Distintos ángulos de Gran Torino (Kowalski vs Kowalski)

Por Christian López, @penyaskito y David Rodríguez, @davidjguru / Redacción CIBASS

Tenemos entre manos una de esas conversaciones de amigos en las que si no ponemos cuidado, podemos acabar muy enfadados. Hay en juego un gran tema y cada parte recoge de la mesa los argumentos del otro, lanza sus cartas y analiza cuidadosamente la rama de situaciones que el interlocutor puede generar con sus ideas y opiniones. Y no es para menos. Uno de los nuestros acaba de ver por primera vez “Gran Torino (Clint Eastwood, San Francisco, California, 31 de mayo de 1930) y justo al terminar su experiencia cinematográfica junto al bueno de Clint, plantea el debate de una manera poco sensible: “¿Es Gran Torino una de las obras de Clint Eastwood más sobrevaloradas?“, lo que asegura que probablemente se forme lo que los raperos llaman un beef (y que en castellano podría traducirse por algo más natural -y rancio- como “se armó el belén“).

Se forma un tumulto en el espacio (digital) de la redacción de CIBASS. Todos se echan a un lado y contemplan el cara a cara que va a producirse. Dos grandes de la retórica, maestros en lanzar pelotas al tejado del contrincante, una batalla de gallos de dos de nuestros mejores hombres de la redacción, el Mayweather vs Pacquiao de CIBASS, el Goku contra Freezer de la blogosfera: La última vez que estuvieron en profundo desacuerdo casi hicieron destruir la Tierra, así que las apuestas empiezan a correr. Dos locomotoras van a chocar de frente y normalmente cuanto lo hacen a ninguno de ellos les gusta hacer prisioneros.

CIBASS Penyaskito vs. Davidjguru

Penyaskito vs. Davidjguru representados por Berni Pérez

Para situarnos todos, digamos a modo de introducción que Gran Torino es la última película que, a la vez, dirige y protagoniza Clint Eastwood (2008). En ella el propio Clint interpreta a Walt Kowalski,  un veterano de la guerra de Corea y ex-trabajador de la Ford que intenta superar sus asesinatos durante la guerra (quizá también la redención del Sr. Eastwood) mientras tiene una particular tendencia a odiar al resto de la humanidad cultivando un coherente aislamiento social y una cierta visión disconforme sobre el avance del tiempo.

Esta es la única premisa existente para esta conversación que esperemos que de sus frutos y consiga que ambos contendientes puedan llegar a un acuerdo. La redacción está expectante. JD Romero toca la campana. Empieza el show.

Y cualquier excusa es buena para hacer una review a dos manos.

AVISO: Spoilers a Go-Go

Ángulo 1: Penyaskito

Tras la muerte de la Sra. Kowalski y la llegada de sus nuevos vecinos de origen asiático, Walt pasa de ser un facha americano (irónico, al ser en realidad polaco) orgulloso de su actuación en defensa de los Estados Unidos en la guerra, a ser un personaje desolado que se redime de su actuación durante la guerra.

Tras el intento de robo de su coche por parte del muchacho vecino, que consigue frustrar, y tras hacer buenas obras para ayudar a esa familia (pero sin dejar de insultarlos), la madre de éste le encomienda a su hijo para que se haga un hombre. Seguro que Walt en la guerra se hizo a 6 o 7. Walt consigue disuadirlo de unirse a la banda de malotes asiáticos, y le motiva para que se eche novia y todo. Kowalski termina causando un problema mayor con la banda, que al final, solucionará sacrificando su vida para que el joven Aton-Thao no tenga que cargar con eso toda su vida.

Esta historia no se la cree nadie. Me parece más creíble hasta Salvar al Soldado Ryan (1998). Por mucho arrepentimiento que sufra, ¿Cómo pasa un orgulloso patriota americano de matar (bueno, en realidad “sólo” fueron 12 o 13 caídos, y estaban rindiéndose) e insultar a los amarillos a sacrificar su vida por ellos? ¿Cómo el viejo arisco y solitario decide que prefiere beber con desconocidos a los que odia que beber sólo? ¿Y esa escenita donde enseña al niño a hablar como los hombres?

A pesar de la evolución de Walt y de Thao, los personajes me resultan muy planos. Es una evolución muy lineal y muy rápida, de hijoputa-facha a buena-gente el primero, y de chico-tímido-introspectivo a el-nieto-malote-que-siempre-Harry-quiso-tener. No se sostiene tal cambio, que nunca presenta fisuras ni giros en sus curvas.

CIBASS Clint EastWood en Gran Torino

Clint EastWood en Gran Torino. Matten Productions / Malpaso Productions /Warner Bros

Desde el punto de vista artístico, hay grandes detalles de fotografía, planos muy metafóricos que ya se desmenuzan en la defensa a Gran Torino de JotDown: los distintos planos de ambas viviendas, la cruz, el clásico símbolo de libertad final… pero a mí me gustan las historias creíbles. Y no son creíbles ni los gapos de la abuela china.

Se salva la actuación estelar de Clint Eastwood haciendo el papel para el que nació. El viejo Harry contra Scorpio, para salvar a los niños. Kowalski contra las bandas de adolescentes marrulleros para salvar a los jóvenes. Como además Clint se ama a sí mismo, abundan en el largometraje primeros planos y planos cerrados donde llena la pantalla.

El guión en definitiva se puede resumir como una falsa y lenta historia antirracial, con un tono moralista, de un abuelo cascarrabias en mitad del barrio chino. Creo que si esta peli en vez de Clint Eastwood fuera de algún director desconocido, sería una gran cinta participante del CutreConQuizá es mi frustración porque yo quería ver al abuelo entrar con la caballería en esa casa, y no haciendo la cruz en el césped.

CIBASS Puntuación CIBASS Dos puntos y medio

Ángulo 2: Davidjguru

A ver, bueno, no puedes tener en cuenta eso que dices de la imposibilidad de ser un facha americano por el simple hecho de tener orígenes polacos. Eso es algo medio normal tío. Quiero decir que normalmente esos desbarres derechistas culturales y políticos suelen ser articulados como causas identitarias y enarbolados con banderas nacionales -de lo que sea- que llevan en primer lugar gente que no es del sitio que se revindica. Básicamente, que el chovinismo casi siempre es predicado por extranjeros. Que no hay nadie más nacionalista que alguien que arrastre complejo de emigrado. Me parece normal. Por eso Napoleón era corso, Stalin era georgiano y José Montilla andaluz. A veces es una cuestión fundamental esto de ser extranjero.

CIBASS Gran_Torino_poster

Matten Productions / Malpaso /Warner Bros

Sobre el patriotismo del señor Kowalski sucede que le encuentro hasta cierta lógica: supongo que debe ser muy difícil justificar ante uno mismo el haber participado en algo tan horrible como una guerra. Máxime cuando a nivel de soldadesca, un miembro de la clase trabajadora mira atrás y descubre que en realidad solo ha ido a matar y a dejarse matar para defender los intereses de otra clase. En ese vacío, la asunción de un cierto patriotismo de banderas, discursos y actitud puede simplemente ser una ayuda interna para apuntalar la vacía experiencia y dar sustento al día a día. Que el anciano señor Kowalski peque de eso no me sorprendería. Le encuentro mucho sentido desde un punto de vista psicológico para sobrellevar el trauma de la guerra. Al fin y al cabo creo que es más fácil defender signos y símbolos que no te pertenecen que tener que asumir que haber vivido el horror de la guerra es un dislate tremendo y terroríficamente absurdo.

Yo retiraría del análisis eso de la credibilidad de la historia, para evitar el riesgo de tener que descartar el 95% del cine producido en EE.UU. Quiero decir, atacar a la credibilidad es tocar una gran línea de flotación y un argumento excesivamente general, una especie de falacia ad-cineyankium que no tendría en cuenta (a no ser que la desarrolles algo más, claro).

Sobre que podría formar parte de una CutreCon, ¿Qué decir? con todo el respeto por las actividades que realizan nuestros amigos de CineCutre, entiendo que para formar parte de ese corpus de “cine fallido” (por llamarlo de alguna manera), sería una condición esencial establecer una relación desequilibrada entre los factores 1-Intención, 2-Recursos, 3-Resultado. Con esto quiero decir que normalmente este tipo de cine parte de grandes intenciones, aúna insuficientes recursos (sean presupuestos, sea talento, sea capacitación técnica) que ensamblados generan un resultado muy por debajo de la intención. Por suerte no considero que el perro viejo de Clint se encuentre a este nivel con esta película: veo un equilibrio muy sensato y equilibrado en los tres puntos anteriores. Desde una buena y ambiciosa intención, pasando por recursos de gran nivel (su trabajo clásico, formal, sin grandes alardes, muy a lo John Ford) y unos resultados que están a la altura. Yo sí veo el equilibrio.

Y cuidadín con etiquetar a sus vecinos como “chinos“, que son hmong y el tema tiene su miga, ya que se puede entrecruzar con eso de la guerra y el patriotismo. La movida es que este grupo étnico vivía al norte de Laos y cuando la CIA se planteó sentar buenas bases en la zona para luchar contra el comunismo, los reclutó, los entrenó y los lanzó al combate. Cuando los EEUU se dieron el piro del sudeste asiático, Vietnam entró a Laos y el grupo étnico tuvo bastantes problemas. De tres millones de personas, solo 200.000 lograron salvarse viviendo en campos de refugiados, hasta que EEUU les ofreció entrar a su país como refugiados políticos y los abandonó. El tema, como te decía tiene su miga. Ponerlos ahí es un tirón de orejas hacia el gobierno federal que los dejó a su suerte una vez desembarcados en territorio USA. Tiene su aquel ver a esa etnia abandonada junto a la casa de la bandera.

Bajo mi punto de vista Gran Torino es una historia de redención,  tío. Termina hecho amigo de los chinorris porque en su pesar alberga el asesinato de los jóvenes coreanos en la guerra. El señor Kowalski no deja de ser más que un viejo atormentado y con mala uva, como un Harry el Sucio jubileta que de repente, comprende que las cosas han cambiado un poco. Ya se da cuenta de que la vida y el mundo no son como cuando era joven (doble referencia: Harry el Sucio), y aquí cuando ha jugado a hacer el Harry la banda no se ha venido abajo, sino todo lo contrario, ha creado un problema aún más gordo. Sus mecanismos no funcionan, así que los delega a los mecanismos del sistema (la policía y el sistema judicial americano).

Creo que tienes razón en cuanto a la interpretación de Clint. Verás, no es que él a lo largo de su carrera haya sido un actor del método precisamente. Eastwood casi siempre hace de Eastwood, sea en el oeste, sea en un barracón de marines, en las calles de San Francisco, junto a un gorila pelirrojo o en un sucio gimnasio de boxeo. Tampoco los registros le dan para mucho más.  Pero bueno, al menos este Harry el Sucio jubileta es un Dirty Harry que ya va comprendiendo varias cosas. Entre ellas, que ir de Callahan por la vida no era una ciencia muy exacta.

Redención tío, redención.

CIBASS Puntuación CIBASS Cuatro puntos y medio

¿Y vosotras? ¿Y vosotros? ¿Qué tal? ¿Con qué os quedáis?


2 Responses to “Distintos ángulos de Gran Torino (Kowalski vs Kowalski)”

  1. A mí Gran Torino me gustó mucho y el tema de la credibilidad es muy subjetivo: si aceptas el pacto de ficción del autor, puedes llegar a creerte cualquier cosa. Y creo que la gracia de la peli es que Harry el Sucio tiene su corazoncito.
    De todas formas, yo soy de Medianoche en el jardín del bien y del mal y estoy dispuesta a enfrentarme a quien sea menester.

    • davidjguru says:

      Ciao Ana! a mi también me gustó Gran Torino, y está claro que sin ese “pacto de ficción”, aunque sea implícito o inconsciente, difícil lo tenemos. Aunque sería peor tener que recurrir a “lo hizo un mago” (como en el capítulo de Los Simpson) xD.

      Medianoche en el jardín del bien y el mal, la mejor película del Eastwood director para mí. Así que no seré tu rival :-)

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies