Matilde Asensi y el desafortunado regreso del Catón

Por Alberto Pérez, @NoUso

Desde adolescente siempre me gustó leer novelas de aventuras, de todo tipo, desde Los Tres Mosqueteros y El Conde de Montecristo hasta Ken Follet, Matilde Asensi o Elizabeth Kostova. Libros que me duraban nada y menos, me entretenían mucho y me aportaban lo que de una novela de aventuras se espera: una narración no siempre compleja, intrincadas historias y sorpresas cada vez más inverosímiles.

Nunca he esperado mucho más de este tipo de literatura, que he mantenido entre mis lecturas, añadiendo nuevos escritores como Santiago Posteguillo o Juan Gómez Jurado a la lista de escritores de novelas fáciles de aventuras (entiéndase fácil como obras de rápida lectura y gran entretenimiento).

Matilde Asensi uno

Matilde Asensi entrevistada en el programa de RTVE Página dos

Una de las escritoras de cabecera para este tipo de lecturas desde siempre fue Matilde Asensi, de la que había leído casi todo. Creo que solo me faltaban por consumir sus últimas obras, la trilogía de Martín ojo de Plata, que no se porqué nunca vi el momento de leer.

Hace relativamente poco estaba echando un ojo al programa de La 2 “Página dos”, programa sobre novedades editoriales y literatura en general. En ese programa se incluía como eje central de la retrasmisión una entrevista con Matilde Asensi para promocionar “El regreso del Catón”.

El último Catón fue la novela más vitoreada de la escritora alicantina, y lo cierto es que oírla hablar de Farag y Ottavia me trajo recuerdos de cuando su lectura me evadía. Me dió la nostalgia y allá que fui a por un ejemplar del libro. Hubo otras cosas, la clarividencia con la que hablaba Matilde de su carrera, un poco de su historia personal, y de las razones por las que seguía escribiendo novela de aventuras y de por qué había dado vida, de nuevo al Catón.

CIBASS Young Matilde Asensi

Young – Matilde Asensi as herself

Me planteé volver a leer el Catón antes de iniciarme con esta segunda parte, pero prefería quedarme con el recuerdo que tenía de la historia original.

Pero las ganas se me esfumaron rápidamente. Esta segunda parte del Catón, si bien es una lectura fácil, mantiene muy poco entretenimiento. La acción se hace lenta y demasiado previsible. Se pasan las páginas y las páginas leyendo y leyendo cómo llega una acción que ya sabes desde el principio que va a ser así, y se consumen las energías del lector en pasar una y otra vez por los mismos lugares, preguntándose: si aquí va a pasar esto, por qué no doy un salto de varias páginas a ver si llega antes.

Y me da mucha lástima expresarlo así,pero el personaje de Ottavia, que con sus particularidades se hacía con el cariño de los lectores, en esta segunda parte se ha vuelto una señora impertinente (más aún), un poco insoportable, cuya relación de pareja, que intenta ser perfecta, o casi, a mi me parezca que tiene muchos conatos de acabar en un terapeuta. Farag ha perdido el impulso, y el Catón se presenta como un señor que se ha vuelto bobo.
Es como si en el proceso de madurez de los personajes en estos 14 años solo haya servido para que se vuelvan adolescentes medio bobos. El caso es que creo que Matilde Asensi no ha terminado de forjar esa evolución, y en el intento de extrapolar a los personajes del 2001 hasta hoy, no haya sabido crear una línea evolutiva razonable. Parece que la experiencia y la aventura de la primera vez los haya dejado a todos con serios problemas de identidad.

Matilde Asensi El Regreso del Catón

Alberto Pérez sosteniendo su ejemplar de El Regreso del Catón en su dacha de Crimea

Los personajes resultan demasiado planos, demasiado programados. La incursión de la tecnología parece ser rechazada siempre, y es que Ottavia, que nunca fue un dechado de progresía, se ha vuelto mucho más conservadora en absolutamente todos sus planteamientos.

Lo dicho, una novela plana, aburrida por momentos, previsible, que me ha hecho desear no haberla leído, porque, a partir de ahora, el Catón no será más una de mis novelas de juventud, pasando a ser una de las novelas escondidas que no querré volver a recordar.

CIBASS Puntuación CIBASS Un punto


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies