The life of Pablo: el ego y el talento de Kanye West luchan a muerte

Por Francis Rivilla, @FRHdFcS y JD Romero, @JD_Romero23

No nos cabe ninguna duda de que Kanye West es el ángel y el demonio musical de la última década. Capaz de lo mejor (sus primeros cinco álbumes, especialmente el segundo y el quinto) y de lo peor (su imparable lengua y su extensión via twitter), este nerd criado en Chicago e hijo de intelectuales tuvo su salto a la fama gracias a una especie de golpe de suerte. Allá por el año 2000, West ya había producido para artistas de la última fila de la primera división del hip hop y directamente de la segunda. Fue entonces cuando se disponía a darle un cd con beats de su cosecha a Beanie Siegel y este no se encontraba en las oficinas de Roc-a-fella records, con lo que acabó entregándoselo a Jay-z. El jefazo, lejos de únicamente hacer llegar las instrumentales a su artista decidió meter el Compact Disc en el reproductor y fruto de esa casualidad acabó incluyendo varios de los beats que incluían esa compilación en uno de sus mejores álbumes: The Blueprint (2001). El sonido soul y los loops de Kanye fueron capaces de hacer redondo a un disco que incluía beats de Timbaland o Just Blaze y el álbum y su sonido fue tan celebrado que acabó por hundir la moda del Dirty South.

CIBASS kanye west

De un día para otro, Kanye West pasó de convertirse en un artista semi underground a alguien del que todo el mundo hablaba en el negocio y sus beats acabaron en los mejores artistas del hip hop e incluso en gente del soul y el pop como Janet Jackson o Brandy. Como era de esperar y tras el fichaje de Kanye West por parte de Roc-a-fella, el de Illinois empezó a pensar en tener una carrera en solitario que incluyera tanto producciones como sus propios raps, el gran problema era precisamente que la mayoría de directivos del sello no creían en su habilidad para rimar ni en su estilo de vestir tan “blanco”. Fue Damon Dash quien dijo que conservara su armario de polos Ralph Lauren y pantalones Dockers y puliera su habilidad al escupir frases sobre ritmos y ellos le convertirían en el Babyface del rap, y así fue… hasta que todo se fue de las manos.

West rápidamente se convirtió en toda una celebridad mundial. Aparte de su calidad como artista (su álbum de debut ya era notabe), sus producciones para los mejores mc’s se le unían sus declaraciones de todos los gustos (que iban desde Taylor Swift a George W. Bush) y de su influencia en el mundo de la moda dentro y fuera del rap. Recuerden que Kanye West -junto a otros como Pharrell- fue capaz de hacer olvidar los pantalones baggies (máximo signo estético distintivo de la historia del hip hop) para pasar a las grandes firmas combinadas con Air Jordans. Sus escarceos sexuales con estrellas del porno y que entre sus parejas se encuentraran Amber Rose o Kim Kardashian tampoco hicieron mal a una fama sustentada por álbumes absolutamente geniales como Late Registration (2005) y sobretodo My beautiful dark twisted fantasy (2010).

CIBASS kanye-west kim-kardashian

Pasó 2010 y Kanye West era tratado por un genio por la prensa especializada y los fans, su novia pasó a ser la señora Kim Kardashian West y el tímido productor undergound del medio este se convirtió en una de las celebridades más buscadas del mundo, especialmente por la prensa del corazón. Y entonces ocurrió lo que era de prever cuando uno deja de tener los pies en la tierra, West editó el álbum Yeezus en 2013 y desde la portada nos dimos cuenta de algo podía no estar yendo demasiado bien en su carrera (ya lo dilucidamos cuando vimos reducidas considerablemente sus producciones para otros artistas). Un álbum presentado como la obra de un talento sin límites y que sin embargo parecía desangelado, por mucho que intentamos comprender y descifrar este nuevo disco de Yeezy acabamos sacando la misma conclusión: era definitivamente muchísimo peor que todo lo que había sacado a la venta con anterioridad o producido para otros artistas.

Y con las críticas de su último trabajo musical, sus colecciones de ropa (para Nike o Adidas) en todos los medios y su cara (y la de su esposa) en revistas del colorín de todo el mund,o el mc y productor anunció el que sería el “mejor disco de todos los tiempos” (lo dijo literalmente en twitter) y con la filtración de No more parties in L.A. vimos que al menos parecía situarse en un término medio bastante apetecible. Pues bien, entre tweets que sólo un megalomaníaco de clase A podría escribir y una portada que podríamos definir eufemísticamente como peculiar salía a la venta The life of Pablo, el último álbum de uno de los grandes talentos de la música al que nunca debimos hacer sentir un genio. La suerte estaba echada.
El nuevo proyecto de Kanye West parece carecer de una planificación clara a pesar de que su espera ha sido parecida (guardando las diferencias) a la del Bad de Michael Jackson. Después de cambiarle tres veces el nombre al álbum, el artista de Chicago presentó el día 11 de Febrero en directo (englobado en su show multidisciplinar Yeezy Season 3) en el Madison Square Garden de New York los diez temas que hasta entonces componían el álbum. Justo después de este evento, Kanye añade más canciones al tracklist final que constaría de 18 composiciones. Tras su actuación en directo en Saturday Night Live del pasado 13 de Febrero se acaba liberando el disco tres días antes de lo anunciado.
Y es que este álbum no solo era esperado porque fuera lo nuevo de Kanye. Este álbum era mediático desde el incio de su gestación para saber si Kanye podría responder a las expectativas que se tienen sobre un trabajo del creador de My Beautiful Dark Twisted Fantasy o si por el contrario nos encontraríamos con otro fiasco como Yeezus, una basura infumable de la que poco o nada puede salvarse.

CIBASS Kanye West The Life of Pablo

Tras oír el álbum un par de veces, podemos decir que este The Life of Pablo aún siendo considerablemente mejor álbum que Yeezus refleja la errática mente creadora de Kanye, capaz de los sonidos más exquisitos combinados con los desvaríos del autoproclamado mejor artista de las dos últimas generaciones. Musicalmente TLOP presenta un plantel de productores digno de la obra megalomaniaca, desde clásicos como Rick Rubin o Havoc de Mobb Deep hasta los típicos productores de moda como Metro Boomin’ (conocido por producir la mitad de los hits de Future). Por otro lado, Kanye lo único que nos deja claro en este trabajo es que se considera un genio y como tal está en su derecho a cometer locuras en nombre de su arte, a pesar de que algunas veces las disfrutemos y otras no. Sus desvaríos impredecibles van desde la espiritualidad de Ultra Light Beams al hedonismo de Famous o No More Parties in LA; Ye igualmente nos cuenta que es rico o que está endeudado hasta los ojos; Ye es padre, esposo, genio y ser querido en general a la vez que un loco vividor que nos habla abiertamente de zorras y fiestas. Para apoyar este sinsentido entre los larguísimos créditos podemos encontrar colaboraciones de Chance The Rapper, Future, Desiigner (que es un calco del anterior), The Weekend, Ty Dolla Sign, The Dream o Young Thug.

The life of Pablo es un álbum reflejo del ego incontrolable de Kanye West y asi tendremos que asumirlo. Despidámonos del viejo Kanye y aprendamos a amar al nuevo Kanye. No es un mal álbum pero desde luego no es ni por asomo comparable al Kanye pre-Yeezus, un buen disco comparado con trabajos de otros artistas y uno levemente decepcionante para ser del señor West. Un álbum tan calculado que le acaban sobrando nombres y al que le faltan alma y cabeza.

 

CIBASS Puntuación CIBASS Tres puntos y medio


2 Responses to “The life of Pablo: el ego y el talento de Kanye West luchan a muerte”

  1. Mike Check says:

    Un álbum decepcionante a la primera escucha y que crece con el tiempo. Aunque como bien decís no parece que vaya a convertirse en uno de sus mejores álbumes.

    Aun así tengo esperanza en Kanye

  2. Sergio says:

    Yo no concuerdo con ustedes acerca de Yeezus. El hecho es que el álbum del 2013 no es en nada parecido a sus álbumes anteriores, es hip hop industrial que de primerazo parece que la producción fuera oprimir botones a la loca y ya, pero si se fijan bien todo tiene un orden definido. De pronto las letras no son de lo mejor pero Yeezus álbum no es basura

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies