, con mucha clase, con un gran ritmo y un gran uso de la banda sonora, y unos actores notables que le dan ese punto extra.

No sé vosotros, pero yo espero con ganas la segunda parte.

musicaazarpuntuacion


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies