Sesión doble Grindhouse de Spanish Xploitation: El currante y Al este del oeste

Por Scott Burton e Ivan Sanshin

 

Pajares y Esteso, Esteso y Pajares…el dúo más descacharrante, vulgar, estrafalario, guarruzo y machistón del cine íbero. Pero los adoramos. Como un placer culpable, como un pequeño vicio de esos ocultos, para consumir a solas, sin testigos, sin reconocerlo en público, consumiendo pequeñas dosis y saboreando el asunto. Buena mandanga, co. Porque ya sabes que aquí en CIBASS nos gustan mucho las cosas que tienen sabor, aunque sea sabor a rancio (Furillo dixit).

Hagamos un poco de rebobinado: queridos amigos y queridas amigas, estos dos impresentables llamados Pajares y Esteso, aunque ahora te parezcan dos ancianos engolfados y pasadísimos de rosca, marcaron una época. Sí, eso mismo. Los años locos del cine cañí, de la comedia post-caída de la censura franquista que se volvió chiflada por enseñar una teta, un culo o un potorro. Así de simple. Lumpen-producciones de Ízaro Films, la firma para el cine de la familia Reyzábal, un clan que dominó el negocio del cine en nuestro país y hasta montó la torre Windsor. Solo los grandes cerebros y los altos intelectuales del país saben que aquella mandanga fue en realidad un ciclo corto pero intenso que apenas duró cinco años pero que marcó nuestra infancia y nuestra visión del cine: con las pelis de Pajares y Esteso empezamos a tener nuestras primeras erecciones en el salón familiar mientras nos tapábamos con un tebeo. Maldita sea co, pero que inocentes éramos. Quien iba a pensar que unos años más tarde veríamos más desnudos en un anuncio de champú que en estas películas. Pero que se le va a hacer, era el país que teníamos: una nación recién entrada al desarrollo (no como ahora, que ya salimos). Como decía, cinco años que hicieron temblar al mundo con la carrera combinada de dos cómicos que venían del submundo de los cabarets, las ferias de pueblo y oscuras “boites”: Andrés Pajares y Fernando Esteso. Uno que encontró la redención como actor con “¡Ay Carmela!” y otro como cómico con cosas como cantar “Bellotero Pop”….al margen de eso, años de pelis conjuntas bajo la batuta de un ciudadano mítico y uno de los responsables del mejor GrindHouse cañí: Mariano Ozores.

CIBASS Al este del oeste cartel

Desde el 79 al 84 tuvimos un ciclo de cinco años trufados de inolvidables películas protagonizadas por el dúo más gamberro y gambitero del cine, pero además, estos estajanovistas de la comedia de sal gorda también trabajaron en sus propias carreras por separado, dentro del universo del que Mariano Ozores fue sumo sacerdote: un clan formado por los nombrados Pajares y Esteso pero también por Quique Camoiras, Juanito Navarro, y su inolvidable hermano, el insigne Antonio Ozores.
Hoy, haciéndonos eco de una reiterada petición de algunos seguidores que venían reclamándonos algo más de atención para los tesoros-B del costroso (en general) cine estatal y allá vamos: comienza nuestra serie sobre Spanish Xploitation. Hoy con dos obras maestras del…del…del…bueno, dos obras maestras.

¡Que ustedes lo disfruten!

El currante (Mariano Ozores, 1983)

CIBASS El Currante de Andrés Pajares

Empezamos nuestra sesión doble de Spanish Xploitation con una película que tiene todo lo que se espera del género: mariquitas, gangosos, desnudos, menciones al Rey y a Felipe Gonzalez y la aparición de la mayoría de súper estrellas del gremio: Andrés Pajares, Antonio Ozores, Beatriz Carvajal, Florinda Chico, Juanito Navarro, María Adánez, Arévalo y hasta un cameo de Fernando Esteso a final de la película.

El legendario Mariano Ozores (genio y figura de este tipo de cine) escribía y dirigía una película bajo el icónico logo de Ízaro films y para el claro lucimiento de Andrés Pajares. El filme (de poco más de una hora de duración) se divide fundamentalmente en dos partes bien definidas: una primera en la que Pajares básicamente se dedica a ir de trabajo en trabajo y a flirtear o acostarse con bellas mujeres en cada uno de ellos y una segunda en que conocemos a la hija del protagonista y la cosa se complica. Y es que la historia es básicamente la de Manolo, un madrileño que subsiste a base de ser pluriempleado en la construcción, electricidad, fontanería y venta de coches debido a que su hija estudia en uno de los colegios privados más caros de la capital. La vida del protagonista de la cinta empieza a liarse cuando el internado en que estudia la niña se cierra inesperadamente por problemas económicos y Manolo tiene que ocuparse de su hija a tiempo completo. Por si fuera poco, la menor cree que su padre es un importante empresario y una persona con grandes influencias por lo que Manolo tendrá que ocuparse de hacer un teatro de su vida junto a sus compañeros, amigos y amantes para que la niña siga creyéndolo, lo cual da lugar a situaciones tan disparatadas como fáciles.

El currante es una película representativa porque incluye los grandes tópicos y cimientos sobre los que se basa el género, pero no podríamos calificarla de nada más allá de entretenida, puesto que los chistes y situaciones (y aun siendo conscientes del contexto y el tipo de producto) pecan de muy previsibles. Aun así se deja ver y la corta duración de la cinta juega en favor como una de sus mejores bazas. El carisma de Pajares en uno de sus momentos álgidos y el resto de secundarios (muchos tristemente ya fallecidos) hace que la película tenga cierta chispa o que encontremos algunas razones para dedicarles estos poco más de setenta minutos de nuestra vida.

 

CIBASS Puntuación CIBASS Dos puntos
Al este del oeste (Mariano Ozores, 1984)

CIBASS Al este del oeste

Siendo España el país donde se rodaron la inmensa de la mayoría de los Spaghetti Western (incluída La trilogía del dólar, máximo estandarte del género) y existiendo varios poblados del oeste fielmente recreados en Almería no era de extrañar que a Mariano Ozores se le ocurriera escribir una historia de humor con algunas de las caras más conocidas del momento en ese contexto, y de ahí nace Al este del oeste.

Con Fernando Esteso como protagonista de la cinta, Antonio Ozores como secundario y respaldados por Juanito Navarro, Conrado San Martín, Adriana Vega, Fernando Sancho, Francisco Camoiras o Pilar Bardem y rodada en los poblados Far West y Western Leone del desierto de Tabernas el filme nos cuenta como Bill pistolas de oro (Esteso) tiene que enfrentarse a dos bandas de forajidos que siembran el terror todas las semanas en el pueblo en que es contratado. Entre desnudos de chicas y gangosos encontramos una grandísima mejoría con respecto a El currante y a la mayoría de películas del género. Al este del oeste tiene una historia más elaborada, un vestuario relativamente logrado y unas situaciones y diálogos que nos hacen soltar la carcajada mucho más a menudo que en este tipo de filmes. Incluso completamente descontextualizada y con la mella que hace en ella el paso del tiempo la película funciona por ser bastante más ingeniosa y creativa que el resto.

Por si pareciera poco la sorpresa que es la revisión de esta película en un género que no destaca por su calidad encontramos leves homenajes a clásicos del western y el spaghetti western y una química solvente en el tándem Fernando Esteso y Antonio Ozores en la que el segundo nos regala alguno de sus mejores discursos y balbuceos en los que no dice nada y que son marca de la casa. Al este del oeste es una pequeña sorpresa con un divertidísimo Juanito Navarro haciendo de indio y que incluye unas ocurrencias muy por encima de la media. Tampoco se esperen descubrir una magnífica joya olvidada, la película huele a cutrez (cosa que sabe el que se enfrente a su visionado) desde los títulos de créditos, pero bien es cierto que cumple su cometido y da más de lo que podemos esperar.

 

CIBASS Puntuación CIBASS Dos puntos y medio


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies