Cinco escenas de cine fruto de la improvisación

Por Redacción CIBASS

Nos gusta el cine y nos gusta incluso más investigar todo lo que lo rodea: actores, biografías, rodajes, problemas, etc. Cualquier detalle nos importa sobretodo cuando se trata de películas denominadas “de culto” y pensamos que podemos llegar a descubrir nuevos detalles. Dentro de nuestro gusto por el cine, nos llaman la atención las improvisaciones: bien por invitación del director o bien por saturación y cansancio del propio actor, en muchos rodajes ocurre que no hay manera más coherente para cerrar una escena que dando al actor rienda suelta para trabajar con la psique del personaje e intente crear desde ahí dentro una situación mucho más real que la que originalmente estaba desarrollada a nivel de guión.

Las improvisaciones como elemento representativo de la relación entre actor y director y el nivel de confianza mutua desarrollada pero también como validación del nivel de inmersión del actor en su rol, dando respuesta a una situación de una manera relativamente natural. ¿Cosas del método? No seremos nosotros desde aquí los que empecemos con un flame, pero sin embargo creemos que seguramente Stanislavski estaría orgulloso de los cinco casos que os traemos a continuación. Cinco ejemplos de improvisaciones que cuadraron perfectamente en el desarrollo de cada escena y saltaron directamente al metraje listo para montar. Cinco escenas de cine fruto de la improvisación.

 

Robert De Niro y su “You talking to me” (Taxi Driver, 1976 dirigida por Martin Scorsese)

Una de las frases más míticas del cine y además dentro de una película igual de icónica: la historia del descenso a la locura de Travis Bickle, el taxista con estrés postraumático de guerra alimentado con noches y noches de insomnio y carreras nocturnas por la gran manzana en busca de clientes. El guión venía a decir que el personaje tiene una conversación consigo mismo frente al espejo, pero el desarrollo fue totalmente obra de De Niro. Seguramente basado en la relación simbiótica que mantenía con Scorsese durante aquella época (desde la malograda “Malas Calles” de 1973) y con esa conexión actor – director, De Niro daría en la clave de lo que Scorsese tendría en mente y el director validaría. Su “¿Me estás hablando a mi?” es ya parte de la historia del cine.

 

 

Heath Ledger jugando con el detonador (El caballero oscuro – The Dark Knight- de 2008, dirigida por Christopher Nolan)

Salvando las distancias con el barroco y pop Joker de Jack Nicholson y por supuesto con aquel Batman de 1989 que no ha envejecido demasiado bien, a esta si le auguramos al menos una cómoda vejez. No es que seamos fans de Christopher Nolan, pero bueno, tiene detalles y cosicas memorables, como por ejemplo esta escena. Aquí el malogrado Ledger maneja el detonador para volar el hospital caminando tranquilamente y deteniéndose se pone a juguetear con el mando como si este no funcionase bien. El manipularlo así hasta el momento de la explosión no estaba en el guión, pero ya sabemos que un actor puede añadir gestos y acciones para completar tiempos. Y si cuadra, pues se queda (cómo fue el caso). Y además hizo al Jocker todavía más pirado.

 

 

Leía: Te quiero. Han Solo: Lo sé (El imperio contraataca, de 1980 y dirigida por Irvin Kershner)

El cowboy del espacio, el matón de cantina galáctica, el pirata Coreliano: Han Solo. Quien podía pensar que un personaje interpretado por Harrison Ford, actor de registros limitados, algo aséptico y dotado de un cierto nichichanilimonaismo iba a dejarnos una frase para el recuerdo. Y que además aquella frase casi que estuvo a punto de solapar el “Yo soy tu padre” de Vader a Luke. Pero lo disculpamos. Harrison Ford tiró adelante e incluso tuvo la propuesta de cuadrar mejor la respuesta en base a su personaje. Lanzó su iniciativa y la defendió, cambiando la escena y haciendo de Han Solo un tipo más aparentemente duro de lo que realmente era. Enhorabuena Harrison. Toda Corellia estalló de alegría.

 

 

Vito Corleone y el gato (El padrino dirigida por Francis Ford Coppola en 1972)

En este caso más leyenda que otra cosa, pero es cierto que las leyendas son a veces igual o más importantes que los propios hechos. Hasta donde podemos saber, el gato en la escena no estaba programado. A partir de ahí las opiniones difieren: que si fue una ocurrencia de Coppola de última hora justo antes de gritar “¡Acción!“, que si se le ocurrió al propio Brando y él mismo decidió incorporarlo a la escena…el caso es que podría casar bien con el carácter ácrata de Brandon durante sus rodajes y sus aportes a la elaboración de los personajes. El caso es que la escena cobra un tono mucho más creepy al igualar a Don Corleone con uno de esos malos de películas de James Bond. Entre luces oscuras, Vito charla amistosamente con el paisano mientras le canta las cuarenta con voz pausada, demuestra cariño a los animales y está dispuesto a vengar la afrenta que sea. Deliciosamente agresiva.

 

 

La naranja mecánica y el Singing in the rain (A clockwork orange, dirigida por Stanley Kubrick en 1971)

Una vez más, Kubrick y su conducta obsesiva durante los rodajes. Tras una larga serie de repeticiones de la toma y su insatisfacción artística permanente, le pidió a Malcolm McDowell que aportase algo diferente a ver si podían conseguir implementar algo mucho más impactante, y a McDowell no se le ocurrió otra cosa, agotado de rodar y volver a primera posición una y otra vez, que ponerse a cantar la canción popularizada por Gene Kelly. El resultado, como todos sabemos es una de las escenas más WTF! de una película que es desconcertante de principio a fin: los drugos asaltan una casa, golpean al marido y violan a la mujer mientras McDowell canta. Una escena de mucha violencia desajustada con el sonido de una canción…poco apropiada. Pero hasta a Kubrick le gustó el resultado.

 

 

 


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies