Elogio y defensa de las pollas en las viñetas

Por David Rodríguez, @davidjguru

Hoy quiero hablar sobre ese segmento del cómic que todavía perdura o que más bien se resiste con encono a desaparecer. Ese pueblecito galo de la autoedición, de la fotocopia y del Photoshop sin licencia. El pequeño “negocio” de la maquetación y la furgoneta de reparto para llevar a bares tu obra.
Si el sueño del Rock’n’Roll es tener un equipo de personas que cargue y descargue por ti, lo mismo el del fanzine es conseguir la rentabilidad suficiente como para no tener que asumir todos los roles de trabajo en la misma persona. Y pesar de eso siguen emitiendo.

Y en esa categoría anda el protagonista de este artículo: Don José Tomás (no haré la broma del torero con la que lleva lidiando varios años por ser ya demasiado rancia) y su constante trabajo gráfico destartalado y salvaje. Si fuese un estilo musical sería seguramente el Punk, pero lo suyo se parecería más a La Banda Trapera del Río que a los Sex Pistols. Genio y Figura.

CIBASS José Tomás pontificando

José Tomás, de apariencia normal y pontificando al público

Repasemos un poco por encima la trayectoria de este ciudadano para los neófitos que no estén familiarizados con su arte: José Tomás es un agradable padre de familia, de esos que dan los buenos días en la escalera cuando se cruzan con sus vecinas ancianas, que mantiene un trabajo formal en una fábrica de embutidos y que en general, mantiene un perfil tímido y educado en su vida diaria. Pero cuando todos duermen vuelve a la principal pasión de su vida y se pone en la mesa de dibujo a darle continuidad al macarra adolescente que alimenta en su interior: mientras paga sus facturas se dedica a crear obras guarrindongas aliñadas con pollas largas, lefazos, tetas y culos.
CIBASS Fanzine CondonObras suyas son los fanzines Condon, el HUM, o el “Mi Casa, Teléfono Rojo volamos hacia Moscú” u otras apariciones en El TMO o el Jueves(esté último por si eres más de humor blanco, bienpensante y comedido). Además por lo que asegura en ciertas entrevistas (esta entrevista cruzada en la revista VICE es muy clarificadora) parece tener claro lo siguiente:

1-Que el sentido más útil del fanzine es molestar.

2-Que el objetivo artístico del ínclito J.T es seguir haciendo fanzines, que es lo que más le gusta.

Y así visto tenemos dibujos para rato. Son hilarantes las anécdotas de JT al respecto de su vida en el mundo del cómic: ideas absurdas (mezclar dos conceptos bien diferenciados como el caso de Dilbert Surfer), propuestas arriesgadas a las editoriales y chistes tan asesinos que ni siquiera llegan a ver la luz. Ese es nuestro hombre.

¿A QUIÉN DEMONIOS IBA A EMBAUCAR PARA PUBLICAR?

Pues a los de Autsaider Cómics. Y no una, sino dos veces. Y en esta ocasión han llegado juntos con la segunda parte de CHOF!, una nueva recopilación de los trabajos de José Tomás que incluyen las dulces historias de Morgan Freeman & Macaulay Culkin (verídico) un set de tiras protagonizadas por “El puto Calvo”, sus habituales secciones de chistes protagonizados por los lectores y la “Entrevista Estúpida”, en la que suele compartir las viñetas con el autor entrevistado: en este caso recomiendo la deliciosa entrevista a otro grande de la ilustración, Joan Cornellá (ese ilustrador de historias tenebrosas con tonos y personajes de lo más naíf.
Entre eso muchas pollas, muchos lefazos, tetas, culos, cuescos, polvos extraños, juegos de palabras, Poncho y Pancho y algunas aventuras de Karl Lagerfeld. Y todo empacado en una lisergica cubierta de personajes vomitando a todo color por solo seis euros y medio. Joder. ¿Quién da más?

La posibilidad de reírse un rato sin más, de pasar de las trascendentes obras de “novela gráfica” (de la que José Tomás suele reírse un poco así en general) y de todo ese malditismo gafapastil de autores incomprendidos. JT manda todo eso al cuerno y lo reduce a una simple cuestión de chistes guarruzos y bizarros para sacarnos unas risas. Yo se lo agradezco porque soy muy de Kaz y su Underworld y para mi su obra me lo sigue recordando. Y también porque de verdad que apreció a los locos que solo plasman la basura sobre la que vivimos y echamos nuestro día a día. Y lo monstruos, que no lo olvidéis, vivimos rodeados de ellos.

CIBASS Jose Tomas y Joan Cornella

José Tomás entrevista a Joan Cornellá en el Chof 2 editado por Autsaider Cómics

Denle una oportunidad y buceen en ese universo fanzinero que todavía sigue existiendo a lo largo y ancho de este país. Pruébenlo, asómense a través de este tipo de ediciones y descubran el maravilloso mundo del dibujo salvaje donde a costa de tener un alcance tan limitado, ni siquiera tendría sentido hablar de censura o de secuestro editorial: estas cosas están por debajo de todo, permanecen ocultas y a salvo de cualquier decisión de negocio. Será cierto (o no) que la aspiración del underground es ser mainstream y que en realidad todo tiene cierta intención comercial (pongamos primero los términos sobre la mesa para liberarnos de una vez de las falsas y simplistas dicotomías), pero aquí hay un campo que parece haber encontrado su perfecto punto de equilibrio entre distribución y libertad creativa: son pocos y son autónomos, al menos mientras les dure el trabajo en la fábrica de embutidos lo suficiente como para seguir emitiendo contenidos con viñetas plagadas de pollas desde los sótanos editoriales.

Eso se podría parecer a la libertad, ¿no?


2 Responses to “Elogio y defensa de las pollas en las viñetas”

  1. María Rey says:

    jajajajajajajajajajaja

    que barbaro no lo conocía!

  2. […] en forma de dibujos sobre aquellos espacios negros. La piel del Weirdo se tatuó con dibujos de José Tomás, de Furillo o de Herr Seele y allí se concentró durante muchas noches lo más granado de los […]

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies