Diez películas (recientes) que deberías volver a ver

Por JD Romero, @JD_Romero23 & Leo Galleguillos, @Simplectomorfo

Por alguna razón, hay películas notables de las que se habla durante años, gastando mares de tinta en internet con críticas, análisis posteriores y constantes revisiones y otras que -aun siendo maravillosas- acaban cayendo en el olvido. Y no es que se trate de películas menores o de bajo presupuesto, pero muchas veces fueron sus publicistas los que no lograron vendernos que estábamos ante una joyita (y por mucho que creamos que estamos por encima de ello acaba influyendo) y otras veces fueron anuladas por un film mayor que acaparó toda la atención mediática en el momento. Por eso no nos es extraña la sensación de ver en televisión una película que no nos apasionó (y que ya vimos en su estreno) y (re)descubrirle muchísimos aspectos positivos hasta el punto de plantearnos en qué pensábamos durante nuestro primer visionado.

Y es que aunque internet sea un mundo entre webs, blogs, medios de comunicación, youtubers y podcasts, es cierto que no deja de ser una expresión de la vida real y de las personas que la pueblan: si de una película no se ha hablado durante años en la red no será muy diferente. Y sí, encontraremos cientos de opiniones sobre cualquier película (por mucho que sea una joya olvidada) pero al final veremos que se ve sobrepasada por la atención de una serie de títulos que se suelen repetir y no exclusivamente por criterios de calidad. De esa manera, hoy en Can it be all so simple nos gustaría dejaros con una serie de películas geniales que nos encantaron en su día o que nos han parecido más que meritorias en un segundo visionado y que tienen un nexo en común: han sido levemente olvidadas de una u otra manera. Y sí, veréis que la mayoría son títulos conocidos, pero son producciones que deberían haber tenido más atención en su momento y que quizás debieron haber tenido mas repercusión desde que se estrenaron hasta hoy. Sin más dilación os dejamos con un listado de esos filmes de calidad de estos últimos años y que no están siendo tratados del modo en que nos gustaría:

Watchmen (Zack Snyder, 2009)

Probablemente la película más complicada de llevar a la gran pantalla de los últimos años y que Zack Snyder (precisamente hoy un poco vilipendiado por sus adaptaciones de personajes mayores de DC) supo sacar adelante con un resultado asombroso y sobresaliente. Somos capaces de ver a cada personaje de la obra magna en pantalla sin edulcorantes y con un respeto y fidelidad maravillosos, aunque todo encaja en esta película, desde el diseño de producción (cargado de detalles) a la cadencia que nos recuerda a la obra original. Todo acompañado de una excelsa banda sonora nada casual, y la que probablemente sea la mejor versión de casi todo su reparto que va desde una casi olvidada Malin Akerman, hasta el recientemente recuperado Jeffrey Dean Morgan. La versión doméstica de Watchmen nos trajo también material de primera para complementar la película: el falso documental ‘Bajo la máscara’ y un magistral corto animado llamado ‘Relatos del navío negro’, todo extraído directamente de las viñetas y que hace de la experiencia de Watchmen algo único. Un film que sin duda merece (y mereció) mucha más atención y que hoy destacamos absolutamente.

Prisioneros (Denis Villeneuve, 2013)

Villeneuve demostraba de qué pasta estaba hecho con su primera incursión en el cine norteamericano de la mano de -nada más y nada menos- que Hugh Jackman, Jake Gyllenhaal y Terrence Howard entre otros. Un filme intenso, absorbente, con una historia, fotografía y actuaciones sobresalientes, donde se va reconociendo el estilo autoral actual de Villeneuve gracias a la estrecha colaboración que se mantendría en sus trabajos posteriores con el director de fotografía Roger Deakins y el compositor (recientemente fallecido) Jóhann Jóhannsson. Muchas cosas a destacar en un filme que debería estar entre los grandes thrillers de los últimos años (léase Zodiac y similares) que sin embargo ha parecido quedar un poco relegada, quizás porque Villeneuve se hizo popular y reconocido en el país de las barras y las estrellas más tarde. ¿No la han visto? corran a ponerla.

Tenemos que hablar de Kevin (Lynne Ramsay, 2011)

Lynne Ramsay toca un tema espinoso para una película tan valiente como efectiva en su cometido. El desasosiego y la frustración hecho película en una cinta completamente rescatable tan desagradable como magnética y que se acerca por momentos al mejor Polanski. Un tour de force tan incomodo como apasionante y políticamente incorrecto que se quedará en tu retina durante mucho tiempo. Al igual que el resto de filmes recogidos en el listado, la película de Ramsay no gozó de la atención que merecía y creemos que debe ser más que subrayada.

Wolf Creek (Greg McLean, 2005)

Cinta australiana muy cercana a la serie b que es capaz de coger un argumento más que trillado y convertirlo en una de las películas de terror más sugerentes de los últimos años. A pesar de lo que pueda parecer, McLean se aleja de los sobresaltos previsibles y los golpes de efectos manidos para construir una película que toma su tiempo en construirse y que cuando llega te agarra con una fortaleza apabullante. Una joya casi desconocida muy superior a la media de filmes del géneros sobrepromocionados que pueblan nuestros cines.

Begin again (John Carney, 2013)

La química hecha película gracias a Mark Ruffalo y Knightley en una película tan hipster como maravillosa. La música como telón de fondo para abrazar muchas cuestiones con un estilo preciosista y modernete en el que dos personas se encuentran en toda la extensión de la expresión. Un film precioso y desbordante desde el primer minuto cuyo estilo buenrollista es una máxima que no estropea el conjunto porque todo funciona a la perfección en la obra. Un caramelo para ponerse una vez al año y recordarnos aquello de que la vida puede ser maravillosa.

Escondidos en Brujas (Martin Mcdonagh, 2008)

Entre el thriller, el drama y la comedia, ‘Escondidos en Brujas’ es una de esas películas que pasaron casi inadvertidas a pesar de un casting que incluía a Colin Farrell, Brendan Gleeson y Ralph Fiennes. Se trata de la opera prima de Martin McDonagh, director recientemente reconocido en todo el mundo gracias a su sobresaliente ‘Tres anuncios en las afueras’, pero que ya nos había ofrecido una auténtica joya que sirve de carta de amor por la ciudad belga de Brujas mientras desarma el género negro a través de la humanización de sus dos protagonistas. Una película maravillosa, perfectamente engrasada y que consigue cautivarte poco a poco con una amalgama lograda de géneros que se hace extraña al comienzo, pero con la que vamos empatizando en la medida en que este experimento ecléctico tan logrado va haciendo su efecto. Absolutamente recomendable.

La escafandra y la mariposa (Julian Schnabel, 2007)

Es probable que muchos recordemos esta película gracias a que logró colarse entre las destacadas de la ceremonia de los Oscar de 2008, reconocimiento que, como ha sido demostrado en innumerables ocasiones, nunca garantiza la posteridad. Sin embargo, aquellos que nos lanzamos a por este emblemático filme francés somos incapaces de olvidarla, no solo por la desgarradora historia de resiliencia que tiene detrás, sino por la maravillosa forma en la que Schnabel te la cuenta. Jean-Dominique Bauby escribió su novela del mismo nombre postrado en una cama y encerrado en su mente y con el parpadeo de un ojo como una vía de comunicación debido a un trágico accidente. ‘La escafandra y la mariposa’ nos traslada a su punto de vista, desde su desesperación inicial por su aislamiento, al alivio que suponen los esfuerzos de la gente que te rodea por no dejarte caer. Un fantástico montaje que consigue mezclarnos en la narración los aspectos relevantes de su vida con sus pensamientos y emociones actuales condicionados por su situación. Una historia trágica cargada de optimismo y emociones de la que desgraciadamente se habla muy poco y todo el mundo debería ver, al menos una vez en su vida.

Jarhead (Sam Mendes, 2005)

Sam Mendes consiguió hacerse un lugar en la historia del cine con su eternamente recordada ‘American Beauty’, pero desde entonces, pese a su buen hacer, su cine no ha gozado de todo el reconocimiento que merece hasta que acabó absorbido por la saga de James Bond. En el entorno de 2005 el cine bélico no gozaba de su momento más álgido y un Clint Eastwood en estado de gracia se llevaba todas las miradas del público, y además ‘Brokeback Mountain’ se alzaba como el verdadero despunte de Jake Gyllenhaal como el gran actor que conocemos hoy. Es en Jarhead sin embargo donde vemos su faceta actoral más reconocible hoy en día, y es que aquí donde tenemos su toque de locura impreso en un recluta durante la operación Tormenta del Desierto, envuelto en el tedio de una guerra que parece no contar con él. Una película que no oculta su inspiración y su homenaje a ‘La chaqueta metálica’ con su particular deconstrucción del ideal bélico en el cine donde la guerra no es tan emocionante ni los reclutas son tan héroes, sin embargo esta visión de Sam Mendes deja momentos para el recuerdo, tanto por los momentos rocambolescos como por las situaciones de auténtico infierno donde la fotografía de Roger Deakins se nos clava en la retina. Una gran película que por nada del mundo debemos dejar en el olvido.

Vals con Bashir (Ari Folman, 2008)

‘Vals con Bashir’ llegó a las salas de cine tímidamente y sin hacer ruido y salió de ellas de la misma manera, cayendo en la indiferencia de la mayoría de la gente salvo para aquellos que nos vimos impresionados por lo que nos ofrecía su espectacular trailer. Es una película que baila en la frontera del documental pero que se alza como puro arte audiovisual y una de las flagrantes pruebas de que el cine de animación 2D está más que vivo. En ese debate cinéfilo donde se discute la prevalencia del fondo o la forma a la hora de hacer cine, ‘Vals con Bashir’ es una ganadora absoluta como baluarte de ambas, y es que no hay duda de que Ari Folman encontró una manera idónea de contar su historia personal y su investigación para recuperar aquellas piezas de puzzle desaparecidas de su memoria a causa de su participación en la Guerra del Líbano, y más concretamente, en la masacre de Sabra y Chatila. Los sueños y entrevistas de viejos compañeros en su misma situación nos irán completando un cuadro que se va desplegando como algo tan terrible como fascinante. Un prodigio de la animación minimalista, una maravilla visual, y un viaje onírico por el trauma y el remordimiento que huye de convencionalismos y manipulaciones emocionales, y sin duda una película a la que hay que acercarse obligatoriamente en algún momento.

La vida secreta de Walter Mitty (Ben Stiller, 2013)

Ben Stiller es de esos actores que suele dividir al público. Su forma de hacer humor no suele resultar siempre del gusto de todos (pese a conquistarnos con ‘Algo pasa con Mary’), pero de vez en cuando el actor reaparece con un papel sorprendente que revela una pericia actoral poco explotada en su carrera. En este caso se pone a los mandos de esta readaptación del cuento homónimo de 1939 y nos trae uno de sus personajes más emblemáticos y con el que probablemente muchos nos identificamos. Walter Mitty mitiga el tedio causado por una vida y trabajo rutinario dejando volar su imaginación por la pantalla con la emoción de lo nuevo y la decepción del despertar, sin embargo la misma chica que le hace soñar acaba siendo motivación suficiente para acabar dando saltos al vacío y verse envuelto en situaciones cargadas de emotividad e inspiración. Una propuesta arriesgada que juega con géneros como la aventura, la comedia y el road movie llevada adelante con absoluta solvencia, y donde la indiscutible química entre Stiller y Kristen Wiig juega un papel fundamental. Un gran personaje para un experimento tan logrado como estimulante que sin duda hubiese llamado mucho más la atención si no hubiera pillado a su director y protagonista en uno de sus momentos más bajos de popularidad.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies