Entrialgo con sus codos pegados al torso

Por David Rodríguez, @davidjguru

Resultaría imposible mapear toda la trayectoria creativa de Mauro Entrialgo (Vitoria, 1965) intentado localizar todos sus trabajos en artes tan dispares como el cómic, la ilustración, la música, el video-reportaje, el cine e incluso el teatro…serían necesarias la linterna de Diógenes y la paciencia de Job, y ni con tales instrumentos resolveríamos bien el trabajo…décadas dedicadas esencialmente a construir historias bajo formatos diferentes unos más persistentes (como sus vídeos disponibles en Youtubes o sus álbumes de historietas) y otros imposibles de rescatar (como murales callejeros o antiguas publicaciones en revistas y fanzines ya desaparecidos).

Si te lo has planteado alguna vez eso de investigar su trayectoria, no te preocupes: para facilitarnos la tarea es en realidad él quien se toma directamente ese trabajo de localización y clasificación, como puede observarse en su propio sitio web y además, ahora contamos con una guía temporal para seguir su trayectoria en formato entrevista. La combinación perfecta.

Selección_553

“El mapa de las cosas que he hecho” en la web de Mauro Entrialgo http://www.mauroentrialgo.com/

Estoy hablando, lógicamente, de uno de los últimos lanzamientos de la división sesuda de Autsaider cómics: Con los codos pegados al torso (Kike Infame y Mauro Entrialgo, 2017 http://www.autsaidercomics.com/con_los_codos_pegados_al_torso.html). Un libro que ninguna persona interesada en el desarrollo del sector del cómic y la historieta en el estado español debería perderse. Los motivos que ofrezco son variados y espero francamente que disfruten de la lectura como yo lo hecho, haciendo anotaciones y finalmente, visualizando toda la intrahistoria de publicaciones que hemos leído durante años, a escondidas en la niñez y ya de adultos aprendiendo a interpretar todo lo que una publicación como el TMEO ha tenido siempre de proyectil balístico sobre la cultura de la transición y el régimen del 78 desde hace treinta años. Por eso y por más cosas que iré comentando recomiendo la entrevista de Kike Infame a Mauro Entrialgo publicada en este formato bitono con una portada que me ha hecho dar más explicaciones que cualquier otra lectura que pueda llevar encima: no se engañen que no es un canto al fútbol, es en realidad una oda a la contracultura.

con los codos pegados al torsoAquí está el primer punto de interés de la obra y tal vez el elemento más transversal sobre el que pivota toda la obra de Mauro Entrialgo: la contracultura. Casi cualquiera puede intuir que eso de lo contracultura debe ir de algo que se opone a otra cosa y le lleva la contraria y este caso no iría desencaminado -simplificando mucho, claro- pero el hecho contracultural supone una clave llena de ambigüedades y controversias de mucho interés. Es fácil imaginarse a unos hippies de los 60 haciendo contracultura pero es un pelín más arduo conseguir cuadrar como un historietista de Vitoria y emigrado a Madrid se pone a hacer cosas que supongan realmente una contradicción en términos en un país donde pensar o expresar una severa duda ya supone caer en el bando de la anti-España. Y eso es realmente lo que Mauro Entrialgo sabe hacer mejor y ha hecho durante más tiempo: buscar las cosquillas de las verdades “de cajón”, desmenuzar las asunciones de barra de bar, realizar otras propuestas y al final hacernos preguntas que puedan generar un “click” mental.

No está presente en su discurso y tal vez no lo asuma, pero lo cierto es que su trabajo cuadra en las definiciones posibles de lo contracultural. Tomen la teoría de Theodore Roszak y ponganla a un lado mientras recorren las ochenta páginas de la exhaustiva entrevista editada en “Con los codos pegados al torso”. Descubrirán (si no tenían ya la intuición) que el autor trabaja con las dimensiones elementales descritas por el teórico de Chicago, una serie de categorías que incluyen la crítica a la tecnocracia (Interneteo y aparatuquis en particular y todo el tratamiento de lo tecnológico aplicado al ocio), a los esquemas de relación familiar (Herminio Bolaextra diciéndole a un infante llorón que no quiere ir al colegio que ya tendrá tiempo de vengarse cuando lleve a su madre a una residencia de ancianos) y los modelos sexuales tradicionales (las reflexiones del Demonio Rojo en torno a un sexo elíptico y fuera de plano, eso sí), casi como la afirmación de que hay más formas de conciencia que la del hombre adocenado, unidimensional, plano. Y por cumplir, hasta con las drogas y la prohibición, de la que deja rastro el episodio de la censura y salida de aquel suplemento “El País de las tentaciones” a cuenta de la libertad de elección. Entrialgo se ha movido por fanzines, revistas que ya cerraron (Víbora, el Makoki), publicaciones que nunca pagaron a sus autores como el TMEO y también por los canales más habituales de la mediología empresarial: El País, Público (con otro episodio de extraña salida y despido) o El Jueves. Así que de su capacidad para adaptarse y comprender con celeridad la necesidad de saltar del terreno del cómic puro y duro a las de las publicaciones más populares también podríamos hablar largo y tendido. La sensación de que el segmento del cómic es un compartimento estanco del que hay que salir para ampliar audiencia recorre el espíritu de la entrevista y se entrelaza con Tyrex, El Demonio Rojo, Alter Rollo, Ángel Sefija, y Drugos el acumulador (que curiosamente sufre digo tiene el mismo trastorno perdón la misma característica acumulativa que demuestra el mismo Entrialgo con sus expendedores de caramelos Pez, chapas, pegatinas o tebeos).

4451882967_51702729f7_o

Por último, quedaría la representación en sí del mismo Mauro. La figura de Entrialgo se vuelve importante cuando comprendemos que puede llegar a representar para nosotros la del faro creativo que nos satisface en cuanto es capaz de representar y poner en interés todo aquello por lo que sabíamos que no estábamos sintiéndonos realizados: las anomalías sistémicas, los renglones torcidos, las grietas que detectamos a lo largo de una superestructura en la que nunca nos hemos sentido verdaderamente satisfechos, completos, útiles, realizados. La que moldea formas pre-diseñadas en las que no conseguimos encontrar asiento y para sobre las que no soportamos -realmente- tener que vivir en ellas. Para los niños perdidos, para los que sospechamos que algo falla.

Cuando Entrialgo dibuja una partida de cazadores-recolectores de cara pintada que enarbolan banderas –creadas para generar identidad sin necesidad de comprender lo político- gritando “frikis” a un grupo de personas que salen de una tienda de cómics, conseguimos ver la contraposición sintetizada de los resortes de una cultura dominante, hegemónica, que se revuelve contra otros modelos, otras opciones, otros gustos. Y en ese flujo de la tensión cultural fruto de la reconocida capacidad de observación del autor encontramos una calidez agradable, reconocimiento íntimo entre aquellos a quienes les genera verdadero interés lo que se produce tanto dentro del sistema como en los márgenes de este. El escudo defensivo frente al desquiciado otro se dibuja con paletas de colores pastel: La superestructura explicada a los niños.

CIBASS Con los codos pegados al torso Mauro Entrialgo

No encontraremos aspectos íntimos, cuestiones de su vida personal más allá de lo relacionado con lo directamente profesional o motivaciones específicas. Nos quedamos sin saber la razón de la emigración de Entrialgo a Madrid, o las muchas decisiones que parecen vitales y para las que solo se presenta él mismo como gestor, haciendo de cualquier otra persona con posibilidad de influir un sujeto prácticamente elíptico, pero así es como realmente el libro-guía consigue resolver su promesa inicial: es la celebración apocada con todo lo intimista que puede ser un vasco (según el mismo entrevistado) que se alegra sin exponerse demasiado, como esos jugadores euskaldunes de fútbol que celebraban, tal y como refiere el exacto y redondo título “con los codos pegados al torso”: se desnuda, pero no mucho.

No recibimos la cajita de secretos que deberían explicar la génesis de ese cruce de ermitaño-escriba absolutamente libre pero capaz de adaptarse a las pautas de un empleador, del diseccionador de la realidad con escalpelo y animal nocturno, el creador con ego domado capaz de navegar entre el underground y los canales habituales de la mediológia. Al menos nos queda un rastro a seguir e interpretable y un mapa relativamente claro de lo que ha ocurrido durante años en aquellos proyectos que quisieron ser y solo temporalmente pudieron serlo, gracias al recorrido conversacional que realizan el autor -Kike Infame- y el entrevistado, aderezado por citas, referencias y recuerdos de enormes figuras de la cultura como Nono Kadáver, Santi Orue, Kini, Silvia Superstar o Nacho Vigalondo. Dios los cría y ellos se juntan. Se empieza por los porros.

Hay que imaginarse a Mauro Entrialgo tímido, comedido, nocturno, severo riñendo a David Molina por no usar el teléfono para los fines que él ha establecido. Una figura interesante, observando sus colecciones como un guardián de la biblioteca de Alejandría para tebeos, como un Jorge de Burgos inverso advirtiéndonos que será precisamente la falta de humor lo que desatará la ira de Dios sobre nosotros. Matemático del chiste, geómetra del humor. Y si no me creen, aquí tienen su ensayo sobre el humor para la Universidad Diego Portales de Chile.

El humor es simplemente una forma de contar cosas y es una forma de contar cosas que se basa en transmitir una información obviando partes necesarias para entender el discurso pero esas partes necesarias el receptor ya las conoce […]”

– Entrevista a Mauro Entrialgo en Otra vuelta de Tuerka. 

Resumo: si les pasa como a mi y siempre soñaron con ser dibujantes del TMEO, no se pierdan “Con los codos pegados al torso”. Lo agradecerán.

http://www.autsaidercomics.com/con_los_codos_pegados_al_torso.html

 

CIBASS Puntuación CIBASS Cuatro puntos y medio


One Response to “Entrialgo con sus codos pegados al torso”

  1. Travis Scott says:

    Enciclopedia del cómic patrio

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies