Todo lo que no te contaron sobre Indiana Jones

Por Redacción CIBASS, @CIBASS_Blog

Con la marcha de John Williams de fondo en sus maravillosos climax y escenas de acción y con su estética de aventurero de película clásica de aventuras de las que Lucas y Spielberg eran fans durante su infancia, Indiana Jones es reconocible a leguas por cualquier habitante del globo. Tanto que no hace mucho fue elegido mejor personaje de la historia del cine. Sea como sea, Indiana nos ha acompañado durante nuestra infancia con tres maravillosas películas (la segunda, un poco más denostada por la crítica es curiosamente la favorita de nuestra redacción) y también durante nuestra supuesta madurez con una cuarta entrega. El secreto de Indiana Jones no es otro que rescatar el cine clásico de aventuras con el que crecieron sus dos creadores (vean por ejemplo El secreto de los incas), pero no nos engañemos, nosotros descubrimos ese cine con Indy y luego ya pasamos a Ray Harryhausen para posteriormente ir al cine de los cincuenta. Le debemos mucho.

Más allá de un ritmo narrativo trepidante y un actor con un carisma desproporcionado (nadie sabe recibir un puñetazo como el señor Ford) las películas de Indiana Jones tienen momentos conmovedores, momentos de amor, momentos de humor y momentos rozan el terror y lo oculto en una mezcla tan dinámica que se acercan al brutal éxito de Los Cazafantasmas en cuanto a eclecticismo de ideas para crear una historia concreta. Lucas como escritor creaba una historia genial a todos los niveles (en la primera y segunda parte) y se desquitaba en el género de aventuras puro y duro en una especie de tio vivo fílmico, aunque Star Wars no deja de ser ese mismo género contextualizado en el espacio y en la tercera parte (La última cruzada) Jeffrey Boam entregaba otro ingenioso guión. No podemos decir lo mismo del escrito por David Koepp para la cuarta entrega.

Indiana Jones forma una parte indisoluble e inseparable de nuestra infancia, gracias a él hemos tenido una de las mejores sagas de la historia del cine y una mejora sustancial de nuestra estancia en la tierra durante nuestro crecimiento. Es tal el amor que le tenemos a Indiana Jones que al igual que con otras sagas o películas con ecosistema propio ( léase Alien, Star Wars, Ghostbusters, Regreso al futuro, Los Goonies, Poltergeist…) nos gusta indagar, investigar y ver qué hay más allá de la simple creación de las películas bajo la imaginación de los talentos que las firman. Hoy desde Can it be all so simple os dejamos con una serie de curiosidades sobre una de nuestras sagas favoritas de la historia del cine, todos esos detalles que siempre quisiste saber y que probablemente no te habían contado sobre Indiana Jones, el arqueólogo de barba de un día, sombrero tipo fedora, chaqueta de cuero y látigo. Ahora que el himno que John Williams compuso para la saga resuene en vuestras cabezas mientras leéis.

CIBASS Indiana Jones en Cabo de Gata - Almeria

Indiana Jones en Cabo de Gata, Almería

-El nombre “Indiana” fue elegido en homenaje al perro de George Lucas, que se llamaba así.

-El nombre “Willie” (de la acompañante de Indy en la primera película) fue elegido porque el perro de Steven Spielberg se llamaba así, también como homenaje a su mascota.

-La película fue ofrecida a la Fox, que acabó rechazando el proyecto. Paramount se quedó con él y desde luego no se arrepintieron.

-La persecución final del tanque en La última cruzada está rodada en Almeria. También la escena del tren de circo y muchas otras como el poblado turco de la misma pelicula.

-El nombre original del personaje iba a ser Indiana Smith

-El protagonista de la saga no iba a ser Harrison Ford, sino Tom Selleck. Al final tuvo que protagonizarlas el primero debido a que Selleck estaba comprometido con la serie Magnum.

-El actor Pat Roach es, junto a Harrison Ford, el único que sale en las tres primeras películas. Hace de mecánico alemán en la primera, de thuggee en la segunda y de agente de la Gestapo en la tercera.

-En el pozo de las almas (lugar donde se encuentra el arca perdida) se pueden ver unos jeroglíficos de C3PO y R2D2 en una columna, como homenaje y guiño a Star Wars.

CIBASS Indiana Jones junto a R2D2 y C3PO

Indiana Jones junto a R2D2 y C3PO

-Sean Connery hace de padre de Indiana Jones cuando en realidad la diferencia de edad entre los dos actores es de sólo 12 años. El propio Connery fue elegido como una ironía ya que Spielberg era fan de la saga de James Bond.

-Mucha gente no se ha dado cuenta de que en realidad “Indiana Jones y el templo maldito” es una precuela de “En busca del arca perdida” ya que si nos fijamos en la fecha que se nos da al comienzo sucede un año antes, en 1935.

-Para rodar la escena de la azotea de Sallah (En busca del arca perdida) los miembros del equipo tuvieron que quitar más de trescientas antenas de televisión de las azoteas. Obviamente la decisión se debía a que la película narraba una historia de 1936 y en aquella época la televisión no era algo habitual.

-El puente colgante de la segunda parte de la saga solo se enfoca desde un lado, para evitar que el espectador vea el dique del Gran Barranco.

-El smoking blanco que lleva Harrison Ford al comienzo de Indiana Jones y el templo maldito es un homenaje a las películas de James Bond. Spielberg siempre quiso dirigir una película de esa saga y por una razón u otra nunca lo hizo.

-La escena del árabe hábil con la espada que acaba siendo disparado por Indiana Jones iba a ser una coreografía de lucha entre los dos, pero Harrison ese día tenía fiebre debido a una gastroenteritis por la comida y sugirió a Spielberg zanjar la escena así. Al director le hizo gracia y así se quedó. A día de hoy es una de las escenas más populares de la película, homenajeada también en la segunda parte de la trilogía.

-Por supuesto, en la trilogía no podía faltar un Wilhelm, el popularísimo efecto de sonido de archivo (un grito) usado en cientos de películas.

-En la escena de la tercera película que supuestamente transcurre en Túnez (aunque es Almería) y en donde Sallah y Marcus Brody se conocen aparece un aldeano con fajín y gorra típicamente españoles. No sabemos si es un homenaje a nuestra tierra o una broma de Spielberg.

Indiana Jones: un aldeano en pantalla

Indiana Jones: un aldeano en pantalla

-El club que aparece al comienzo de Indiana Jones y el templo maldito se llama “Obi-Wan”, otro homenaje explícito a Star Wars.

-Los cerebros de mono de la cena de palacio (en el templo maldito) no eran más que crema batida y colorante.

-Kate Capshaw (Willie Scott) acabó casándose con Spielberg. La elegida para su papel iba a ser Sharon Stone.

-Las ratas de las catacumbas de Indiana Jones y la última cruzada eran absolutamente reales.

-En la escena en que una cobra mira fijamente a Harrison Ford en la primera de las películas una especie de fino cristal separaba a ambos. La cobra acabó llenando de veneno varias veces ese mismo cristal.

-Durante la escena del pozo de las almas en la primera película se utilizaron más de ocho mil serpientes.

Indiana Jones: Club Obi Wan

Indiana Jones: Club Obi Wan


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies