La Agencia Española de Astronáutica presenta:¡NOSOTROS LLEGAMOS PRIMERO!

Por David Rodríguez, @davidjguru

Estamos en diciembre de 1961. En la cena de cumpleaños del Generalísimo Español de todos los ejércitos. Franco celebra su onomástica con una buena ingesta de centollos, percebes y ostras, regada además con una botella de vino Albariño. Tras cenar opíparamente se dispone a ver un programa sobre la carrera espacial entre los EEUU y la URSS y se va a dormir. O a intentarlo. Y así empieza todo

Tengo en mis manos lo último de Ignacio Murillo, Furillo. Acabo de recibirlo directamente desde Autsaider Cómics, la editorial que lanza la aventura más larga hasta la fecha (104 páginas) del autor más salvaje, bizarro y desvergonzado del panorama tebeístico español: el insigne Furillo. A los que no tengan la suerte de conocer a este destacado historietista, les recomiendo aprovechar las potencialidades que el hipervínculo nos ofrece para visitar nuestra entrevista al autor y  una revisión de tres de sus trabajos. Pero una vez hechas las presentaciones preliminares y parafraseando al maestro, pasemos a la mandanga.

CIBASS Nosotros llegamos primero

¿Qué habría pasado si Franco se hubiese puesto tibio de marisco, se tragase un documental de la carrera espacial y durante la noche hubiese tenido pesadillas y alucinaciones espaciales?

¿Qué ocurriría si España hubiese intentado entrar en la carrera espacial? ¿Cómo un país dominado por trincones, intermediarios que no aportan nada a la cadena de valor, caraduras, vividores y golfos varios (no hablamos de la actual, hablamos de la España de los años 60) podría haber construido una infraestructura aeroespacial?

Aquí residen las premisas principales de este gran trabajo del maestro Furillo, los pilares básicos sobre los que descansa toda su nueva obra: ¡NOSOTROS LLEGAMOS PRIMERO!, gran sorpresa de este 2014 con lo que pasa directamente a convertirse en una de los mejores cómics de los que he disfrutado durante este año que terminará ya muy pronto. Y es que me ha hecho reir y pensar a partes iguales. Furillo es único para captar toda esa idiosincrasia netamente española, castiza y casposa que diferenciándonos del resto del mundo occidental, nos invade y que afecta, en diferentes grados, a casi cualquier proyecto que soñemos.

La aventura desarrolla las premisas anteriores sobre una base de una buena arquitectura clásica narrativa: tras lanzar las premisas a manera de prólogo de la obra (la anteriormente comentada intoxicación de Franco y sus alucinaciones espaciales), nos presenta en una interesante introducción a varios personajes que tendrán mucha importancia en la trama: todo arranca tres años más tarde de la alucinación del caudillo, con un proyecto ya en desarrollo desde la Agencia Española de Astronáutica (creada ad-hoc para construir las ideas chifladas del caudillo), un organismo ultrasecreto y dependiente del todopoderoso ministerio de Información y Turismo de Fraga.
Desde este departamento, se nos realiza el repaso del sentido y misión de todo esto: conseguir cumplir el sueño (alucinación) del Caudillo de ‘Plantar la rojigualda en la luna’ y entra en escena el protagonista absoluto del relato, nuestro Han Solo en versión cañí, el piloto Maverick caracterizado con eso que los franceses llaman “le petit moustache fascist espagnol”.

CIBASS Nosotros llegamos primero - La experiencia cósmica del coronel Buitrago

Y así tenemos presentado al héroe de esta aventura: Roberto Buitrago. Español de casta y de raza, militar bravío, leal y fiel al caudillo y a la gloriosa cruzada. Casado, hombre de familia, infiel y mujeriego. Preparado para comandar las operaciones relacionadas con la misión “Alzamiento lunar” y liderar a la tripulación del “Carmen Polo” (nombre del cohete español). ¡Alucinante!

En realidad la historia no es más que la narración del deseo de Buitrago por ejecutar el sueño del Caudillo: por ello acepta la importantísima misión, se somete a un entrenamiento agotador, se traslada a la base de lanzamiento en Las Palmas de Gran Canaria y va más allá de todas las expectativas puestas sobre él a través de todas las situaciones por las que discurre la misión (a cada cual más compleja).

Esta aventura es una space opera en toda regla, respetando los usos y costumbres del género, aderezado con una alta cantidad de elementos del cine clásico de espionaje y construida desde una buena base de cine de película ‘españolada’. En eso Furillo se maneja como nadie: valora, respeta y rinde culto a esos arquetipos del cine convencional español de los 60 y los 70 deglutiendo sus claves e incorporando a su obra ese sedimento que hace que los protagonistas pasen juergas en ponzoñosos tablaos flamencos de la capital, o que las reuniones de trabajo estén plagadas de humo, botellas de Brandy Osborne y ceniceros con la publicidad de Cinzano. Que las ideas y propuestas para la gran misión aeroespacial española estén llena de dislates y de cutrez, afectando seriamente a nuestra reputación internacional. Mientras se trabaja en el plan, EEUU y la URSS se dedican a espiarnos y no pueden evitar partirse de risa escuchando las deplorables reuniones de trabajo. Un planteamiento que nos asegura que Furillo tiene la suficiente lucidez como para captar bien la realidad nacional, sino que además, siguiendo la estela de otros creadores universales como Francisco de Goya o Buñuel, puede plasmar gráficamente esa infinita capacidad netamente española (con variantes autonómicas y regionales, claro) para hacer que un país siempre termine boicoteandose a si mismo y resultar un pueblo que curiosamente se impide evolucionar. Deben ser cosas de aragoneses, que los hacen observadores.

Y Furillo puede pasar el examen de gran observador en este país-sísifo que al final siempre termina con la enorme piedra de sus grandes asuntos en el mismo punto de partida. Una historia de comedia acerca de un país de comedia (no hablamos de la actual, hablamos de la España de los años 60) . Supongo que por no hacernos desesperar y reducir el tono sarcástico-pesimista de la historia, Furillo nos concede un epílogo fuerte y esperanzador. Para permitirnos esbozar una sonrisa positiva al final de todo el relato, como si en el fondo del estercolero nacional habitase una cierta esperanza de suplir con voluntad y firmeza lo que no está disponible por los medios técnicos ni ofrecido por el entorno. Un cierto triunfo de la voluntad del coronel Buitrago por encima de todas las desdichas. Porque al final, parece que la idea-diana sobre la que la historia es disparada va por ahí: intenta ser fuerte, que de la superestructura mejor no esperar nada. Y no es por resultar específicamente pesimista en la interpretación de la idea fuerza que late en todo el relato, es más bien una posible conclusión obtenida del contexto y las convenciones socio-políticas en el que la mayoría de las historias de Furillo se desarrollan, probablemente desde una dimensión de lectura interpretativa ligada a la subjetividad, lo admito, pero siempre late fuerte la sensación en su obra (en general) que estamos ante un país de risa. Pero de risa amarga. Y es tal vez en esta gran aventura de más de cien páginas donde el mapa del pesimismo Furillesco disfrazado de gag adquiera toda su dimensión y todo su contexto mientras vemos como el coronel Buitrago se enfrenta a lo conocido (sus congéneres), a lo desconocido (grandes vórtices espacio-temporales en el vacío espacial) e incluso a lo esperado: lo veremos vagar por el espacio junto a su tripulación e incluso aterrizar en un planeta tierra futuro donde las cosas han cambiado mucho; de repente nuestros protagonistas se encontrarán en un país donde el hedonismo ha permeado todas las capas sociales posibles y la televisión muestra una hipersexualización de los contenidos (no hablamos de la actual, hablamos de la España del futuro). Furillo otra vez más, intentando hacernos ver que realmente la basura más peligrosa es aquella que no tiene forma de tal.
Sus restos orgánicos, sus truños, sus genitales peludos, su sangre y sus visceras son menos amenazantes que la gente guapa, sofisticada, elegante y atractiva que nos rodea.

CIBASS Nosotros llegamos primero - El General Bofanut recibe los ceniceros

A nivel gráfico, si bien la obra está basada en el estándar ‘Hard-Furillo’ del uso del blanco y negro (bajo mi punto de vista es la mejor manera y más efectista para disfrutar del autor), realmente no se encuadraría (bajo mi punto de vista, claro) de las dimensión ‘hardcore’ de autor. Sin llegar al ‘Soft-Furillo’ que publica en El Jueves (a veces), este cómic se mantiene en una zona intermedia que al no necesitar del golpe de gag explícito y autoconclusivo por el hecho de ser una historia larga no segmentada explícitamente en capítulos, le permite al autor hacer un uso mesurado de ‘la materia prima Furillesca’: aquí las cosas sucias, desagradables, extravagantes y ponzoñosas solo aparecen cuando tienen un cierto sentido justificado o realmente está suficientemente cohesionada con la integridad del relato. Todo en su justa medida, que el asco en esta historia es medio y no fin.
También se aprecia una pequeña evolución en el uso y manejo de las proporciones, volúmenes y proyecciones: edificios, paisajes, calles, perspectivas espaciales aparecen definidas con detalle y precisión. Encuentro la gestión de los planos mucho mejor resuelta que en otras obras del autor, las secuencias son mucho más coherentes y las transiciones mucho más efectivas.
Enhorabuena, el tomo es realmente interesante.

La edición está también muy cuidada, un trabajo en cartoné, con cubiertas a color en formato 29 x 21’5 centímetros en un formato muy elegante. Y a un precio inmejorable. Podéis adquirirlo aquí: http://www.autsaidercomics.com/nosotros_llegamos_primero.html

En definitiva, un nuevo paso por parte de Furillo para entrar en el olimpo de los grandes historietistas nacionales con un aventura larga muy entretenida, visual, impactante y divertida.
Recomendada.

Algunos personajes principales

Coronel Roberto Buitrago: Oficial de aviación, laureado piloto de combate y comandante de la misión lunar. Hombre ‘de buena planta’, de palabra y sentido del honor.

El profesor Niemeyer: Científico alemán de cohetes espaciales rescatado por los servicios secretos españoles a través de la organización “Valdemossa” (versión castiza de la “Odessa”). Con un imparable gusto por los apuestos mozos españoles.

El Doctor Menguélez: Científico español discípulo del Nazi Menguele en cuyo honor cambió su apellido. Un juerguista matón y machista, rematadamente inutil y encargado de seguimiento clínico de la tripulación.

Rogelio Membrado ‘Cipotof’: Antiguo compañero de Menguélez en la división azul que cayó en manos de los soviéticos durante la segunda guerra mundial y pasó un tiempo en un “campo de reeducación mediante el trabajo”. A su regreso, tendrá un importante papel en la trama.

El general Bofanut: Director de la Agencia Española de Astronaútica. Encargado personalmente de la ejecución del sueño (alucinógeno) del caudillo. Su misión: plantar la rojigualda en la luna.

Algunos personajes secundarios

Chuanchín Müller Pereira: Decana de lenguas clásicas de la universidad de Constantinbul y guía de nuestros héroes por el mundo del futuro.

Liudmila Nikolayevna Sardaoui Thompson de Urrieta: Doctora encargada del diseño del desglosador temporal, una máquina que crea y gestiona vórtices espacio-temporales y que tiene una sospechosa forma de coño.

Sargento Sarasov: Sargento del ejército soviético encargado de la supervisión de los prisioneros en los “campos de reeducación mediante el trabajo” y primer descubridor de las asombrosas capacidades del prisionero Rogelio Membrado.

Ahora los amantes del cine de ciencia ficción y el espacio tienen a ‘Interstellar’ en la cartelera del cine y a ‘NOSOTROS LLEGAMOS PRIMERO’ en la estantería.

Y el KGB, la CIA, El Mossad como elementos complementarios de suspense e intriga.
¿Quién da más?…

…Ground control to mayor Buitrago…

 

 

CIBASS Puntuación CIBASS Cinco puntos


3 Responses to “La Agencia Española de Astronáutica presenta:¡NOSOTROS LLEGAMOS PRIMERO!”

  1. Leviatan says:

    Ya se puede comprar? Y donde? . Saludos y gracias por la entrada

  2. davidjguru says:

    Hola usuario Leviatán. Puedes comprar directamente en esta sección de venta online de Autsaider Cómics: http://www.autsaidercomics.com/quiero_nosotros.html

    Gracias y un saludo,

    David.

  3. […] “Chof” y el gran Furillo su magnífico tomo “Nosotros llegamos primero” que ya revisamos aquí en su día y que seguimos recomendando: el sueño de Franco intoxicado de marisco produce monstruos, o en su […]

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies