Las reflexiones de Mr. Bratto: Los tertulianos

Mr. Bratto, una introducción necesaria

Por Redacción CIBASS, @CIBASS_Blog

Hace muchos, muchos años, cuando el mundo aún no era tal y como lo conocemos, los duendes, elfos y enanos poblaban la tierra y el ser humano aún no había hecho acto de presencia, ni muchísimo menos había inventado cosas fundamentales como la penicilina, el laser-disc o el lavavajillas, objetos mágicos de incalculable poder sin los que no comprenderíamos la terrible deriva que la vida en la tierra ha podido alcanzar actualmente.

En este estado, existía por Malasaña (y existe todavía, y bastante activo), un garito llamado el Weirdo. Allí se dio a conocer para la posteridad uno de sus líderes reconocibles: Mr. Bratto, más conocido como Bratto Stacatto. De aquellos tiempos sabemos mucho. Conocemos que se convirtió en el lugar de referencia para fiestas y celebraciones de lanzamiento de obras del cómic y que muchos autores reconocidos a día de hoy dejaron su impronta dibujada en sus paredes en forma de dibujos sobre aquellos espacios negros. La piel del Weirdo se tatuó con dibujos de José Tomás, de Furillo o de Herr Seele y allí se concentró durante muchas noches lo más granado de los punks, mods, los rockers, nocturnos, gambiteros y editores de cómics, como nuestro adorado Ata, de Autsaider Cómics, que no perdía la oportunidad de cerrar cada presentación en Madrid con una fiesta en el Weirdo. Todo gente de mal vivir. Pero admirables.

De las entrañas de aquella fragua nocturna emergía cada semana una nueva convocatoria…un diseño hilarante que no podía, necesariamente, pasar inadvertido. Bratto resultó ser también un cartelista eficaz y un diseñador chiflado capaz de llamar nuestra atención semana tras semana con las actividades programadas en el Weirdo. Gracias a ese artwork de guerrilla tan descacharrante, Mr. Bratto consiguió que algunos soñásemos con ir a Madrid solo para entrar al Weirdo. Nada de pasear por el retiro, visitar el Reina Sofía en su franja gratuita o ir a la casa de campo a ver partidas de voleibol entre bandas latinas. El futuro, la promesa, era ir al Weirdo a conocer personalmente a la persona detrás de tanta ironía, creatividad y ganas de guasa. Queríamos estrechar la mano de Mr. Bratto.

Desgraciadamente aquello no pudo cumplirse y Mr. Bratto batió sus alas fuera de Madrid. Ya no era posible subir a un viejo autobús de vaca en el techo para bajarse en el Weirdo y quitarse la boina para saludar a nuestro gurú de referencia. Pero siguió enviándonos señales.

A día de hoy, Mr. Bratto vive retirado en una paradisíaca isla del Pacífico tomando daiquiris, jugando al cricket con un criado aborigen que le ríe los chascarrillos y envía periódicamente, de vez en cuando, sus reflexiones vía Facebook. Manteniendo su aguda y precisa mirada inquisitiva y sagaz sobre los millones de ponzoñosos detalles que envuelven nuestra gris y decadente existencia.
Mr. Bratto, desde la distancia, no deja de avisarnos de las vergüenzas que tenemos y ante el ridículo desnudo que protagonizamos solo tenemos dos opciones: reírnos sin parar y sin complejos o bien salir a buscarlo para retarlo a un duelo. Como el tipo es escurridizo, obviamente invitamos a la primera opción. Ría sin más. Y mire a su alrededor cuando lo haga. Verá que Mr. Bratto siempre tiene razón.

 

Las reflexiones de Mr. Bratto: Los tertulianos

Por Bratto Stacatto alias Mr. Bratto

Hace miles de años, los humanos convivíamos con unos seres omnipresentes, LOS DIOSES, no era extraño encontrarse a Zeus en la sección de congelados del supermercado, o a Afrodita esperando para hacerse la depilación de las ingles en el salón de belleza NIUNPELUM, estaban en todas partes y a todas horas, un ejercicio agotador que a ellos no les suponía ninguna molestia.
Hoy en día, en estos tiempos extraños que nos han tocado vivir, también existen entidades con ese poder de estar en varios sitios al mismo tiempo, se trata de LOS TERTULIANOS.

No es Carlos Faemino, es un tertuliano con estudios, de los de antes.

No es Carlos Faemino, es un tertuliano con estudios, de los de antes.

Seguramente, muchos de ustedes hayan visto a varios de estos personajes iracundos, despotricando sobre temas diversos, en dieciséis canales de televisión al mismo tiempo, y tratando temas tan diversos como: La investigación con células madre, el precio del grano en los pueblos del Noroeste de Nueva Inglaterra, los límites del humor, el ojo de Sauron, los ojos de Lacasito como clave para el triunfo, o los paraísos fiscales.

Antaño, la figura del tertuliano solía merecer cierto respeto, se trataba de alguien que había entregado su vida al aburrimiento y la lectura y aparecía en los medios rodeado de humo y provocando una sensación extraña entre pena y admiración, solían aparecer en programas como La Clave, haciendo sufrir a las maquilladoras que trataban de paliar la amarillez de sus rostros, y se enzarzaban en discusiones que al común de los mortales les importaban UNA MIERDA.
Hoy, por el contrario y gracias AL INTERNET, todos somos Enólogos, expertos en Fórmula 1, geopolítica, arte ruso de la posguerra, entomología, enfermedades tropicales y diseño a nivel usuario. Eso lleva a los canales de televisión a la búsqueda de avezados expertos en TODO, como Lucía Etxebarría, El Padre Apeles, Xavier Sardá, Eduardo Inda o El Pollito de California.

Tener aspecto y pelo de muñeco, no impide ser un gran moderador.

Tener aspecto y pelo de muñeco no impide ser un gran moderador.

Para ser tertuliano apenas hacen falta estudios superiores o inferiores, basta conocer algunos rudimentos básicos como los siguientes:

-Mostrar indiferencia, desdén o aspecto de sentirse agraviado.

-Utilizar palabras como: Líneas rojas, bolivariano, demagogo, populista o HIJO DE LA GRANDÍSIMA PUTA (Pero dicho desde el cariño y el respeto)

-Llevar unos folios o libreta en los que se simule estar anotando algo, aunque realmente se estén dibujando penes con alas o escribiendo la lista de la compra.

Nota: Esto se puede sustituir por la socorrida tableta en la que se pueden ver videos simpáticos de carácter viral.

Los temas a tratar, pueden ser muy variados, es frecuente empezar hablando de algún caso de corrupción, para a continuación tomar cualquier otro derrotero, como el mosquito tigre, la inmigración, las pensiones, el acelerador de partículas, las enfermedades tropicales, o la nueva cocina. Pero siempre tratados desde el rigor y con abundante documentación gráfica, como unas fotocopias de alguna cosa que dijeron en Forocoches.

También existen tertulianos de los llamados “DEL CORAZÓN”, son gente con muchas heridas físicas y del alma, personas como Kiko Matamoros, que gastó parte de su patrimonio en obtener el rostro de Mr Potato, o Belén Esteban, que parece la imagen viviente de una campaña orquestada por el Plan Nacional Antidrogas. Estos se dedican a hurgar en los entresijos sentimentales de personas en riesgo de exclusión, como concursantes de ‘realities’ o famosos de medio pelo, con comentarios cariñosos y fondos sonoros de gran tensión dramática, mientras el sufrido público asistente, compuesto por amas de casa ociosas de zonas deprimidas miran el reloj, esperando la hora a la que les dan el bocadillo de mortadela.

Una de las personas que más ha hecho por el gremio de los tertulianos es Iker Jiménez, este señor, que habla como un notario del Siglo de Oro con el pelo en recesión, califica a sus secuaces como: GABINETE DE EXPERTOS. El gabinete, está formado generalmente, por un anciano iracundo entusiasta de las conspiraciones, algún habitante de un universo paralelo, y la representación escéptica, a cargo de un periodista del ABC muy crispado. Estos debates suelen acabar con todos hablando alto y citando a autores que nadie conoce, mientras Iker pone cara de estar muy interesado, aunque en realidad esté deseando volver a casa para yacer con su esposa, pero evitando su terrible dentadura.

Cuatro referentes de la objetividad.

Cuatro referentes de la objetividad.

Desde aquí, pido nuestro apoyo y comprensión para estos espadachines de la frase hecha, estos seres humanos que sobreviven a base de aperitivos en los canales de televisión y canales de radio, estas víctimas de las corbatas con estampados, estos gladiadores del periodismo ‘de raza’.


2 Responses to “Las reflexiones de Mr. Bratto: Los tertulianos”

  1. penyaskito says:

    JAJAJAJJAJA
    Bratto es un pedazo de fichaje, ¡enhorabuena!

  2. davidjguru says:

    BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM!!!

    Bienvenido tío Bratto!!!

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies