Cinco lecciones de Marketing de Saul Goodman

Por JD Romero, @JD_Romero23

Vince Gilligan era un fan como cualquier otro de X-Files (Expediente X). A diferencia del resto de seguidores de la serie, al bueno de Vince un día le dió por escribir un guión para la serie que admiraba y enviarlo a la productora, a ellos no sólo les encantó la historia que este chico anónimo había escrito, sino que le acabaron encargando 26 capítulos más.
Diplomado en producción audiovisual por la Universidad de Nueva York, Gilligan (nacido en Richmond a finales de los sesenta) ha sido guionista y co-escritor en diferentes películas y series, aunque todos le amamos por ese western contemporáneo sobre el Crystal Meth llamado Breaking Bad.
Multipremiada y calificada como la mejor serie de la historia por un tipo con algo de imaginación como Stephen King, lo que tenemos claro es que la serie de Walter White y Jesse Pinkman pasará a la historia junto a Los Soprano, Hermanos de Sangre o True Detective en ese olimpo de grandes producciones para televisión, y es que Breaking Bad no sólo era una gran serie, también introducía elementos musicales y narrativos pocas veces vistos en productos de su categoría, subiendo un escalón más en lo antes visto. Nuestro compañero Toni García Ramón nos daba su opinión en su artículo Yo soy Heisenberg.

Breaking Bad era rica en matices de todo tipo y también eran así sus personajes . De naturaleza cómica/negra pero siempre con un trasfondo real, lógico y con unas motivaciones en base a su pasado: los personajes actuaban acorde a la personalidad que les presupone su historia y también a los hechos que se van sucediendo. Conformándose así una evolución coherente y razonable, más allá de los tópicos y los rasgos superficiales y autómatas que podemos ver en las series españolas, por ejemplo.
De todos los personajes de Breaking Bad hay uno especialmente interesante. Puede que no sea el más seguro de sí mismo, ni el más valiente pero siempre me ha llamado la atención como personajes de talento limitado acaban teniendo cierto éxito, de ahí mi predilección por Saul Goodman (o James McGill): La inteligencia no es cuanto sabes, sino como vas a utilizar aquello que sepas. Dicho esto no era de extrañar que disfrutara del spin off de Breaking Bad desde el minuto uno, viendo como nuestro amigo intenta triunfar una y otra vez desde su despacho en la parte de atrás de un salón de belleza asiático. Por lo tanto, hay muchas lecciones vitales para los negocios que podemos aprender del bueno de Goodman (valga la redundancia), y es que aunque se trate de ficción siempre me ha parecido interesante sacar las conclusiones y lecturas -tanto positivas como negativas- de las historias que se nos narran y utilizarlas en nuestro favor. Hay todo un mundo de lecciones básicas de negocios en las series, la música, las películas, los libros o los cómics y Better call Saul es un gran ejemplo de ello. Sin más dilación, las cinco lecciones de marketing de Saul Goodman:

1. Publicidad, publicidad y publicidad

Desde el comienzo de la serie, Saul Goodman está obsesionado con la publicidad. Desde el cartel gigante anunciando su nombre a las triquiñuelas con los skaters o sus hojas de publicidad en listines telefónicos, Saul conoce la importancia de darse a conocer mediante técnicas (más o menos básicas) de marketing y hará todo lo posible por conseguir su efecto. No entramos en la ética de las tácticas que utiliza para conseguir llamar la atención, pero si nos quedamos con la importancia que le da desde el principio. Si Goodman acaba trabajando para la leyenda Heisenberg será que algo sabe de esto.

CIBASS Saul Goodman lección 1

2. Luce como lo que quieres ser, no como lo que eres

Lo primero que hace Goodman al recibir el dinero de la pareja que había desfalcado a su compañía es comprarse unos buenos trajes a medida, con sus buenas camisas, corbatas y mirar un despacho en condiciones. Saul sabe que la imagen es importantísima, no sólo refuerza tu discurso ante un jurado, sino que es una razón para que te contraten dadas las connotaciones sobre seguridad y saber estar que lleva implítico. No es que si un cliente potencial al que no has gustado vaya a contratarte por tu traje o tu perfume, pero si que es un valor añadido al resto de virtudes profesionales que ofreces.

Saul Goodman (Bob Odenkirk) - Breaking Bad _ Season 5B _ Gallery - Photo Credit: Frank Ockenfels 3/AMC
3. El dinero no lo es todo, piensa a largo plazo

Saul sabe que antes o después le llegará su momento. Más allá de los constantes fracasos en su pugna por el éxito y el sueño americano el señor Goodman tiene un plan, o más que un plan organizado una actitud que le llevará casi a donde quiera. Cuando Mike le hace devolver la gran cantidad de dinero con la que iba a comprar su flamante despacho él no se rinde. Conocedor de que lo importante es la actitud utiliza esta pérdida importantísima de cash para concentrarse en su éxito porque sabe que la necesidad es sólo un incentivador de la agudeza, el esfuerzo y el talento.

CIBASS Saul Goodman lección 3
4. Está preparado

A Saul no le importaba tener como despacho / vivienda la parte trasera del salón de belleza asiático. En cada caso que trata, aunque sean juicios en los que hace de abogado de oficio podemos ver a Goodman ensayando en el baño de los juzgados. Saul sabe que para llegar arriba hay que poner los mejores cimientos y luego proseguir con los ladrillos hasta construir la casa, por lo tanto trata a sus clientes de la manera más profesional y pone su empeño y sus habilidades al máximo nivel aunque se trate de defender a un cliente sin posibles. Cada cliente no es un cliente en sí, es un escalón al siguiente.

CIBASS Saul Goodman lección 4

5. Nunca te rindas

A lo largo de Better call Saul podemos ver como el protagonista intenta absolutamente todo y de todas las maneras posibles llegar a la cima. En algunos capítulos lo vemos abatido en su habitación del salón de belleza bebiendo agua de pepino (o algún licor) completamente agotado, pero sin embargo al otro día los encontramos de nuevo en el juzgado intentando darlo todo. Saul nos enseña a que por muy abajo que estemos él ha estado mucho peor. Nunca le hemos visto decir que se rinde, que busca otro trabajo o que quiere ser contratado por algún bufete. Saul quiere ser su jefe y no acepta ninguna otra posibilidad aunque tenga que aguantarse y tener paciencia con su destartalado coche y su pseudo oficina.

CIBASS Saul Goodman lección 5


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies