Barbershop next cut; la franquicia ghetto de Ice Cube sigue viva

por JD Romero, @JD_Romero23
barbershop-1024Mentiríamos si no reconociéramos cuantas veces hemos repetido lo moribundo que está el género ghetto. La evolución estética del hip hop (ya casi diluida o absorbida por lo que el mundo de la moda y la farándula exige), su sonido cada vez más cerca de lo que se lleve en cada momento y una industria del entretenimiento que lo ha desdibujado tanto para hacerlo accesible y apropiarse de sus virtudes han acabado por casi matar a todo un género de películas que fue una constante desde los años noventa hasta hace muy poco. Para mas INRI, Spike Lee no entrega nada decente dentro de ese marco desde “Red Hook Summer” (que además estaba lejos de ser una de sus mejores obras) y anteriormente , hay que remontarse a 1998 con “Una mala jugada” (He Got game) con Denzel Washington, Ray Allen y Rosario Dawson. El caso del director John Singleton es diferente pero parecido; con unas maravillosas “Los chicos del barrio”, “Semillas de rencor” y “Baby boy”, pronto se tiró al charco de las películas comerciales y pasó de ser un realizador subversivo y refrescante a dirigir entregas de A todo gas, ver para creer.

920x920

Si nos vamos a los más jóvenes la cosa es similar; George Tillman Jr dirigió “Notorious” con similitud y brío y también “The inevitable defeat of mister and Pete”  para acabar rodando dramas románticos como “El viaje más largo”, protagonizado por guaperas caucásicos como Scott Eastwood y Britt Robertson. De este modo, uno de los géneros más estimulantes para aquellos que empezábamos a ser adolescentes a mediados de los noventa se vio apartado una y otra vez, la sociedad es cada vez más injusta y desigual pero sin embargo la industria y sus trabajadores intentan borrar el reflejo de una realidad cada vez más dura. Películas como New Jersey drive, Colors, Los chicos del barrio, Haz lo que debas, Menace to society o Set it off probablemente no serían aceptadas hoy por las productoras, debido a su mensaje tan explícito como de acorde a una situación económica mundial cada vez más dividida que nunca entre urbanizaciones privadas y ghettos.

1024x1024

Pero por suerte tenemos a Ice Cube. Un tipo nacido en Compton, ex miembro más comprometido de N.W.A., multimillonario hecho a sí mismo (pero de verdad, no como Josef Ajram) y que encontró en el cine una manera de seguir en el candelero y encima hacer negocio, con resultados malos, regulares, buenos y notables pero siempre volviendo a la protesta en modo de drama y comedia o Dramedia. De hecho, “The barbershop” (cuya primera entrega se remonta ya a 2002) fue, dentro de su humilde propuesta cinematográfica, todo un soplo de aire fresco en su momento para un género que empezaba a flaquear. Su carismático y llamativo casting (con estrellas como el propio Cube, Cedric the entertainer, Eve o Anthony Anderson) y una historia que utilizaba un espacio reducido como la típica barbería de barrio negro como contexto para reunir todas las personalidades, situaciones y realidades que se pueden dar en una zona pobre de Estados Unidos fue todo lo que necesitó el legendario rapero de la costa oeste para crear una franquicia que ya va por su tercera película. Sólo dos añitos después, Ice Cube dejaba de lado a Tim Story como director y fichaba a Kevin Rodney Sullivan (habitual de series y TV movies) para parir una segunda parte con todas las virtudes de la primera parte pero adolecida de un poco de autocomplacencia, aun contando con nuevas caras conocidas como Queen Latifah.

Barbershop-The-Next-Cut-2016-Movie-Wallpaper-05-600x338

Pero todo lo que necesitaba Cube era un poco de tiempo, dejar dormir la franquicia hasta que el publico la echara de menos y tener tiempo para tener una historia que, aun dentro del mismo contexto exacto, no sonase a ya vista. Y así fue, en pleno 2016 se estrenaba “The Barbershop next cut” que añadía a Common, Tyga y Nicki Minaj a las caras habituales de la saga. Tal como destacaba con anterioridad, a la película se le dio el tiempo necesario para ser escrita y ser considerada una saga con cierta relevancia por parte del público y no decepciona. Es el filme de la trilogía que pasa más tiempo dentro de la propia barbería (limitando las escenas de exteriores casi a anecdóticas) y sin embargo puede que sea la más completa a todos los niveles; los chistes siguen dentro de la línea pero están más pulidos, el drama es previsible aunque mucho más trabajado y la definición de los personajes (incluyendo a todos los nuevos) es mucho más compleja, sutil y responde un poco menos a los estereotipos de las dos primeras entregas. Los que creían que Ice Cube había retomado su saga únicamente por dinero (al fin y al cabo es una película de su productora) están más que equivocados ya que Barbershop next cut rezuma amor, verdadera diversión y ganas de dar mensaje, aun estando dentro de las limitaciones del cine que suele producir el artista de Los Angeles.

Barbershop next cut es una película altamente recomendable para los amantes del género ghetto, pero también para los que les gusta la comedia ligera con mensaje social y caras conocidas. Un filme coral casi de situaciones, fiel a las películas que la preceden pero con ganas de subir un escalón a pesar de saber y reconocer su status (absolutamente nada pretenciosa) desde el principio. Cube sube el listón y nos vuelve a contar la realidad de south Chicago a través de los ojos de los trabajadores de su barbería; diferencias sociales, violencia y los que quieren sobrevivir en medio de ese contexto pero ¿no es eso lo que pasa ahora mismo en todo el mundo?

 

CIBASS Puntuación CIBASS Tres puntos

 


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies