No era tan difícil, George

Por Toni García Ramón, @tgarciaramon

Después de ver el glorioso Episodio VII de Star Wars ya podemos confirmar lo que muchos/as sospechábamos: el auténtico problema de la saga no era otro que George Lucas. Sí, Lucas, el inventor del asunto, el hombre que en la primera trilogía supo delegar en artesanos, genios y grandes guionistas y al que después le poseyó su propio ego y pergeñó las tres películas más horrorosas de la historia del cine… bueno, puedo estar exagerando ligeramente, pero en cualquier caso un auténtico bluf.

star wars vii

Apartado de la ecuación, JJ Abrams (qué gran evolución la de este tipo), ha decidido volver la vista atrás e insuflar en la saga todo eso que nos emocionó a los que vimos El imperio contraataca en un sala oscura y pensamos que aquello, y solo aquello, era algo excepcional. La nostalgia, el sentido del humor, los personajes carismáticos, la creación de una nueva mitología que se sustentara en la antigua y –sobre todo- el respeto a un culto que empezó en 1977 y que está muy lejos de extinguirse.

Star-Wars-7-Force-Awakens-Teedo-Luggabeast

El despertar de la fuerza es un ejemplo de inteligencia cinematográfica y de trabajo en equipo. En el guión ha colaborado Lawrence Kasdan (el señor que escribió junto a Leigh Brackett la mencionada El imperio contraataca y en solitario En busca del arca perdida), la música vuelve a ser de John Williams, que firma una partitura magistral y el reparto es sensacional, con una amalgama de rostros que establece una nueva serie de personajes y nos recuerda todos los que dejamos atrás. No hay tiempo para criaturillas, efectos especiales de relleno o Jar Jar Binks: El despertar de la fuerza no da puntada sin hilo y se toma muy en serio el universo de los jedis. Quizás eso sea lo mejor, la idea de que era necesario apuntalar la película desde el respeto, más allá de los recursos que ofrece la tecnología y que pueden acabar derivando (como ya pasó en La amenaza fantasma o El ataque de los clones) en un apabullante espectáculo visual tan vacío como banal.

Star Wars: The Force AwakensPh: Film Frame©Lucasfilm 2015

La séptima entrega de Star wars es una gran película, los últimos 30 minutos son un ejemplo de lo que puede hacer un buen realizador con el material adecuado y el giro final es espectacular (aunque dará un buen disgusto a los fans, quedan avisados). No es que sorprenda que JJ Abrams haya sido capaz de firmar la que es –probablemente- la segunda mejor película de la saga (la primera es El imperio, obviamente), pero es fantástico volver al cine y sentir de nuevo ese cosquilleo en el estómago en cuanto arranca la fanfarria de John Williams. Uno puede esperar cualquier cosa de una sala de cine, pero una de las que nunca se esperan es cerrar los ojos y acordarse de cuando tenía 10 años y quería ser Han Solo o Luke Skywalker. Ese es el auténtico poder de El despertar de la fuerza, su capacidad para hacernos sentir como si volviéramos a ser adolescentes. No era tan difícil, George.

 

CIBASS Puntuación CIBASS Cuatro puntos y medio


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies