Perseguido; el Schwarzenegger del que no te acordabas

Por Scott Burton

 

Se dice que cuando volvemos a un momento de nostalgia no sólo disfrutamos de la situación en sí, sino que nuestro cerebro recupera la memoria de aquel extracto temporal en que vivimos por primera vez esa situación y nos inunda, siendo tan importantes la película (en este caso) que estamos recuperando como la asociación mental que hacemos de ella. Es por ello quizás que la nostalgia es un negocio tan grande; todos queremos empacharnos de esas situaciones que nos trasladan a la inocencia y a una época en la que no existían las preocupaciones reales y en la que nuestra mente era capaz de sumergirse plenamente en una historia sin salir de ella constantemente y con una capacidad de ilusionarse que probablemente no vuelva a repetirse. La escasez de canales de televisión en nuestro país en los años ochenta unido a el valor que le dábamos a alquilar una película en el videoclub (toda una experiencia) nos hacían volcar toda nuestra concentración en la cinta, dándole un valor muchísimo mayor a todos los niveles y convirtiendo el acto en un evento.

 

La realidad es que con Schwarzenegger ocurre como con muchos otros grandes iconos de la cultura popular; en un momento dado formó parte de alguna obra tan grande que eso dejó en un segundo plano a muchas de sus otras películas notables y anuló literalmente el poso de algunas otras en la historia. Le pasó a Michael Jackson con Thriller (Off the wall, Bad y Dangerous son incluso mejores), a George Lucas con Star Wars y a Arnold con Terminator 2, para que luego digan que segundas partes nunca fueron buenas. A pesar de haber entrado con éxito en política, la carrera de Schwarzenegger fue bastante completa con filmes tan grandes (aprovechando todas las acepciones de ese adjetivo) como Conan el bárbaro, Terminator, Terminator 2, Depredador, Desafio total, El último gran héroe o Mentiras arriesgadas.

the-running-man_cibass

Lo curioso de la película que hoy rescatamos es que exactamente lo mismo ocurrió con el autor de la historia; Stephen King. Un escritor que acabó editando libros tan exageradamente conocidos como It, El resplandor, Misery, Carrie, Cementerio de animales, La milla verde, Cadena perpetua, El misterio de Salem’s lot, La niebla o Cujo. Una cadena interminable de best sellers (sumados a sus adaptaciones televisivas) que no sólo solapó muchas de sus propias adaptaciones -algunas bastante infumables, sobre todo las recientes- sino que también lo hizo con otras que merecen más atención, caso de Perseguido. Por si fuese poco, hay un tercer factor que nos ha hecho ignorar injustamente este film de 1987 y ese precisamente la pertenencia a una época en la que películas como Los goonies, Los cazafantasmas, Star Wars (los episodios V y VI), Gremlins, Batman, Dentro del laberinto, Regreso al futuro o incluso Acorralado anularon en nuestra memoria a un sinfín de cintas menores pero disfrutables. The running man o Perseguido es una de ellas, una película que me maravilló en su época y que sin embargo raramente se reivindica, siendo bastante aceptable incluso como hija (para bien y para mal) de su tiempo.

TheRunningMan4

La trama nos sitúa en un futuro bastante parecido al presente que hoy tenemos: brutalidad policial, políticos corruptos y excesiva privatización, de modo que los convictos son tratados como objetos para el disfrute de una masa adormecida por realities televisivos, cosa que también nos suena bastante. Ben Richards (Arnold Schwarzenegger) es injustamente acusado de un delito y obligado a participar en un reality show brutal; será perseguido por matones con gimmick y armas especiales en un entorno abarrotado de cámaras para el deleite de los millones de fans del programa. Una premisa explotada posteriormente en numerosas ocasiones (y alguna vez también con anterioridad) y que sirve de pretexto para ver la historia del héroe injustamente tratado que dará la vuelta a la tortilla con sus habilidades. Stephen King utilizaba este contexto para adelantarse en el tiempo y criticar a una sociedad vacía que cada vez necesita de más y más para entretenerse, de la cosificación del ser humano cuando se trata de un tercero y de la frialdad de los políticos tolerando externalizaciones hasta el límite, todo ello aderezado de acción, buenas caracterizaciones, la cara irónica de Schwarzenegger y una preciosa Maria Conchita Alonso en su plenitud.

perseguido2_cibass

Más allá de las metáforas y paralelismos que utiliza King en su historia -bastante explícitas y literales, todo sea dicho- el director Paul Michael Glaser (cuya carrera como director acabó trabajando con Shaquille O’Neal en Kazaam, pobre de él) es capaz de sacar partido a una historia de persecuciones y violencia gracias a una ambientación entre lúgubre y futurista que contrasta con la limpieza del plató en el que se presenta el programa. La eterna historia del inocente que ha de enfrentarse a la muchedumbre y enseñarles cómo funciona la realidad, cuan hipnotizados están por los medios y las mentiras del show business. Perseguido es una película de acción y ciencia ficción que el tiempo ha acabado dejando casi en el olvido y no precisamente por contar con desconocidos, sino por ser un producto de iconos como King o Schwarzenegger cuyas carreras acabaron ofreciendo obras cuya sombra tapó cualquier trabajo que fuera levemente inferior. Desde Can it be all so simple intentamos no idealizar los años ochenta ya que somos conscientes de toda la basura de videoclub que hicieron los italianos y de que la distancia sirve de filtro que nos impide analizar objetivamente, pero hay películas que no merecen caer en el olvido y puede que Perseguido esté en esta interminable lista.

CIBASS Puntuación CIBASS Tres puntos

 


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies