CB4: porque el primer biopic de NWA lo hizo Chris Rock

Por Scott Burton

Hubo un tiempo en que NWA (siglas de Niggaz with attitude) no eran reivindicados por americanos caucásicos que estudiaron en Princeton. Antes de que Ice Cube se hiciera una extensa carrera en el cine -por mucho que algunos de los títulos sean de discutible calidad-, de que Dr. Dre cerrara uno de los mayores tratos de la historia de los negocios al vender Monster Beats a Apple y de que Eazy-E fuera reconocido como icono cultural y mediático, la banda era reconocida y conocida por ser una de las más explosivas y beligerantes de la historia del hip hop. Si no la más.

CIBASS CB4 dos

NWA fue uno de los mayores gérmenes de ese subgénero que copó las listas de ventas en la primera mitad de los noventa y del que salieron muchos otros nombres como Snoop Dogg o Tupac Shakur y que fueron una influencia notable para mc’s posteriores como 50 Cent o The Game, artistas habituales que saltan de lío en lío. Pero no nos engañemos, esa visión publicitaria que se quiere dar con la promoción de la película Straigh outta Compton y que parece haber calado está un poco, digamos, alejada de la realidad: NWA nunca fue un grupo político aunque denunciaran la actitud de la policía en uno de sus temas más populares y sólo Ice Cube en su carrera en solitario (y tras acabar con ellos como el rosario de la aurora) fue un artista concienciado con el racismo y las costumbres de la América blanca e incluso de la Judía. Incluso tonteando con La nación del islam.

Nacido en Carolina del sur a mediados de los sesenta, Chris Rock tiene todos los tics y características que los comediantes negros más populares suelen poseer y que han acabado convirtiéndose en seña de identidad: deslenguado, discurso rápido y contextualizar su discurso en la vida en los barrios pobres, tal como hicieron en su día dos maestros como el genial Richard Pryor y posteriormente el Eddie Murpy pre mundo del celuloide. A diferencia de Murphy (del que recomendamos su obra maestra: Delirious) al Chris Rock comediante no le ha afectado para mal tener una carrera en el cine con más de cincuenta títulos a sus espaldas entre papeles principales, cameos o ponerle voz a personajes de animación. Incluso a estas alturas de su carrera cuando poco tiene que demostrar, Rock supo poner chicha a la última entrega de los óscars, caracterizada precisamente por el descontento de una gran parte de los profesionales negros del sector.

CIBASS CB4 tres
Pero más allá de su éxito mainstream (y del que no olvidamos ni perdonamos sus chistes de mal gusto sobre Michael Jackson) el de Carolina supo adelantarse a los tiempos haciendo una parodía de Straight outta Compton tres décadas antes de que se filmara la propia película, lo que denominamos comúnmente ser un adelantado a su tiempo. Y es que en pleno 1993 -mucho antes de que NWA fuera un fenómeno global de uno u otro modo- Chris Rock escribió un biopic de la banda tan exagerado como hilarante que nos servía como divertimento y como fotografía de una época entre disturbios raciales, gangsta rap y excesos en el mundo de una música rap que empezaba a salir con mucha fuerza del país que la vió nacer.

CB4 cuenta la historia del grupo de música hip hop más peligroso de la historia, conviviendo con las palabrotas, la violencia en sus letras y los videoclips explícitos que los llevan a ser el mayor enemigo del alcalde Robinson (que tiene en su propio hijo al mayor fan de la banda) y a convertirse en ídolos de masas con multitudinarias giras por todo el país y posicionarse en los más alto de las listas de ventas en USA. Los integrantes del grupo tendrán que intentar sobrellevar el acoso de las autoridades mientras se adaptan a un ritmo de vida lleno de fama, lujos y violencia. Como podemos dilucidar, el filme parodia tanto el salvaje estilo de vida de NWA (con cameo incluído de Ice Cube) como de la tendencia gangsta que se extendía por todo Estados Unidos en el mundo del rap, con un resultado tan hilarante como hijo natural de su época.

CIBASS CB4

La película funciona perfectamente porque Chris Rock conoce el contexto y sin ninguna pretensión ofrece una versión cómica de una corriente hoy tan desfasada como importante en su día. El cómico y la directora Tamra Davis realizan una película que en ocasiones es más fiel a la realidad que el posterior film oficial del grupo y que además de ser un divertimento explícito y deslenguado nos sirve para comprender en modo exagerado el estilo de vida de algunos de los artistas más reconocidos de la historia del hip hop, por mucho que hoy sean reconocidos hombres de negocios. Reivindicamos CB4 no sólo como una de las mejores películas de uno de nuestros monologuístas favoritos, sino como una cinta tapada de algún modo por éxitos comerciales mayores del propio protagonista. Y es que Chris Rock hizo Straigh outta Compton antes de que Cube y Dre ni siquiera se lo plantearan.

 

CIBASS Puntuación CIBASS Tres puntos y medio


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies