Death Note, la película que nunca debió ser

Por Alberto Pérez, @NoUso

 

A pesar de que se trata originalmente de una serie de cómics Manga y lo poco accesibles que resultan para la mayoría del gran público, Death Note es todo un fenómeno que trasciende a los fans puros y verdaderos del género. Aunque no puede compararse a seguidores de personajes concretos de Marvel (por poner un ejemplo sencillo), Death Note y las aventuras de Light gozan de una popularidad notable, hasta el punto de que cualquier persona con una cultura media razonable conoce perfectamente qué serie es y de qué se trata. En este mismo blog somos fans del cine de serie b, del spaghetti western, de las películas de Bud Spencer y Terence Hill y muchos otros géneros que no suscitan el interés del gran público y sin embargo de Manga no sabemos mucho. Aun así -y es la prueba de lo lejos que ha llegado esta creación japonesa- la mayoría de redactores conocían Death Note y también la gran parte ha visto al menos la serie de animación. Dicho eso y trasladado a una escala global, no resultaba raro que Netflix acabara comprando los derechos para hacer una versión un poco más abordable por la masa y que de camino le sirviese para apropiarse de los valores y el talento de otros para su plataforma., cosa que sólo ha sido así en la teoría.

death note netflix

El caso es que hemos visto Death Note y es cierto que la película podría haber sido peor, pero entonces toda persona que la hubiera visualizado desearía que su nombre fuera escrito en la propia libreta que da nombre a la serie y hubiera supuesto una gran pérdida de vidas inocentes en el mundo. Eso podría haber supuesto una especie de MetaDeath Note y así todos y todas tendríamos algo especial de lo que hablar. Y hubiese sido famosa más allá de lo que dura un Trending Topic durante un mes de agosto. Pero no, no ha sido así. Se quedó un peldaño antes de alcanzar notoriedad por el simple incremento de solo un grado de ponzoña añadida. El invento no ha terminado de cuajar y por el camino se lleva ciertas ilusiones.

Hace meses salió el trailer del largometraje y me creó una relativa expectación; entiéndanme, soy un ciudadano occidental y entre el cinismo y la alienación uno camina separado ya de emociones articuladas: no es que me quitase el sueño, es solo que realmente tenía ganas de verla. Un nuevo acercamiento a una serie de cierta complejidad; dar el poder a una persona anónima de poder acabar con la vida de quien se le antoje. Sí, eso mola. Tomarte la justicia por tu mano, como las hostias que reparaban el equilibrio entre el bien y el mal proporcionadas al alimón por Bud Spencer y Terence Hill pero más definitivo, más orientado a los tiempos modernos. Eliminar a quien tú decidas y sin la necesidad de pasar por un disco de Trap. Yo quise creer, pero tendremos que probar fortuna de nuevo porque la experiencia no ha podido ser más decepcionante.

death-note-netflix_2

 

Ustedes podrán decirme lo que quieran. Podrán acusarme de hater, de diletante, de comunista o de actor porno, lo que prefieran. Pero la cuestión es que la adaptación de Netflix es pésima y falla precisamente en todos los puntos que hacen interesante el anime. El personaje principal, al contrario que en el manga, es excesivamente plano, no dice ni hace nada y no tiene esa inteligencia y ese orgullo personal que lo hacían verdaderamente interesante como protagonista y como poseedor del maldito cuaderno. El filme se convierte en una especie de película para adolescentes sin mucho sentido. Una historia de amor entre un marginado y la chica guapa que no puede estar más reutilizada y perturbada que se convierte en la manida historia de la chica medio loca que utiliza todo lo que está en su mano para tener el control, tanto del chico como del cuaderno para tomar el poder de todo lo que sea posible. Encima cuelan el medieval mensaje de la mujer pérfida, puro Satán manipulador. Demasiado. Además un investigador que al contrario que en la historia original no es ni frío ni calculador hasta el extremo, sino que pasa a ser visceral y vengativo y eso hace que acabe mal. Todo muy predecible además de hacerlo bastante menos interesante.

En definitiva una película sosa, que rompe por completo con una historia compleja y entrelazada que convierten en una cosa simple y rala, sin ningún atractivo para el espectador ya que ni siquiera es potente visualmente. Parece que para sintetizar la historia en una película hayan tenido que eliminar todas las capas posteriores simplificando y reduciendo hasta el exceso, como si pensaran que para que un espectador entendiera la película debieran hacerla con los elementos de un cuento infantil. No se si es que han pensado en un público objetivo diferente, mucho más joven y a la vez menos complejo. Niños rata tal vez, seguidores de falsos profetas con perfil de Youtubers.

the-death-note-netflix-trailer-has-arrived_ebd88faf_m

 

Quiero pensar que no han dado por hecho que los espectadores somos idiotas y no íbamos a poder leer un poquito entre líneas y es que una cosa es contextualizar la historia en un instituto de Estados Unidos y adaptar los personajes a esa realidad y otra hacerlo todo más básico, lineal e ingenuo.

Esperemos que las nuevas producciones que están por llegar suban un poco el nivel. Porque desde luego con esta cinta han perdido mucha credibilidad y eso que no han sacado a Javier Cámara. Pero es que Death Note es una película que nunca debió ser.

CIBASS Puntuación CIBASS Un punto


2 Responses to “Death Note, la película que nunca debió ser”

  1. Delawen says:

    ¿Que encima tiene whitewashing? Meh.

  2. Troy Ave says:

    Como era predecible, la americanización la ha hecho más simple, más básica y con menos matices

Leave a Reply to Troy Ave

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies