¿Llamamos a Saul?

Por Alberto Pérez, @NoUso

Estamos a mediados de Febrero y ya hemos asistido a uno de los estrenos televisivos más esperados del año. El Domingo, y el Lunes (de regalo), asistimos a la presentación en sociedad de los dos primeros capítulos de la serie “Better Call Saul”, el Spin Off de Breaking Bad que todos los amantes de la serie llevaba[mos]n esperando.

Cibass better-call-saul 1

Y es que en las series a veces aparecen personajes que merecen mucho la pena, a veces más que algún protagonista. Saul Goodman es el ejemplo en el caso de Breaking Bad. Aunque si repasamos los últimos años vemos otros Spin Off que no vieron la luz y de los que se llegó a hablar mucho, como “The Farm”, dedicado a Dwight Schrute de The Office, que como podremos observar, llegó a tener título, y me queda la duda en el momento de escribir esto si llegó a tener episodio piloto. Pero no sólo esa, después de The Sopranos se especuló durante mucho tiempo con un posible Spin Off protagonizado por el personaje de Adriana LaCerva. También se habló durante mucho tiempo si Matt Groening se atrevería con Krusty The Clown, si Lucas, de House tendría su serie, o si Ari Gold, el manager peor hablado de la historia de la televisión, tendría su papel protagonista en una serie paralela a Entourage (de la que se hizo por fin la película, que se estrenará en Agosto de este año).

Y es que esto de los Spin Off es una auténtica lotería, porque lo mismo te sale un Fraiser (Cheers) que un Joey (Firends), un The Finder (Bones) o un Angel (Buffy).

Pero vamos a la serie en cuestión, Vince Gilligan, el creador de dos de las series más destacadas de la televisión, X-Files y Breaking Bad, ha decidido darle forma a la petición de los seguidores y convertir a Saul en protagonista. Y no es moco de pavo el asunto. Saul Goodman es, siempre bajo mi opinión, uno de los mejores personajes creados por la televisión (Ari Gold también, de hecho, podrían competir), un abogado ponzoñoso que se convierte en el asesor de Walter White, que le ayuda a llevar el negocio a la sombra. Un abogado esperpéntico, que se anuncia en la televisión bajo el slogan “Better Call Saul”, que da nombre a esta nueva serie.

Se habló mucho de cómo sería el formato del Spin-Off, y ha resultado muy satisfactorio. Es una precuela, y se trata de ver cómo se creó el esperpento de Saul Goodman. Nos encontramos con James McGill, un abogado sin prestigio, que trabaja de oficio en el Estado de New Mexico. Sus problemas: económicos, jurídicos, de entorno; en definitiva, nos encontramos a este profesional comido por la ansiedad perpetua, sin saber muy bien cómo hacer las cosas, y encontrándose con una gran firma (así llaman a los buffetes de abogados en los Estados Unidos de América) robándole a los pocos clientes que parece tener.

Mike, junto a Walter y Jesse en un frame de Breaking Bad

Mike, junto a Walter y Jesse en un frame de Breaking Bad

La serie nos recuerda mucho a Breaking Bad, empezando por lo más evidente, el entorno, vemos los mismos barrios, vemos el mismo desierto, vemos a Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks), que hace de guarda en el Parking del juzgado, y del que espero poder participar de su crecimiento como personaje. Y sobre todo, porque su despacho está en un salón de belleza regentado por asiáticas, y ese es uno de los negocios en los que recomienda invertir a Walter White.

James McGill, como ya hemos dicho, está en las peores condiciones que se puede estar, y de repente, dos chavales intentan con él una treta, que si bien no funciona, él piensa que podría funcionar con otros, y aquí empieza el lío. El abogado lo prepara todo, pero un error hace que cambie totalmente la perspectiva de victoria, y aparece otro de los grandes personajes de Breaking Bad, Tuco Salamanca, un narcotraficante mexicano un tanto psicópata, aún más violento, y más random que los anuncios de Spotify.

La aparición de Raymond Cruz (Breaking Bad, The Americans, The Closer, Major Crimes) es otro de los debe de Vince Gilligan con los amantes de las aventuras y desventuras de Walter White y Jesse Pinkman, porque a pesar de ser uno de los mejores personajes de la serie, aparece durante muy poco tiempo en pantalla (pero no vamos a hacer spoilers, que no se trata de eso). Sin embargo, su aparición recuerda uno de los fallos más grandes que tuvo Breaking Bad: si quieres que se grabe en español, elige, al menos, a actores que hablen español. Aún recuerdo a Giancarlo Esposito intentando pronunciar “los pollos hermanos” en su papel de Gus. Esta vez parece que suena mejor, aunque a los hispanohablantes nos deje muy mal y tengamos que recurrir a los subtítulos de la serie original para enterarnos.

saul

Pero, a pesar de este fallo, Better Call Saul promete muchísimo. Promete ser divertida, promete ser audaz, promete tener muchísimos guiños a su madre televisiva (además de estos tres personajes, que ya serían suficientes). A un guión aparentemente bueno hay que sumar una producción de mucha calidad, unos planos espectaculares, muy bien elegidos, muy bien preparados.

En definitiva, un SpinOff con pinta de cosechador de éxitos, no en vano ha sido el estreno con mejor número en la Historia de la televisión por cable en USA. Y eso que también lo emitía Netflix en streaming.

Quedamos a la espera de nuevos episodios, pero de momento lleváis una recomendación más que merecida, esperemos que la serie crezca como debe, o como se le supone, y podamos seguir hablando mucho sobre ella.

CIBASS Puntuación CIBASS Cuatro puntos y medio


One Response to “¿Llamamos a Saul?”

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies