La música del azar, ¿Qué puede salir mal?

Por Alberto Pérez, @NoUso

“La posibilidad de la derrota ocupaba un lugar predominante en su pensamiento, y se decía que siempre era preferible prepararse para lo peor que dejar que te cogiera por sorpresa. ¿Qué haría si las cosas salían mal? ¿Cómo actuaría si perdía el dinero? Lo extraño no era que pudiera imaginar esta posibilidad, sino que pudiera hacerlo con tal indiferencia y distanciamiento, con tan poco dolor interno.”

Maquetaci—n 1

La música del azar (1990), de Paul Auster, es uno de esos libros que empiezas porque sí, no sabes de qué va, ni te o ha recomendado nadie, es una novelita corta de Paul Auster, ¿qué puede salir mal?. Pues puede salir que te encuentres con un relato que te incorpora al cien por cien entre sus páginas, y que, cuando te das cuenta, te lo has terminado de una sentada.

La música del azar es un relato de aventura, de desinhibición, de liberación y de fluidez, hasta que deja de serlo. Jim Nashe es un señor bombero afincado en Boston, que de buenas a primeras es abandonado por su mujer (de buenas a primeras porque me imagino que todos los abandonos son de buenas a primeras), con una pequeña de dos años a la que no puede cuidar a causa del trabajo, horarios, guardias, etc; así que la manda con su hermana a Minnesota.

En esas al bueno de Jim lo llama un abogado explicándole que le va a dar un dinerillo de herencia de su padre, al que Jim prácticamente no conocía, entonces se compra un coche, un Saab 900, va a ver a la niña a Minnesota, y tras eso, comienza un viaje sin rumbo ni duración, conducir por conducir, parando de motel en motel, y quemando rueda por los Estados Unidos. Como bien imagináis, esta es la parte que da un poco de envidia.

CIBASS_Saab_900_turbo

En uno de sus viajes, con un tórrido romance de por medio y todo, Nashe va conduciendo y se encuentra de repente con un muchacho al que le han dado una buena tunda. Jack Pozzi, o Jackpot (gordo en la lotería), como le llamaban. El chico empieza a decirle que él se gana la vida con el póker, que es muy bueno, etc, como Nashe anda ya con la herencia que no le dan ni la tarjeta de El Corte Inglés, se ofrece para prestarle la pasta que le queda para una gran partida que tenía que jugar el chico y en la que irían a medias.

Aquí es donde comienza a tambalearse el relato. Jim Nashe ha hecho lo que todo el mundo alguna vez ha deseado, salir por piernas, dejar de lado las preocupaciones y el día a día, vivir el azar, conducir por carreteras sin rumbo fijo y dormir cuando a uno le apetezca para poder seguir viajando y viajando. Pero, hete aquí que el dinero no es eterno, la herencia estaba muy bien pero el padre tampoco era Emilio Botín, así que empieza a flojear y Nashe tiene que empezar a pensar qué coño va a hacer para seguir subsistiendo. En ese momento le aparece la oportunidad disfrazada de chico joven, seguro de sí mismo, con una historia demasiado parecida a la de Nashe y le coge cariño.

Acuden juntos a esa partida tan importantísima, y empiezan los problemas. Pierden la partida, pierden el dinero y el coche en casa de un par de estrafalarios millonarios y no se han enterado cómo. Pero ellos mismos le dan la solución, para pagar la deuda, podían trabajar en un proyecto del que ellos le habían hablado antes. Pero la deuda no hace más que aumentar, y ellos, además del dinero, pierden la libertad, la dignidad, y todo lo pensable.

El pago de la deuda, pero sobre todo, lo que la deuda consigue de ellos, cómo los va ahogando y subyugando, en un mundo en el que no quieren estar pero del que no pueden escapar a causa de las malas decisiones en un pasado, en este caso muy reciente, es alucinante. Cómo Paul es capaz de hacerte sentir dentro del relato, cómo sufrir por personas que simplemente han cometido un error (o varios). La situación se ve reforzada con un cambio en la mentalidad de los pocos que los rodean, en el relato aparecen muy pocos personajes, pero son profundamente reales. El trato hacia ellos, su cambio de condición: de invitados a la mansión a ser cuasi esclavos; es algo realmente espectacular.

El bueno de Auster lo ha vuelto a conseguir (aunque el relato es antiguo y no supone una novedad editorial, sí lo es para mí que no lo había leído), ha retratado fielmente cómo las consecuencias son algo en lo que siempre hay que estar pensando. Una lectura muy recomendable.

CIBASS_musicofchance_film

Ampliación: buscando las fotos para completar este post veo que hay un filme de 1993 basado en el libro, y con el mismo título. Habrá que echarle un vistazo a ver si derrocha la calidad en el relato que trae parejo el libro.

musicaazarpuntuacion

 


One Response to “La música del azar, ¿Qué puede salir mal?”

  1. En La musica del azar vivimos un viaje, en el que la musica, y el azar, juegan un rol fundamental. Esta inolvidable novela ha sido llevada al teatro y a la pantalla, para poder disfrutar de este viaje  en su totalidad.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies