Derechos de autor, propiedad e industria: Entrevistamos a David Bravo

Por David Rodríguez, @davidjguru / Redacción CIBASS

En el desolador escenario actual en el que nos encontramos, no podíamos dejar pasar la oportunidad de charlar con una de las principales voces discordantes que lleva años exponiendo las contradicciones del poder y los abusos cometidos por este en aras de la defensa de los intereses de unos pocos. Hablamos naturalmente de David Bravo(20 de febrero de 1978, Sevilla) uno de los mayores expertos en derecho informático de este país y significativamente especializado en propiedad intelectual que lleva años plantando batalla en juzgados, medios de comunicación e Internet, teniendo como armas su conocimiento, su sentido común y sus ganas de conseguir un equilibrio más justo de poder. Años después de su celebre ‘Carta a Zapatero‘ o la publicación de su libro de descarga gratuita sobre redes, compartición de contenidos y propiedad intelectual donde desarrolla sus principales puntos de vista(‘Copia este libro‘) David Bravo sigue defendiendo a ciudadanos frente a los grandes intereses de la industria musical, demostrando a cada ocasión que lamentablemente los intereses de las grandes compañías y los cárteles de los derechos de autor no coinciden con los de la mayoría de los ciudadanos.

*David Bravo durante una sesión en EBE07, imagen del Flickr de @Wicho

Demasiado lúcido como para desaprovechar la oportunidad que nos brinda, aprovechamos también para conocer sus puntos de vista sobre el panorama político actual de este pais en una charla que vale mucho la pena leer. Esperamos que la disfrutéis.

Demos primero un poco de contexto

1-Antes que nada, muchas gracias por dedicarnos tu tiempo y participar de esta entrevista para nuestro blog. Nos gustaría empezar por conocerte un poco más en cuanto a los temas que tratamos en este blog…¿Nos nombrarías algunas de tus películas más especiales? ¿Y algún disco fundamental para ti?

En películas estarían: Annie Hall, Manhattan, Magnolia, Uno de los nuestros, El Padrino 1 y 2, El secreto de sus ojos, Alguien Voló Sobre el Nido del Cuco y Érase una vez en América.

Y un disco fundamental para mí es el Kill’em All de Metallica.

2-Según expones en tu sitio web, además de estar especializado en derecho informático y propiedad intelectual, ejerces de conferenciante ‘defendiendo la necesidad de adaptar los patrones clásicos de la propiedad intelectual a los nuevos usos que los ciudadanos hacen de ella con el advenimiento de las nuevas tecnologías’. ¿Cómo se integraron en tu carrera profesional el mundo del derecho y las nuevas tecnologías? ¿Tenías un perfil geek? ¿Fue una fusión natural en tu caso?

Fue una fusión natural. Siempre me gustó el mundo de la informática y mezclar esa afición con lo que iba a ser mi profesión parecía inevitable.

3-En general, el mundo del derecho en Internet parece demasiado anclado en el pasado. Si su conocimiento del plano digital se puede asociar a su presencia online, incluso llega a resultar arcaico. Sin embargo, profesionales como tú, Carlos Sánchez Almeida o Javier de la Cueva mostráis una buena inmersión en el mundo online. En ese sentido, ¿Has sido consciente desde el principio de la importancia de una fuerte identidad digital? ¿Alguna vez te has sentido como parte de una serie de conectores de un mundo viejo con uno nuevo?

Para nada. Aunque lo que está de moda es lo contrario, reconozco que todo lo que hago en internet, y lo que digo o dejo de decir en las redes sociales, es fruto de lo que se me ocurre en ese momento. Parece claro que un abogado que mantiene debates con Paquirrín no es el mejor estratega social media del mundo.

Si tengo o no una fuerte identidad digital, sea lo que sea eso, es fruto de que, por alguna razón, mi forma de hacer y hablar ha coincidido con el gusto de otra gente. Pura casualidad. Podría haber sido lo contrario. Por eso, cuando me invitan a dar conferencias sobre cómo gestionar redes sociales o crear identidades digitales tengo que rechazarlo porque la verdad es que no sabría qué decir. No tengo la menor idea de cómo va eso.

4-Hubo una época en la que recibíamos muchos mensajes ‘apocalípticos’ a través de los medios: la música se acaba, la música se muere, la música desaparecerá… tras muchas campañas acerca de la ‘piratería’, ¿Qué música iba a morir? la que se hace fuera de los márgenes de la radiofórmula parece bastante viva, ¿Era la música la que iba a morir o que los chalets en Miami iban a enfermar?

Lo que moría era una industria basada en la monopolización de los canales de difusión de las obras. A la industria de los contenidos le interesa que los gustos de los ciudadanos estén concentrados en un puñado de superventas, lo que hace el mercado predecible y controlable. A la industria le interesa que a todo el mundo le guste Katy Perry y Justin Bieber. Les interesa saber que si sacan un disco de cualquiera de ambos, se venderá por millones. Los gustos dispersos, incontrolables, cambiantes y variados son enemigos de una industria que se ha basado en los superventas y en la fabricación masiva de los consumidores que les siguen. Es esa industria la que está en peligro, no la música.

5-Nos imaginamos el mundo de la judicatura como una inmensa fotografía en tono sepia. En ese sentido y jugando un poco con imágenes mentales, ¿Representas para ellos algo así como un viajero del futuro? ¿Existe un cierto ‘shock’ generacional en cuanto a la cultura digital y las tecnologías? ¿Cómo es de grande? ¿Es necesaria mucha didáctica para hacer entender a un señor juez en que consisten aspectos como enlaces, descargas, copyleft, etc.?

Hace falta mucha didáctica para explicar cuestiones tecnológicas… y buenos peritos. Es decir: dinero, lo que nos pone siempre en una posición de debilidad frente a las acciones judiciales de la industria de los contenidos. Cuando estás en un procedimiento judicial donde los contrarios presentan periciales que hacen definiciones sui géneris de cuestiones técnicas elementales, te ves obligado a explicar de una forma clara y sencilla este tipo de cuestiones que, por lo general, están lejos de los conocimientos de los juzgados pero, además suele ser imprescindible que un perito pueda confirmar lo que dices, por elemental que sea.

CIBASS Imagen de David Bravo

Hablemos un poco de derecho y legalidades

6-Siempre nos han llamado poderosamente la atención esos relatos de conocidos dedicados a la hostelería en los que contaban como un día aparecía en su local una especie de ‘agente de la SGAE’ con capacidad para investigarlos, solicitarles información sobre el negocio y plantear cuestiones económicas. Nos parecía algo así como una ‘policía musical’. Desde nuestro desconocimiento de la legislación, ¿Es esto legal?

Me temo que sí. Cuando comunicas públicamente una obra musical estás explotando los derechos del autor de la canción (cuyos derechos, si la obra es de su catálogo, son gestionados por SGAE), su intérprete (cuyos derechos gestiona AIE) y el productor de la obra (cuyos derechos gestiona AGEDI). Eso quiere decir que para comunicar públicamente obras musicales del catálogo de estas entidades de gestión es necesario abonar la correspondiente tarifa a SGAE, AGEDI y AIE. Y no solo eso: en caso de demanda la carga de la prueba se invierte y es el demandado -el dueño del local del ejemplo- el que está obligado a demostrar que NO está comunicando en su local obras de las entidades de gestión demandantes.

7-El pasado 22 de julio de 2014, la audiencia nacional declaraba nulo de pleno derecho el caso contra el sitio web quedelibros.com y condenaba a pagar las costas a la administración del estado, lo que vendría a suponer un nuevo varapalo a las aplicaciones prácticas de la polémica ‘Ley Sinde’. Esta hibridación de defensa de intereses privados y asunción pública de los costes, ¿Hace que pleitear salga muy barato? ¿Si no gano pagará el estado?

La Ley Sinde-Wert se trataba de eso: pagar con dinero de todos una vía administrativa para favorecer los intereses privados de la industria de los contenidos. Además si alguien les muestra oposición y gana, como en ese caso que me comentas, las costas las paga el Estado, es decir, también nosotros. Es un regalo, una prebenda que se hace a la industria de los contenidos, que venía perdiendo y gastando dinero en los tribunales y a los que se les ha obsequiado con un tribunal de excepción pagado por todos los ciudadanos. Los que protestamos por esta Ley hemos visto cómo se nos ignoraba y cómo el PSOE y el PP fabricaban mano a mano una comisión que ahora decide justo lo contrario de lo que venían sosteniendo los jueces hasta la fecha.

8-Tras varios años desde el lanzamiento de la Ley Sinde y aquello de la ‘Comisión de la Propiedad Intelectual’ ¿Existe un resumen de los resultados en la práctica? ¿Cuál es el balance?

Es fácil de resumir. Según mi experiencia personal, los casos que he llevado en los tribunales en asuntos de páginas de enlaces han terminado hasta ahora con un 100% de resoluciones favorables para estas webs. Los caso que he llevado ante la Comisión Sinde-Wert sobre páginas de enlaces y por los mismos hechos y con aplicación de las mismas leyes han acabado hasta ahora con un 0% de resoluciones favorables para estas webs. Cada cual puede sacar sus conclusiones de estos hechos.

9-Nos preocupa muchísimo (y esto sí nos resulta un poco apocalíptico) que si bien la aplicación de la Ley Sinde no ha dejado de recibir varapalos sucesivos a través de la justicia, al menos ha creado un extraño precedente: la posibilidad de que una comisión ‘administrativa’ creada ad-hoc tenga capacidad para tomar decisiones y dictar cosas que en sociedad y en teoría sólo correspondería a los jueces: puentear la justicia. ¿Es este el verdadero regalo envenenado de la ley? tras aquel ‘beef ‘con Carlos Bardem en twitter, ¿La gente empieza a comprender que de aquellos polvos estos lodos?

Si se comprende, no parece importar. La Ley Sinde-Wert fue la prueba del nueve: tras recibir continuas resoluciones que manifestaban algo que no gustaba al gobierno (ni a este ni al anterior), se crea una vía administrativa que termina resolviendo lo contrario que los tribunales. Como el experimento salió razonablemente bien e incluso una serie de personas que se consideran a sí mismos de izquierdas bendijeron el atajo, el PP ha decidido aplicar la misma lógica y crear la Ley de Seguridad Ciudadana, cuyo impulso principal está también en que los jueces no interpretan las leyes al gusto del ejecutivo, por lo que los apartan de un manotazo creando una vía administrativa donde ellos mismos puedan resolver a su gusto.

En “Sociología jurídica crítica“, de Boaventura de Sousa Santos ya se resumía bien este tipo de movimientos diciendo que: “Los intentos de ejercer el control político sobre la actividad judicial suceden por razones semejantes y recurriendo a medios similares: transferencia de ciertas áreas de litigio del ámbito de los juzgados ordinarios a juzgados especiales o a agencias administrativas bajo el control del poder ejecutivo” .

10-En el plano de las redes sociales, hace relativamente poco veíamos en Twitter los desbarres de Luis Auserón llamando a crear una ‘ETA intelectual’ (citamos literalmente) o mandar a Pablo Soto al paredón (‘Soto al paredón’-citamos literalmente), además de insultos varios. ¿Por qué tanto odio? ¿Representa el sentir de cierto sector de la ‘cultura’ de este país o simplemente tuvo una ‘mala tarde’?

A estas alturas no creo que Luis Auserón sea capaz de representarse ni a sí mismo.

CIBASS David Bravo en televisión

Repasemos un poco la actualidad

11-Tenemos un panorama muy movido por aquí. Menéame anunciando la posibilidad de emigrar o cerrar directamente, los políticos hablando de un ‘derecho irrenunciable’. Lo llaman ‘Tasa Google’ pero en realidad leemos en algunos sitios que viene a gravar cosas como las fotocopias en la Universidad. Estamos confusos. ¿Hasta donde llega realmente esto del ‘canon AEDE’? y desde la óptica del derecho ¿Es posible que un derecho sea ‘irrenunciable’? ¿Cómo es eso de que los creadores de contenidos no tengan opción a renunciar a recibir esa compensación?

En la Ley de Propiedad Intelectual ya hay varios derechos irrenunciables, como los derechos morales del autor y determinados derechos de remuneración.

La futura LPI, si termina aprobándose, establecerá un nuevo derecho de remuneración irrenunciable, que se cobrará a las webs que agregan fragmentos no significativos de obras divulgadas en publicaciones periódicas.
Este nuevo canon es llamado por los medios a los que beneficia “tasa Google” para que creamos que esto es una pelea entre millonarios que ni nos va ni nos viene, pero lo cierto es que el canon AEDE afectará a múltiples servicios que puedan entrar en esa amplia definición legal. Agregadores de contenidos como Menéame pueden encajar perfectamente y es de prever que, cuando entre en vigor la ley, su viabilidad económica en este país se verá comprometida.

12-Acerca de esto de la ‘Tasa Google’, el ministro Wert tuvo a bien explicar un poco el punto de vista del gobierno sobre este y varios temas más en una entrevista concedida a JotDown, donde Wert comenta ‘Creo que no se pueden poner puertas al campo’ y al ser preguntado sobre la entrada de Amazon en España, expone: una revolución tecnológica de este tipo, que en sí misma es muy buena para el consumidor, hay que intentar que no arrastre a todo el sector, o por lo menos que no lo haga desordenadamente” ¿Es una declaración de que la guerra está perdida y solo resta organizar la retirada? ¿Podríamos interpretar que implícitamente se reconoce la escasa eficacia de las medidas a favor de regular la evolución digital (comisiones administrativas incluidas) o estamos siendo demasiado generosos?

Wert lleva ya unos años reconociendo esto y, al mismo tiempo, haciendo las leyes que le pide la industria, lo que demuestra hasta qué punto es un mero títere, un intermediario de los verdaderos legisladores. Wert dice también que para poder tener una ley de propiedad intelectual eficaz y actualizada habría que reformarla cada tres meses. Decir esto y decir que frenar el intercambio de cultura en internet es imposible, es exactamente lo mismo. Y, si es imposible, parece claro que lo mejor sería centrarse en un modo de paliar los efectos de esas descargas buscando modos de remuneración alternativos, en lugar de continuar con los ensayos para hallar el inexistente modo de frenarlas.

13-El otro día leía un artículo en Internet que trataba la posibilidad de que el gobierno estuviese preparando una ley sobre el sistema nacional de protección civil, donde se anunciaba que ‘No seguir la línea informativa del Gobierno en situaciones de emergencia podría acarrear multas dentro de muy poco tiempo’.
Podríamos pensar en la intención positiva, en la utilidad social de esa posible redacción de la nueva ley, pero poniéndonos en contexto y ahora que sabemos que desde el gobierno se intenta alimentar económicamente a los medios ‘tradicionales’ mediante la tasa Google o que una retirada de publicidad institucional de estos medios puede suponer el despido de directores, ¿Está este gobierno especialmente preocupado por controlar la comunicación o estamos siendo demasiado conspiranóicos? ¿Es una intención natural en cualquier gobierno del partido que sea o esto es una versión ‘expandida’? si el relato oficial de un suceso es el que el propio gobierno emite, el medio está alimentado artificialmente y bajo la amenaza de facto de que se le retire la publicidad institucional…¿Tendremos que ir a buscar información crítica a la deep web?

El control de la información es una preocupación constante y bien conocida por todos. Internet es el único medio que todavía se escapa del control y de ahí la continua propuesta de leyes especiales y específicas para este medio. Desconozco si la propuesta de ley que me comenta existe o no en la mente de alguien, pero que una norma pueda convertir en verdad incuestionable y bajo pena de multa la información de un gobierno es inconcebible, por mucha utilidad social que se le quiera buscar.

14-Teníamos trece preguntas pero como somos supersticiosos, nos vemos obligados a añadir una cuestión más a modo de bola extra.
Han pasado nueve años desde la publicación de la obra ‘Copia este libro’ donde exponías las bases y los principios que has venido defendiendo contra el modelo de gestión de derechos de autor, el análisis de la cultura FUD (Fear, uncertainty and doubt) que durante años vienen propagando ciertos sectores de los medios, ‘artistas’ y empresas de gestión. Aparte de que casi todos los que te consideraban su archienemigo declarado han terminado o sentenciados o en vías de estarlo (la maldición de David Bravo lo llaman, termina mal aquel que osa debatir contra él), ¿Qué otras cosas buenas han ocurrido en estos años? ¿Hemos mejorado en algo? ¿Hemos comprendido mejor con el tiempo lo que supone eso de la ‘propiedad intelectual’ cuando se trata de algo intangible como la cultura?

En este tiempo hemos visto cómo los jueces dictaban sentencias pioneras en todo el mundo en materia de propiedad intelectual con el reconocimiento judicial expreso del copyleft, la calificación como no infractoras de las páginas de enlaces, el reconocimiento de que el desarrollo de programas P2P es completamente legal… En este sentido podemos sentirnos orgullosos. Hay pocos países en el mundo que tengan algo parecido a este bagaje de sentencias.

La parte negativa es que la industria no ha comprendido nada, que sigue haciendo y diciendo lo mismo hoy que hace diez años y que, como ellos son quienes deciden las leyes, dentro de poco la respuesta a las resoluciones de los jueces será un cuerpo de normas represivo y anacrónico. Y también inútil. Un espantapájaros en medio de internet que pretende establecer con su presencia un cerco eficaz para que no escape un río de unos y ceros.

Muchísimas gracias por tu tiempo y por participar con nosotros de esta conversación.

A vosotros.

 


3 Responses to “Derechos de autor, propiedad e industria: Entrevistamos a David Bravo”

  1. […] Derechos de autor, propiedad e industria: Entrevistamos a David Bravo […]

  2. Steve_Rogers says:

    Buena entrevista, enhorabuena !!

  3. Sabrina says:

    Hubo un tiempo en el que necesitamos editoriales, ya no.

    Hubo un tiempo en el que necesitamos discograficas, ya no.

    Hubo un tiempo en el que necesitamos representantes, ya no.

    Internet es la revolucion, todos los que estan en contra son dinosaurios y pronto se extinguiran

    Salut!

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies