15 fotografías de Hulk Hogan que (posiblemente) no habías visto antes

Por Redacción CIBASS, @CIBASS_Blog

La figura de Hulk Hogan representa un icono pop tan inmenso que si un día te lo encontraras por la calle pensarías que no puede ser, que este hombre sólo existe en la televisión y en el merchandising, como Spider-Man o The Punisher. Hogan llegó a los hogares españoles a comienzos de los años noventa, cuando entraron las cadenas privadas en nuestro país y con ellas la WWE (antes WWF), el Humor Amarillo o los Caballeros del Zodiazo, amplificando y abriendo los horizontes de nuestras infantiles mentes y haciéndonos ver que había un mundo de color ahí fuera, mundo que rápidamente sustituimos por el triste y sepia de TVE y la 2 de TVE.

Iniciado realmente como boxeador, el italoamericano Terry Bollea (nombre real de Hulk Hogan) pronto se pasó a la lucha libre o wrestling, donde ganó su primer título a los dos años de comenzar. Fue a finales de los setenta cuando ya en la WWF recibió el apodo de Hulk, debido a que los directivos de la mega corporación de wrestling opinaban que era aun más grande que Lou Ferrigno, el protagonista de la serie del héroe verde de la Marvel. Durante los setenta y comienzos de los ochenta tuvo combates contra figuras de la talla de Ted Dibiase (luego conocido como el hombre del millón de dólares) o el legendario André el gigante (André el gigante en CIBASS) pero no fue hasta que Vince McMahon (heredero de la World Wrestling Federation) cogió las riendas de la empresa que Hogan no despegó.
McMahon se había propuesto convertir a la WWF en una empresa con peso nacional e internacional utilizando el carisma de Hogan y sus propias habilidades como empresario(las de Vince), y vaya si lo consiguió. Durante toda la década de los ochenta, Hogan se enfrentó a los mejores luchadores del mundo, incluídos los japoneses y aquí -a este lugar del segundo mundo- le llegó su popularidad en su feudo contra el malogrado último guerrero o un poco antes. The ultimate Warrior era otro mito de físico imponente con habilidades nulas para el wrestling pero un carisma, físico y estético brutal que lo acercaba más a un personaje de cómic que a un humano, a pesar de sus carencias técnicas como wrestler.

Pasaron los años y el esquema de luchador gigante carismático con un surtido de llaves y movimientos limitados fue desapareciendo progresivamente y aunque Hogan tuvo su apogeo hasta el final de la NWO (con una estética diferente) siempre lo recordaremos con su camiseta de Hulk Rules, su pañuelo en la cabeza, su bronceado anaranjado y artificial y su pelo teñido de rubia tonta de Santa Mónica o Venice Beach. Hogan representa -al igual que Mr. T- el símbolo más allá de la persona, a un tiempo donde había humanos que personalizaban la justicia y la moral en un marco tan ridículo como efectivo para nuestras infancias, y desde nuestra web no ibamos a olvidarnos de él. Dicho esto y sin más dilación nos gustaría dejaros con quince fotos de Hulk Hogan que muy probablemente no habías visto en ningúna otra web: el mayor icono del mundo del deporte de entretenimiento y un símbolo de otro tiempo tan grande como el logotipo de Los Cazafantasmas.

 

Bola extra, Hulk Hogan contra The Ultimate Warrior:


One Response to “15 fotografías de Hulk Hogan que (posiblemente) no habías visto antes”

  1. Hay un documental muy interesante sobre este figura antes de que lo contratara TNA y empezara su segunda juventud [youtube http://www.youtube.com/watch?v=vK6RN-ySGDM&w=420&h=315

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies