Carta de amor a las películas cutres: Cine basura

Por JD Romero, @JD_Romero23

Para muchas personas debe ser incomprensible que haya fanáticos del cine que aparte de ver los mismos filmes que el resto de los mortales pasen horas y horas de sus vidas viendo películas que ya saben de antemano que van a ser malas, muy malas. Direcciones nefastas, trozos reciclados de otras películas, bandas sonoras apropiadas o de pésima calidad, actuaciones lamentables, montajes que pueden volverte loco y efectos especiales que parecen hechos por un niño de seis años; todo eso y mucho más es lo que encontramos en el denominado “cine cutre” y que casi desde los inicios de internet en nuestro país ha contado con una serie de personas que han liderado esta especie de movimiento underground.

Carlos Palencia (Oso 55), Paco Fox, Cacaman o José Viruete son algunas de las caras visibles de la afición (y a la vez de su proyección en internet) por el cine basura. Para algunos serán nombres desconocidos, pero para otros forman parte de horas frente a la pantalla del pc leyendo sus opiniones, críticas y también sus proezas audiovisuales y es que todos han jugado de una u otra manera con otras parcelas creativas, casi siempre desde un punto de vista irónico, cachondo y a la vez pretendidamente cutre. Carlos Palencia se enfrentó en un ring a Uwe Boll (ya sabes, probablemente el peor director de cine comercial del mundo) y Cacaman luchando contra el mar en la playa de Estepona (durante su viaje al festival de cine fantástico de la misma ciudad) son algunas de las imágenes que guardamos de estos iconos patrios del cine de serie z.

cinebasura3

Dicho esto, cuando se anunció la creación (cuyo presupuesto se gestó vía crowdfunding) de Cine Basura; la peli a nadie cogió por sorpresa. Los involucrados en el proceso (en este caso Paco Fox, Miguel Ángel Viruete y José Viruete) eran y son amantes activos del subgénero, eran caras muy conocidas de internet y todos habían estado involucrados en temas similares aunque quizás menos ambiciosos. De esa manera, conseguir el capital necesario mediante mecenas para materializar el largometraje no fue muy complicado y antes de que nos diéramos cuenta estábamos viendo fotos del rodaje en las redes sociales.

Pero vayamos al grano. Cine basura cuenta con una premisa original y que además sirve como excusa para mostrarnos casi todos los tópicos de las películas cutres. Los protagonistas de la película (Paco Fox y Miguel Ángel Aijón, acompañados de Natalia Bilbao) abren un portal dimensional en la casa del primero a través del cual el mundo acaba siendo dominado por todos los seres del cine más cutre, ya que los protagonistas de la cinta son expertos en el tema, tendrán que utilizar todos sus conocimientos sobre el peor cine para acabar con esta amenaza y salvar la tierra. Ellos solos tendrán que enfrentarse a ninjas, monstruos gigantes, mutantes, yihadistas, políticos de derechas y a la peor amenaza que ha conocido el mundo: los fans de Christopher Nolan. Todo ello aderezado con las apariciones de Amarna Miller, Carlos Palencia, Agustín Jimenez y el -excesivamente breve- cameo de unos de los mayores iconos patrios del amor a este cine: el legendario Cacaman y su inseparable careta.

cinebasura1

Los noventa minutos de duración del largometraje pasan volando porque ocurre de todo: la excusa de estar invadidos por todos los seres y características del cine más amateur da lugar a que pueda ocurrir cualquier cosa sin una conexión apabullante y también a que pasen muchas y diferentes cosas, con lo que sólo hay un par de momentos de calma y siempre rotos por algún golpe de humor. Mención especial al momento 8 bit de la película que se aleja de la cutrez voluntaria de toda la película y sorprende precisamente por la calidad de su acabado.

cinebasura4

Cine basura; la peli es todo lo que te puedes esperar con ese título y sabiendo cuales son las cabezas pensantes que hay tras el proyecto. Un largometraje tan atractivo para unos como surrealista puede resultar para el resto, de modo que absténganse los que no sepan exactamente a qué se enfrentan al darle al play. Una película divertida con momentos brillantes (esa mención a las interminables escenas de carreteras), cameos imprescindibles y la duración justa siendo consciente de lo que es. Muchos ni se habrán enterado del proyecto mientras que en Can it be all so simple esperamos con ansias la secuela. Otra carta de amor al cine cutre.

CIBASS Puntuación CIBASS Tres puntos


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies