Las mejores portadas de la historia del Capitán América

Por Redacción CIBASS, @CIBASS_Blog

Que cosas: nació como una representación del más barato patrioterismo estadounidense y al final resultó un adalid de la libertad. De símbolo de guerra a rebelde en uno de los bandos de la Civil War de Marvel. En cualquier caso una representación de “lo mejor” y más inocente de esa tierra de la libertad (no se aguanten la risa) que es EEUU. Más demócrata que republicano y capacitado para enfrentarse a Hitler tanto como para enfrentarse a su anterior compañero de armas Tony Stark por defender esa visión primaria de la libertad y el trampantojo del libre albedrío estadounidense. Habíamos crecido sin demasiado apego por su figura pero las películas y un cierto revival nos han llevado a volver a tenerlo en consideración. Suponemos que setenta años de historia de un personaje de ficción no pueden obviarse fácilmente.

Un icono de la libertad que puede confundirse con un símbolo fascista o imperialista. El pequeño Steve Rogers cuya complexión física le impedía presentarse a las pruebas del ejército (o más bien tumbaban sus espectatívas una y otra vez) siempre ha tenido que combatir su fama -probablemente malinterpretada- de estandarte de la América más cruel y despectiva para con el resto de civilizaciones. Cualquiera que haya leído uno de estos cómics de un par de décadas a esta parte (11 de septiembre incluído) se dará cuenta que se han hecho todos los esfuerzos por desligar al Capi de esa fama, poniéndolo al lado de la tolerancia, la igualdad o a lucha contra el racismo y las libertades individuales. Ed Brubaker es el autor que probablemente más le ha acercado a conseguir ese status de personaje respetable por todos y para todos, con un tono sombrío y detectivesco que desde Can it be all so simple calificamos de obra de arte.

Las películas del Capitán en solitario tampoco le han hecho mal, de una película clásica de aventuras como la primera parte (dirigida por alguien que entiende perfectamente esa parcela del cine como Joe Johnston) a una mucho más cercana precisamente a Brubaker llamada El soldado de invierno (dirigida por los hermanos Russo, profesionales en los que a decir verdad confiábamos poco). De la versión de 1990 dirigida por Albert Pyun mejor no hablamos, que se trata de ensalzar a un personaje maravillosamente reconducido y no de hundirlo. En las dos películas de Los Vengadores la pieza de Steve Rogers y su alter ego es precisa: se le define como alguien cuya dignidad e integridad está completamente definida y por lo tanto choca con la arrogancia de Tony Stark e incluso con este mundo moderno en el que ha despertado y que a veces es excesivamente complejo. Hoy desde Can it be all so simple y como hemos hecho en otras ocasiones (con otros personajes de la casa de las ideas) nos gustaría dejaros con las que pensamos son las mejores y más llamativas del pequeño acomplejado que acabó convirtiéndose en la esperanza de su pueblo, o eso dice el cómic. Veinticinco portadas fundamentales con una carga visual tremenda que recorren toda la vida del héroe hito a hito y trayéndonos los mejores efectos de acción de las aventuras de Rogers. Desde su nacimiento a sus principales combates, incluyendo (desgraciadamente) el relato de su cruel e ignominioso asesinato en las postrimerías de la guerra civil de los superhéroes.

 

Que ustedes disfruten.

 


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies