La balada de Jolene Blackcountry

Por David Rodríguez, @davidjguru

Vuelve el aliento del loco peligroso del autor confundido del aventurero creador en cuya cabeza todo tiene acomodo y alcanza un sentido no importa si lo ubicas o no porque está fuera del tiempo y el espacio su edad biológica no se corresponde con su edad psíquica y mientras te preguntas cómo es posible que sea capaz de manejarse con tantas referencias estilos y herencias tan diversas el tipo te está golpeando el cerebro abriéndose paso directo por tus ojos no sabes si tiene veinte treinta cuarenta cincuenta cien años o si pertenece a una u otra generación probablemente él tampoco lo sepa y de alguna manera lo ande buscando pero lo interesante de esto es la tensión creativa que genera y como de esa pulsión identitaria que no se termina de resolver lanza al viento creaciones que gritan que vuelan que lloran y que por supuesto generan impacto violencia psíquica que nos hace preguntarnos una y otra vez que busca que anhela que persigue a través de sus creaciones llenas de saltos conceptuales ágiles y endiablados tributos maldito jugador que hace lo que quiere con los elementos que le apetecen y te dona un albúm que te chamusca el cerebelo y te lanza a una esquina del salón a dar vueltas con su álbum en la mano haciéndole preguntas imaginarias tratando de comprender su idioma sientes al autor riéndose de tu propia confusión mientras localizas las pistas y pretendes escapar de su letal y salvaje celada con tus propios recursos y tus referencias tratando de identificar patrones y caminos para saber o al menos intuir a que ha venido este loco más allá de perturbar tu sueño y agitar tu descanso pero entonces apagas la luz y aparece la segunda dimensión de este nuevo álbum como otra realidad diferente.

CIBASS La balada de Jolene Blackcountry 1

Puchalski vuelve a la carga con un nuevo relato lleno de trampas de lecturas de posibilidades interpretativas de recursos de llamadas de atención de mensajes claros donde menos parecen estarlo de apuntar la vista del lector mientras teje en el fondo de la historia un substrato extraño difícil de desentrañar puedes quedarte en sus personajes en su construcción en el uso de sus transiciones y sus clausuras en la ausencia o no del color en las dicotomías en el primer o segundo plano intentando bucear en su fondo o en su forma y terminas agarrándote a las partes sencillas a lo que podrías encontrar reproducido ya antes tanto en su propia obra como en lo que podrías intuir como posibles influencias antes de volver a perderte por el camino al fin y al cabo ya sabes que al tipo le van los senderos iniciáticos el camino del héroe las vías de transformación personal que se establecen cuando alguien decide hacerle frente a aquello que lo limita y lo castra e intenta canalizar esa transformación en el supuesto poder asumido de la ficción como trigger como elemento disparador de procesos otorgándole a su constructo un poder místico que en cierto sentido a una relativa velocidad coloca en el mismo plano a sus protagonistas al lector y al propio autor los tres elementos danzan en la búsqueda de algo mejor que los haga transformarse esto sería un avance de mejora bajo la visión del autor estoy seguro y he aquí parte de lo que ya podría considerarse propio de la obra del loco Puchalski ese tropo narrativo que ya se hizo presente en Enter the Kann y que se vuelve a proyectar sobre la obra consistente en evolucionar resolver confrontar a los dioses vencer y seguir caminando justo como hace aquí Jolene.

CIBASS 2 La balada de Jolene Blackcountry

La Balada de Jolene Blackcountry es el sueño de Moebius puesto de THC antes de dormir es Metal Hurlant intentando encontrar sus vínculos con el manga japonés es Ciencia Ficción sin naves espaciales y sin banderas de tal o cual federación es cómic europeo es el mejor Jodorowsky leyendo las cartas del tarot en un café de París es Marc Caro estilizado y puesto en orden es hija bastarda del corazón de Philippe Caza es Druillet con ajustados plazos de entrega es Néstor Goldar intentando que sus portadas alcancen una estructura narrativa es Juan Giménez explorando su propia psique es aventura oriental de factura ibérica es Rod Serling con su barato traje de color negro ejecutando la lisérgica introducción de cualquier capítulo de The Twilight Zone aunque a ti te suene como La Dimensión Desconocida que fue como se bautizó por estos secarrales es la mejor jugada posible para obligarnos a comprar el album es la imposibilidad de que este pueda estar vivo si es descargado o leído en digital es un juguete perfecto que manipular es una linterna para cargar sus luces fosforescentes es interactividad es entretenimiento es es cara y es cruz es Alfa y es Omega es luz y es oscuridad es macho y es hembra es bueno y es malo es exigente y es laxa es impactante y es previsible es fundamental y es prescindible es profunda y es superficial es atractiva y es molesta es simpática y es irritante es desasosiego y es consuelo es arriesgada y es conservadora es confusa y es ordinaria es blanca y es negra es activa y es pasiva es pacífica y es relajada es agresiva y contundente es la heroína es la casa el alma la llama es el despertar la montaña y es el ojo de lo imposible.

CIBASS 3 La balada de Jolene Blackcountry

En cierta manera vuelve un Kann reconvertido transexualizado civilizado y reflexivo a distancia del monstruo destructor de su primera gran entrega Victor Puchalski genera otra versión del modelo que podría servir para compensar su visión interpretada del universo femenino bajo los sesgos del Black Metal una heroína que no lucha en el sentido clásico que conversa y vence superando el eje clásico de la derrota y la victoria que ocurre sobre la destrucción del enemigo Jolene se transforma desde el prisma de la justicia que el autor sabe que debe a la plasmación de los géneros a través de la que inconscientemente intenta redimirse que el guía de su viaje sea un pareja a todas vistas un hombre no incide especialmente en aumentar la indulgencia pero es un avance para quienes las aventuras del monstruo rosado que enseña su enorme pene nos produjo una suerte de extravío su compensación aunque limitada en efectos al menos nos trae la parte femenina de si liberada como Adam Warlock en su deseo de ser un mejor Dios viviente expulsaba de su parte negativa-hombre (el Magus) y su parte positiva-mujer (la Diosa) ambos monstruos a los que reducir por su mesianismo en ese sentido no sabemos el devenir que tendrá Jolene pero es innegable la liberación que ha debido suponer para Puchalski yo al menos espero que en su liberación sus monstruos hayan aprendido a estar en una coexistencia pacífica dentro del enorme volumen de información que debe contener esa cabeza pensante propia de un guerrero donde anidan lo viejo y lo nuevo en busca de formas que sintetizan todo inquieta y dispuesta a epatarnos con tanta disrupción mientras miramos alejarse a Jolene en su nueva forma como mujer-montaña y nos preguntamos cuál será el siguiente disparo que Victor Puchalski nos lanzará al pecho.

CIBASS Puntuación CIBASS Cuatro puntos y medio


One Response to “La balada de Jolene Blackcountry”

  1. Gengis says:

    Loco se te fueron todos los signos de puntuacion

Leave a Reply to Gengis

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies