Bienvenido Mr. Chance; Peter Sellers y la grandeza de ser pequeño

Por Scott Burton

La verdad es simple. Los que dicen que la verdad es complicada están engañándose a sí mismos.
-Henri Barbusse
CIBASS BEING_THERE-COVERChance es un hombre sencillo y peculiar. Su vida se limita a ser el jardinero de un hombre adinerado que le deja vestirse con sus ropas y que le ha dado una educación (en términos de saber estar, Chance es analfabeto) más que notable. Chance se pasa el día entre las tareas del jardín y ver la televisión, su gran hobby y obsesión. Cuando el dueño de la casa muere y Chance es despedido, este se dará cuenta de que no está preparado para el mundo exterior. Cosas de la vida, justo el mismo día que Chance intenta comenzar una nueva etapa fuera de la mansión es atropellado por Eve, una mujer de posibles que lo acoge en su casa. Entonces, este hombre sencillo, de pocas palabras y que roza la discapacidad mental es acogido con entusiasmo por toda su familia, que ve en él que la felicidad está en la sencillez e interpretan sus simples expresiones de jardinero como la respuesta a todas las complejas carencias de la vida en la superficialidad. Chance es tan educado, tan tranquilo y lleva tan buenas ropas que, sin darse cuenta, lo acabarán viendo como toda una alternativa para llegar hasta las más altas instancias de la politica y la sociedad norteamericana.
Nadie conoce a Chance (había vivido desde niño en la mansión) y cuando le preguntan su nombre confunden la palabra “Gardener” (jardinero) con “Gardner”, de modo que interpretan que su nombre es Chance Gardner. La alta sociedad empieza a malinterpretar sus frases infantiles como un agudo sentido del humor y sus chascarrillos sobre jardinería como profundas revelaciones y paralelismos sobre la vida o la política. Chance y sus limitaciones intelectuales traen luz y esperanza a una de las familias más adineradas de la sociedad americana y funciona, sin que él se de cuenta y sin que ellos se den cuenta, como una respuesta a todos sus complicados problemas.

CIBASS Mr Chance
Casi una década estuvo Peter Sellers intentando llevar el libro Desde el jardín a la gran pantalla hasta que a finales de los setenta lo consiguió, y vaya si lo consiguió. Sellers está sublime en el filme con su cara inocente pero radiante, realizando una interpretación histórica de alguien casi autista que encandila y engaña involuntariamente a las -supuestas- personas más preparadas de la población. Sus silencios, sus leves sonrisas y su pasividad natural hacen de esta la interpretación de la carrera de Sellers, en el ocaso de su vida. Chance será una bocanada de aire fresco en la superficialidad más absoluta, y es la interpretación del de Hamsphire la que da credibilidad a una historia que en manos de otro actor habría caído en le repetición de tópicos. Rotunda es la actuación de Peter Sellers en esta extraño equilibrio entre grandísimos modales, elegancia y discapacidad mental.

Con una primera mitad en la que se perfila como una comedia modesta, es en la segunda parte donde se van revelando progresivamente los elementos mucho más complejos del filme, desde las inseguridades sexuales del presidente o los miedos de un grandísimo empresario. Curiosamente las personas más sencillas son las que descubren la torpeza natural de Chance como una discapacidad y no como un síntoma de brillantez; metáfora de que las grandes esferas están tanpreocupadas por complicaciones inmensas que ven las respuestas que necesitaban en un hombre que nace limitado.CIBASS Bienvenido Mister Chance
El final de la película es grandioso, con Chance caminando sobre el agua sin darse importancia. Su extrema inocencia y bondad lo hacen una persona casi divina, mucho más cercana al cielo que a la tierra y de ahí que todos vean en él ese magnetismo, esa iluminación que sirve como replica a aquellos que se han pasado la vida luchando por escalar en la sociedad y por conseguir el poder, pero que anhelan los sentimientos más básicos del ser humano.

Bienvenido Mr. Chance es una obra de arte cinematográfica que como el buen vino no sólo resiste sino que mejora con el tiempo. Desde la implícita simpleza del protagonísta al funcionamiento de las altas esferas del poder con sus masones (se ve claramente como un grupo de personas colocan al presidente del gobierno a su gusto) la película se mueve excelentemente con un tono frío y pausado, dejándonos ese poso que nos atrapa durante días. Satírica y mordaz, divertida y elegante. Mr. Chance siempre será bienvenido.

CIBASS Puntuación CIBASS Cuatro puntos y medio


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies