Los cantos de Hyperion: caída y ascenso en cuatro maravillosos actos

Por Nacho Álvarez, @neonigmacdb

 

Reconozco que tardé muchos años en adentrarme en los grandes clásicos de la ciencia ficción. Fue hace unos seis años que, para buscar un poco de diversidad entre mis lecturas del Maestro Pratchett y de libros técnicos de programación informática, lancé la pregunta a unos compañeros de trabajo sobre si podían recomendarme algún género que pudiera llamarme la atención. Mi sorpresa fue que uno a uno, todos coincidían en señalarme las grandes obras de ciencia ficción. Ocupando precisamente mi mesilla de noche está en estos momentos un ejemplar de ‘Fundación‘ de papá Isaac Asimov, por lo que parece que aquellos consejos de mis compañeros aún perduran. Pero en este artículo quiero hablaros de la tetralogía que más me impactó por su belleza, recursos y gran final: Los cantos de Hyperion.

Una vez devorados clásicos como ‘El juego de Ender‘ de Orson Scott Card o ‘Solaris‘ de Stanislaw Lem, empezaba a picarme el gusanillo pero todavía no había llegado a sentir el verdadero impacto de la historia que me apasionara a todos los niveles y me quitara horas de sueño devorando páginas y páginas sin parar. Ese momento llegó con ‘Los cantos de Hyperion’ de Dan Simmons. Esta saga de compone de cuatro libros, si bien es cierto que los dos primeros fueron escritos como una historia conjunta. Parece que el bueno de Simmons, quizás debido a su densidad, prefirió cortarlo en dos volúmenes y de hecho el final de la primera novela queda intrigantemente abierto y al lector no le queda otra que correr a por el segundo volumen.

CIBASS Los cantos de Hyperion 3

Los cuatro volúmenes fueron reconocidos por una gran variedad de premios, entre ellos el prestigioso premio Hugo al mejor libro de ciencia ficción para el primer volumen:

* Hyperion – Premios Hugo (1990), Locus (1990), Ignotus (1991), Seiun (1995) y Tähtivaeltaja (1998)
* La caída de Hyperion – Premios Locus (1991) y BSFA (1991)
* Endymion – Nominada al British Fantasy Award
* El Ascenso de Endymion – Premio Locus (1998)

Como es reconocido, Simmons introdujo gran cantidad de referencias a su poeta predilecto, John Keats, empezando por el nombre de las novelas (Hyperion es un poema inacabado de Keats, Endymion es otro que sí finalizó) y otorgando el propio nombre del poeta a una de las IAs con figura humana que protagonizan Los cantos. Y ya que hablamos de protagonistas, los principales son siete y el autor los separa en otras tantas historias en el primer volumen.

Los personajes

El primero en aparecer en los relatos cortos de la primera novela es Lenar Hoyt, sacedorte católico que busca resolver el misterio de la tribu de los Bikura, poseedores de un extraño cruciforme injerto en su piel con ciertas propiedades extrañas. Le sigue Fedmahn Kassad, un coronel retirado del ejército de la Hegemonía (forma de gobierno interplanetaria) que intenta adivinar cuánto de real tiene una misteriosa mujer que se aparece en sus simulaciones de guerra y que piensa podría tener que ver con la criatura conocida como el Alcaudón. El tercer relato de esta primera novela nos acerca la historia del escritor y poeta Martin Silenus, para mi de los más interesantes de la tetralogía, puesto que los libros y poemas que publica parecen guardar una extraña relación con las apariciones del Alcaudón. El cuarto es el judío Sol Weintraub, cuya hija obtuvo una enfermedad mientras visitaba las Tumbas del Tiempo en Hyperion. El quinto es el enigmático templario Het Masteen. El sexto, una investigadora llamada Brawne Lamia que investiga el asesinato de su amado John Keats (que en la novela es un cíbrido con parte humana y parte IA). Cierra la comitiva un consúl que relata la historia de su abuelo cuando conoció a una misteriosa chica llamada Siri. ¿Dónde habremos oído ese nombre en el presente?

Todos estos personajes comparten una razón común: viajan al planeta Hyperion en busca de las llamadas Tumbas del Tiempo, donde suele aparecerse el Alcaudon (también llamado Señor del Dolor), un ente capaz de viajar en el tiempo que no queda claro si es sólo deidad o algún tipo de máquina macabra que empala a sus enemigos al estar recubierto de largas espinas metálicas y luego los desecha en un árbol de su misma naturaleza, “el Árbol del dolor“. Ya me dirán si puede ser complicado acabar con una criatura que es capaz de viajar en el tiempo. Lo curioso es que buena parte de la humanidad incluso se adscribe a la Iglesia de la Expiación Final, que venera a este ente por “bendecirnos con sus purgas“. Escalofriante ¿no?

CIBASS Los cantos de Hyperion 2

En este viaje por la Red de mundos, nos encontramos como no podía ser de otra manera, con guerras frías como la que la FEM (Funcionaria Ejecutiva Máxima) Gladstone mantiene contra los éxters, una raza alienígena que presuntamente desea acabar con la humanidad. La Hegemonía cuenta con la ayuda de las Inteligencias Artificiales, tan avanzadas que hasta se organizan en sus propias facciones; los Estables, que desean convivir en paz con la humanidad, los Volátiles, que desean aniquilar a la humanidad a toda costa, y los Máximos que sencillamente desean esperar al nacimiento de su propio salvador o “siguiente nivel de conciencia“: la Inteligencia Máxima (no me jodas, ¿las máquinas también esperan por algo así?). El Tecnonúcleo, como así se hacen llamar estas inteligencias autónomas, proporciona a los humanos (aparte del sistema de comunicación instantáneo conocido como “ultralínea”) una serie de portales de teletransporte o “teleyectores”, que permiten a la población trasladarse de forma instantánea de un mundo a otro, y en los que la riqueza descriptiva de Simmons se abre paso deliciosamente: mundos formados sólo por un inmenso océano, otros que asombra por una maravillosa naturaleza, otros poblados exclusivamente por descendientes de los judíos… y la élite del poder interestelar que incluso instala teleyectores en su mansión para poder viajar de un mundo a otro en cualquier momento (esto parece el equivalente ordinario de viajar en primera clase).

Endymion y su ascenso

Tras las dos primeras novelas en los que podremos disfrutar enormemente con todos los entresijos comentados hasta ahora (y muchos más), las dos que completan la tetralogía sitúan la acción varios años en el futuro, con la hija de dos de los personajes comentados anteriormente (que omitiremos aquí), Aenea, y Raul Endymion, cazador procedente del planeta Endymion al que encomiendan proteger a La Que Enseña de la furia de Pax. ¿Y qué es Pax? Pues los mandamases de la Iglesia Católica que lograron instaurar de nuevo la Fe a través de toda la Red de Mundos debido a los fuertes sucesos acaecidos varios años atrás (y que narra el segundo volumen, La caída de Hyperion). Puede intuirse a lo largo de la historia los tejemanejes y negocios ocultos entre estos comerciantes de la Fe y las inteligencias del Núcleo.

Se nota a lo largo de todas las historias el fuerte rechazo de Simmons a la facilidad de manipulación de la mente humana a escala global, aunque también pueden observarse trazas de su particular pensamiento político, filosófico y hasta religioso. Su alabanza hacia la necesidad de adaptación al medio, sus homenajes continuos a la obra de Keats o su preocupación por la ecología y la excesiva simbiosis tecnología-humanidad pueden descubrirse también a lo largo de todo el relato.

Si bien el tercero de los volúmenes, Endymion, no es el de mejor factura, la voracidad con la que se pueden liquidar los dos primeros y las ganas de ver el final en “La caída de Endymion”, hacen que esta tetralogía sea de lo mejor que hay en ciencia ficción literaria. No es de extrañar que el actor Bradley Cooper lleve muchos años tratando de llevar este universo a la gran pantalla, y aunque no consiguiera un largometraje, finalmente ha conseguido que SyFy apueste por el formato serie para traernos al Alcaudón hasta nuestros hogaresCIBASS los cantos de Hyperion 1

¿Terminará el poeta Martin Silenus su gran obra literaria? ¿Qué es exactamente el Alcaudón? ¿Qué misterios ocultan los cruciformes que se injertan bajo la piel humana? ¿Por qué la iglesia de Pax se aliaría con el Tecnonúcleo para asesinar a Aenea?

Lo dejamos como ejercicio para el lector.

CIBASS Puntuación CIBASS Cuatro puntos


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies