Se habla poco de The Knick

Por Ana Rodríguez, @mmetafetan

En los últimos años, a poco que se haga, puedes ser sospechoso de seriéfilo. Se estrenan tantas series y tan diferentes entre ellas (por temática, duración y nacionalidad) que es difícil no resistirse a ellas: siempre habrá alguna que satisfaga tus necesidades de ficción.
Sin embargo, aun siendo sospechosa de serlo, cumplo fatal con los preceptos del seriéfilo canónico. Si nos remontamos a la prehistoria, jamás he visto Los Simpsons ni Friends, ni me enganché a Lost, ni he seguido Mad Men, Breaking Bad, y lo peor de todo, he pasado olímpicamente de ver True Detective.

Sí, esto último sé que es muy grave, pero entre tanta loa hiperbólica y ese duo protagonista, aun con un Oscar de por medio, no me convence en absoluto. ¿Pero qué me estás contando? Me produjo risa el malestar de sus fanáticos, cuando se anunció que Vince Vaughn y Colin Farrell protagonizarían la segunda temporada. ¿Acaso Woody Harrelson y Matthew McConaughey entraban en las quinielas de actores favoritos de la gente?
La cuestión es que tanta cháchara elevada sobre esta serie ha hecho que se hable poco sobre otras dos que merecen una mayor atención de la que se les suele prestar: Ray Donovan y The Knick. ¿Por qué se habla tan poco de ellas? Probablemente influya que ninguna de las dos es de la HBO o de Netflix.

Algún día debería hablar de ese pedazo de empotrador / solucionador de problemas que es Ray Donovan, pero de momento me quedaré con el Knickerbocker y sus moradores.

El pasado 2014, en el último cuatrimestre, comenzó esta serie dirigida y producida por Steven Soderbergh que recrea la vida del hospital de Nueva York a principios del siglo XX. Los casos médicos, las relaciones personales… A grandes rasgos, más de uno puede pensar que se trata de otro drama médico, encima de época, pero no es así: dista mucho de ser un cruce entre Anatomía de Grey y Downtown Abbey, aunque me duela a mí misma juntar estas dos series en la misma frase (Shonda, no te hagas ilusiones: yo siempre seré del team Maggie Smith).
Los dramas médicos siempre tienen su intríngulis más allá del lupus: el cuñado que todos tenemos dentro disfruta descubriendo más sobre síntomas, enfermedades y pacientes que nos permitan un diagnóstico amateur. Sin embargo, más de 100 años de diferencia entre una y otra práctica médica no nos deja anticipar qué intervención hacer ante determinados casos. No sabría decir en qué época comenzó la investigación científica aplicada a la medicina pero lo que es cierto es que The Knick prácticamente se plantea como un choque entre la tradición y la innovación.

Ese es uno de los grandes atractivos de The Knick: el descubrirnos de qué manera algunos médicos se permitían innovar para conseguir mejoras para sus pacientes, movidos por la insatisfacción del que se quedaba en la mesa de operaciones y también por el reconocimiento a su ego cuando la cosa salía bien. El caso de placenta previa que se da en el primer capítulo es el punto de partida que refleja esta dicotomía.
Sin embargo, tras esta anécdota inicial, te das cuenta de que la práctica médica es la puesta en escena, la disculpa, donde desarrollar las relaciones de sus personajes y el rico entramado social y personal que se revela poco a poco en The Knick: por un lado, tenemos al excéntrico doctor Thackery (Clive Owen), recién nombrado cirujano jefe, y el enfrentamiento que se produce entre Gallinger (Eric Johnson) y Edwards (André Holland), un recién llegado que amenaza con desplazar al primero, el favorito, el perfecto, por cuestiones tan básicas como la envidia y el racismo; por otro, está Cornelia Robertson (Juliet Rylance), la hija de un empresario naviero que dirige las prestaciones sociales del hospital, que se resiste a ser una mujer florero, tal y como está destinada por su condición social. En un plano secundario, que también irá tomando importancia, están la ambición sin límites de Barrow (Jeremy Bobb) y las prácticas clandestinas de la hermana Harriet (Cara Seymour) y de Tom Cleary (Chris Sullivan), el conductor de ambulancias.

Una red de historias que refleja y explora todo el clima ideológico de principios del siglo XX: el deseo de ascenso social, el racismo, los primeros intentos de emancipación femenina… La zona de confort no existe para los personajes, pues siempre están en conflicto, consigo mismos y con los que los rodean: lo que tienen, lo que quieren, lo que se espera de ellos… Ni siquiera los personajes que a priori se muestran más cándidos, como son la enfermera Elkins (Eve Hewson) y el doctor Chickering (Michael Angarano), se salvan de la suerte desigual, de la violencia sorda constante que impregna toda la serie.

Una situación de conflicto en la que es difícil encontrar comportamientos y decisiones ejemplares, con la que juega Soderbergh a que nada sea lo que se espera, llegando un momento en el que es difícil para el espectador se encapriche con alguien. Prácticamente nadie se salva y son los que tienen una premisa más reprobable los que actúan con una mayor sensatez frente a los que aparentan ser intachables.
Un retrato impecable, que se hace aun más desconcertante y apasionante con la anacrónica banda sonora de Cliff Martínez, que opta por una composición electrónica que desenvuelve a la perfección los ritmos y sensaciones de los personajes.

La segunda temporada ya ha terminado y la continuación de momento es una incógnita, tanto por parte de Steve Soderbergh como de Cinemax. ¿Que ocurrirá? No lo sé, pero de momento, inmiscuirse en las vidas y vicisitudes de los personajes siempre será un buen plan.


One Response to “Se habla poco de The Knick”

  1. Gorka says:

    Hola !!
    He conocido la pagina a través del concurso de los Premios 20Blogs de La Blogoteca.
    Un blog realmente interesante por cierto, ha sido toda una sorpresa, mi enhorabuena !! y ya tienes un nuevo lector !!
    Te invito también a pasarte por mi blog participante por si puedes darme algún empujoncito o simplemente quieres visitarlo:
    “Licencias de Apertura y Actividad”
    http://lablogoteca.20minutos.es/licencias-de-apertura-y-actividad-53669/0/
    o
    http://www.madridlicencias.com

    Suerte y gracias!

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies