Diez fotografías de Marvin Gaye que (posiblemente) no habías visto antes

Por Redacción CIBASS, @CIBASS_Blog

Cuenta la leyenda que el bueno de Marvin añadió la “e” al final de su apellido (su nombre real era Marvin Pentz Gay) en honor a su ídolo Sam Cooke, aunque también se dice que lo hizo como respuesta mental a su padre y sus costumbres: un hombre con tendencia al maltrato que sin embargo acostumbraba a vestirse de mujer en la intimidad. Sea como sea y más allá de detalles morbosos la realidad es que Marvin Gaye es uno de los mayores iconos del soul, smooth soul, quiet storm y el sonido típico de las películas blaxploitation, además de ser uno de los mayores símbolos del popularísimo sonido Motown.
Marvin Gaye era un artista con algo especial, mucho más genial que su capacidad para componer canciones (un talento asombroso, dicho sea de paso) era su aptitud para emocionar con su voz, con sus producciones, con sus susurros y con el pack completo de amor, desamor, drogas y lifestyle que significaban sus discos, sus maravillosos discos.

Marvin editó más de veinte discos a lo largo de su carrera, alguno con escaso éxito (el primero), otros con el sello de Motown que le convirtió en leyenda mundial e icóno romántico con peso de artista grande a todos los niveles, y también su paso por Sony a final de su carrera. Una etapa donde intentó volver a USA (en ese momento de su vida vivía en Bélgica, negándose a pagar impuestos en su país natal) para empezar de nuevo y dejar su adicción a la cocaína, hecho que no ocurrió sino todo lo contrario.
El 14 de abril de 1984 y en la víspera de su 45 cumpleaños, Marvin Gaye fue asesinado a manos de su propio padre en la casa de sus progenitores, lugar donde buscó asilo dirante su segunda etapa de éxito y donde sólo encontró discusiones, enfrentamientos y todo lo que la adicción a una droga puede acarrear.

Volviendo a la razón de este post tenemos que reconocer que lo nuestro con Marvin Gaye desde Can it be all so simple no es objetivo ni neutral, ni pretendemos que lo sea. Amamos su What’s going on, su Trouble man, su Let’s get it on, pero sobretodo su duro, intenso y pesimista Here, my dear. Dicho esto, no queríamos conformarnos con ofreceros las típicas fotos de Marvin Gaye frente al piano o las que aparecen en el interior de sus -benditos- discos, sino una recopilación que fuera un poco más allá. De este modo y desde la colección de vinilos con surcos gastados de CIBASS os dejamos con diez fotografías del maestro Marvin Gaye que muy probablemente no habíais visto en ninguna otra parte.


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies