Cuando Star Wars se hizo a mano

Por Redacción CIBASS, @CIBASS_Blog

 

Hubo un tiempo en el que los grandes expertos en efectos especiales todavía no sabían que lo eran. Eran más bien carpinteros, pintores, diseñadores, ilustradores, ingenieros y artesanos…que todavía no sabían que iban a cambiar la historia gracias a un joven creador barbudo que no paraba de trabajar y aún no se había convertido en una especie de vago..sí, eran los expertos que se reunieron en torno a la producción de Star Wars para dar forma y fondo a todos los llamados “efectos especiales“. Una historia de una galaxia ya muy, muy lejana y formada, esencialmente por artesanos venidos de una cultura post-hippy y que seguían respetando escrupulosamente su consumo habitual de marihuana en la soledada california de los años setenta. Un heterogéneo grupo de personas que consiguieron cambiar las reglas del juego, sentando las bases de la que fue la compañía más avanzada en tecnología visual y tratamiento de efectos especiales: ILM (Industrial Light & Magic), la organización estrella de la productora de Lucas (LucasFilm) y llegando a dejar su impronta en más de 300 films (que se dice pronto, pero en realidad es casi cualquier film de cierta magnitud que contase con efectos especiales). No había directores que no acudiesen a ese equipo mágico para que produjesen sus luces, explosiones, cohetes, naves y demás impactos visuales para la gran pantalla. Sí, eran otros tiempos.

Pero también hubo un tiempo en que George Lucas no era una leyenda vida de los negocios, el cine, el merchandising, el mundo nerd y la cultura pop a todos los niveles. Un tiempo en que tuvo que pelearse con todos los estudios para que creyeran en su proyecto de Star Wars (que pensaban estaba pasado de moda) y que consiguió llevar a cabo gracias al entonces heredero de la ultraconservadora Fox. En aquel tiempo, Lucas estaba lejos de ser un multimillonario y convenció a la productora de llevar a cabo su película a cambio de un porcentaje bajo en la recaudación en taquilla pero completo en los derechos por merchandising. Algo que desde la seguridad que nos da la distancia del tiempo nos parece la mayor estupidez de la historia del cine moderno por parte de Fox pero que en aquellos momentos parecía lo más razonable, ya que los productos oficiales y licenciados del cine constituían unos ingresos mínimos y residuales. Ellos no contaban con que Lucas cambiaría ese mundo (y algunos otros) por completo.

Yendo al grano y a pesar de las últimas tres películas y la imagen gigantista y artificial que tenemos de la saga podemos decir que los episodios IV, V Y VI son una obra de arte artesanal, entre muchas otras cosas. En lo que fueran los inicios de ILM con John Dykstra a la cabeza y muchos otros tras el que nos suenan como Dennis Muren, Richard Edlund, Phil Tippet y el hoy afamado y correctísimo director Joe Johnston. Pintando, pegando trozo de piezas de bricolaje, jugando con las superposiciones y con mucha, mucha paciencia los chicos de Industrial light and magic no sólo crearon unos efectos maravillosos en la segunda mitad de los setenta que eran muchísimo más avanzados de lo que se había visto hasta entonces, sino que hicieron soñar literalmente a millones de jóvenes que encontraron en Star Wars un refugio a una realidad que muy a menudo se cebaba con ellos.

Para recordarnos que antes del fenómeno que fue desde entonces la saga galáctica más popular de la historia hubo un grupo de gente humilde que se ensuciaba, se arrastraba y construía con las manos un mundo que nos hizo tener una existencia bastante más divertida os hemos querido recopilar a sólo unos días del estreno de El despertar de la fuerza una serie de fotografías de la artesanía tras Star Wars. Esperamos que disfrutéis de la recopilación tanto como nosotros y esperamos de ese mismo modo que la nueva película (cuya crítica tendréis muy pronto en nuestra web) nos haga soñar tanto como las tres originales y que de ese modo volvamos a mirar estas fotografías tras su visionado en cines con cariño e ilusión y no con nostalgia y esa idea de lo que pudo ser y no fue.

Que la fuerza nos acompañe.

 


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies