El espejo más brillante era negro. Black Mirror.

Por Alberto Pérez, @NoUso

Vaya pasada Black Mirror” Alberto Pérez, en su habitación, tras ver el sexto capítulo y último hasta ahora de la serie Black Mirror.

Y aquí podría terminar el post en realidad. Black Mirror es una miniserie británica emitida por Channel 4, de hecho sólo tiene 7 capítulos, divididos en una primera temporada de tres episodios emitidos en 2011, una segunda temporada con tres episodios emitida en 2013 y un especial de navidad que se emitió en 2014. Su creador anunció una tercera temporada, y aún se está a la espera de las fechas. Su creador y guionista en todos los capítulos es Charlie Booker, un colaborador habitual de los medios de comunicación con un tono satírico, que ganó en 2009 el premio al columnista del año en Inglaterra.

CIBASS Black Mirror Capítulo The National Anthem

Y una vez realizadas las presentaciones formales, vamos al grano. Black Mirror es una pasada.

Y es que hay veces que explicar porqué algo es una pasada resulta harto difícil. La serie (o miniserie) ha pasado desapercibida en mi listado de cosas por ver durante mucho tiempo. Leí recomendaciones por Twitter en su momento, lo anunciaron en alguna de las plataformas de pago a las que he estado suscrito, incluso llegué a leer algún que otro titular, pero no más, pasó por el lado y ni la miré. Sin embargo el otro día, nuestro compañero Daniel Bargalló la recomendó en privado, y yo, que me fio mucho de Dani, me hice con una copia de la serie para verla.

Han sido cuatro o cinco días en los que me he bebido todos los capítulos (sí, es cierto que no son muchos) y os aseguro que aún no he terminado de rumiar ni siquiera el primero. Tiene tantos puntos que ver, tanto que analizar, tanto que pensar esta serie que realmente asusta.

Y es que Black Mirror es y no es un drama, un thriller, una distopía, una realidad, una ficción y todo lo que queráis. Política, sociedad, tecnología, ética, religión, egos, no sabría muy bien cómo explicar de qué va la serie. De hecho, los capítulos son independientes, todos comienzan y terminan en un punto y no hay un relato continuado ni por personajes, ni por historias. Puedes ver tranquilamente cualquiera de sus capítulos, en el orden que te apetezca, no afecta nada.

CIBASS black-mirror recuerdos

En el juego político Booker nos plantea dos juegos, dos situaciones, una un tanto cómica y que fue comentada en las redes sociales durante mucho tiempo, que hace replantear cuál es el orden de importancia de un todo global dentro de la alta política. Un secuestro y una petición de rescate poco común que hace que todo se vuelva del revés por una mezcla de ego, humillación y prioridades nacionales. Una sensación de “esto podría pasar” que si la extrapolamos podemos llegar a entender cómo funciona el sistema. Por otro lado, nos plantea el juego de la política de masas, su maleabilidad, y cómo esta se puede convertir en un producto fantástico si lo tratas de la manera adecuada. Algo de demasiada actualidad.
Otro de los mejores juegos que plantea el bueno de Booker es el de la tecnología. Cómo la evolución de la tecnología nos puede afectar es una de las grandes cuestiones planteadas por la ficción desde tiempos inmemoriales, pero como lo hacen en esta serie es algo maravilloso, mucho tacto, mucha suavidad, pero dureza en el fondo. Desde una sociedad que parece una partida de la XBox, en el capítulo para mí más distópico de todos, hasta como la inclusión de los avances tecnológicos en nuestro día a día puede llegar a afectarnos, distorsionando la realidad y la percepción del tiempo, el espacio, la vida y las relaciones humanas.

Black Mirror - The Waldo Moment

Pero no sólo es distopía contra realidad, es realidad pura y dura, Booker nos plantea cómo vemos la política, como se ve el mundo desde la política. Nos deja sobre la mesa cuestiones sobre opinión pública, sobre control de masas, sobre el dolor, infligido externa o internamente. Nos propone jugar a ser dioses, o a ser esclavos de un sistema total. Practica la desesperanza y la esperanza de las personas, como masa y como individuo.

Lo cierto es que la serie me ha dejado un regusto muy bueno. Quizá en un futuro vuelva para comentar más cosas. Pero ahora mismo, y con las emociones a flor de piel, tenía que venir corriendo a recomendarla, a hablar de ella, a soltar poco a poco lo que se me ha guardado. Si no cuento más es porque no quiero hacer spoilers, a pesar de ser una serie antigua quiero, deseo, que todos la veais. Así que hasta entonces quiero estar callado.

Si alguien la ha visto y quiere comentarla conmigo lo agradecería mucho. Por favor, lo necesito. No dejéis de verla.

 

CIBASS Puntuación CIBASS Cinco puntos


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies