“A better tomorrow”, analizamos el esperadísimo nuevo álbum de Wu-Tang Clan

Por Redacción CIBASS, @CIBASS_Blog

Siete años les ha costado a los integrantes de la mítica formación neoyorquina en elaborar un álbum en conjunto, “A Better Tomorrow”. Bien es sabido de las diferencias de opiniones y las rencillas entre los miembros de este grupo (especialmente con Raekwon en la gestación de este álbum) pero aún así han sabido sobreponer el interés por hacer oír una nueva propuesta del Clan para las nuevas generaciones de amantes del hip hop.

CIBASS Wu Tang Clan A Better Tomorrow

Hagamos un poco de historia: Wu-Tang Clan revolucionaba el panorama musical allá por el año 1993 con su álbum debut “Enter the Wu-Tang (36 Chambers)”. La concepción de este álbum tanto a nivel lírico como musical fue tan innovadora que tuvo un éxito apabullante tanto en ventas como en críticas, siendo considerado hoy día como un clásico del género con esa mezcla entre sonidos sucios, samples de soul y música clásica, voces de películas de artes marciales y estridencias varias. Tras el debut en solitario de Method Man, Ol’ Dirty Bastard, GZA, Raekwon y Ghostface Killah se publicaría el segundo elepé Wu-Tang Forever en 1997 con la mayoría de sus integrantes ya convertidos en súper estrellas. Este álbum doble incluye colaboraciones de numerosos afiliados al Clan tanto en la producción como en el micrófono, en un maravilloso segundo álbum que se alejó un poco de la suciedad del primero pero conservando el sonido que ya Wu-Tang había hecho propio. Esto fue el preludio de la avalancha de material que RZA y el resto del clan producirían hasta que se reunieran de nuevo (sin ODB, porque estaba en la cárcel) en el año 2000 para sacar su siguiente álbum “The W”, un álbum con destellos de lo mejor del grupo (“Careful, clik click”, “I can’t go to sleep o “Do you realy (thang thang)” lo mejor del disco) pero con altibajos demasiado grandes. Aunque solo tardarían un año en realizar un nuevo esfuerzo conjunto, Iron Flag (con un resultado muy parecido al anterior trabajo), plagado de colaboraciones y productores ajenos al entorno Wu-Tang, las tensiones internas en el grupo y la muerte de ODB hicieron que los nuevos intentos por recuperar el tirón y la frescura de los 90 parecieron inútiles. A Iron Flag le seguiría 8 Diagrams en 2007, donde el sonido del grupo dista mucho de su concepto original y, por si fuera poco, el impacto mediático no fue ni de lejos el esperado. No es hasta este 2014 que el grupo se reuniera para grabar nuevo material: el incluído en “A Better Tomorrow” y los temas vendidos en la edición única superdeluxe del álbum The Wu – Once Upon A Time In Shaolin que será subastado en un futuro.

Llegó el dos de diciembre de 2014 y con él el más que ansiado nuevo álbum de Wu Tang Clan: tras estos siete años en silencio, lo primero que uno siente tras meter en el reproductor el CD es una mezcla entre emoción y pavor. Por una parte llevábamos esperando esto mucho tiempo (el nuevo -y madurado- nuevo álbum de uno de los más grandes grupos de la historia del hip hop y todo un ícono cultural) y por otra el miedo a que no fuesen capaces de superarse a sí mismos. Es lo que llamamos el síndrome ‘Invincible’ de Michael Jackson, cuando un grupo o artista ha hecho cosas tan grandes que llegados a un punto aunque el producto que ofrezca tenga calidad sobrada (incluso más que la media musical del momento en que se edita) no podemos sino comparar con las obras magnas irrepetibles que realizaron en el pasado. Empieza el track uno y tras siete años nos encontramos cara a cara con Method Man, Ghostface Killah, RZA, GZA, Raekwon, Cappadonna, Masta Killah, U-God e Inspektah Deck.

CIBASS Wu Tang Clan 1997

Con un comienzo al estilo más clásico (que no innovador) de los neoyorkinos oímos al fallecido ODB en la aceptable y previsible ‘Ruckus in B minor’ un buen comienzo que -al menos- no pretende salirse de lo que los fans esperan. Con ‘felt’ nos adentramos en el espeso universo que aguardamos de los de Shaolin y de ahí pasamos a ’40th Street Black’ un corte con reminiscencias funk y disco que nos deja un poco fríos, ni es cool ni engancha. ‘Mistaken identity’ nos recuerda al estilo de Ol’ Dirty Bastard (fallecido a diez años casi justos mientras escribimos estas lineas) con sample de piano y riff de guitarra en un corte digno.

Con el siempre notable Raekwon comienza ‘Crushed egos’, una canción oscura, casi bíblica en la linea de los temas sin single de cualquier álbum de los miembros en solitario, de ahí pasamos a ‘Keep Watch’, un corte que aparte del mega explotado sample utilizado nos recuerda a los grupos que intentaban imitar el sonido Wu-Tang más que al propio grupo, canción impersonal a pesar de tener el sello de la banda, canta Nathaniel los estribillos de R&B.
‘Miracle’ es uno de las canciones más limpias y bonitas del esperado álbum, no se aleja del sonido característico de la banda pero incluye un estribillo que sorprende tratándose de un grupo popular por su transgresor estilo poco aseado (musicalmente hablando, claro). ‘Preachers daughter’ (corte siguiente) es una versión del clásico, divertida pero sin ningún argumento para convertirse en tema mítico, nada que ver con el siguiente: ‘Pioneer the frontier’, Wu-Tang Clan claustrofóbico, conscientemente repetitivo y auto referencial en una de las mejores canciones del álbum. Esto es lo que queremos, esto es lo que buscábamos.

‘Necklace’ no deja de ser un guiño al neófito Wu-Tang del ghetto, de cuando el rap sonaba a rap, callejones oscuros, samples de películas y ambientación amenazante en este decente track, pero es justo después cuando llegamos al punto álgido de ‘A better tomorrow’ y es que con el tema llamado ‘Ron O’neal’ encontramos a los mejores Wu, esos que fueron capaces de enamorar a chicos de barrio de todo el mundo o incluso a Quentin Tarantino. Sample soulero, estribillo cantado y recuerdos del spaghetti western en una canción que no hace sino recordarnos por qué amamos a esta icónica banda, el track homenajea al actor protagonista de ‘Superfly’, el clásico de la blaxploitation.

CIBASS Wu Tang Clan 2014

El álbum se acerca al final con la canción que da nombre al mismo, un tema de mensaje positivo pero sin obviar el momento actual de la América negra (más propio de hace décadas) con afroamericanos tiroteados por policías y similares, una bonita canción metáfora de Wu-Tang clan como banda madura y consciente. Con ‘Never let go’ y ‘Wu tang reunion’ el disco termina con sabor agridulce, no hay una guinda al pastel aunque el pastel esté bien cocinado. Los legendarios Wu-Tang clan han entregado a los fans un honesto disco, que huele a profesionalidad y donde no parece que haya lugar a la improvisación: temas rápidos, lentos, oscuros, comercialones, singles potenciales: una especie de repaso al muestrario de temas que los de Nueva York son capaces de hacer. Desde la portada a la estudiada campaña de marketing o la cuidada selección de canciones todo responde a una voluntad de hacer las cosas bien, puede que falte un poco de alma pero hay esfuerzo y pasión. Quien tuvo, retuvo: Wu-tang forever and ever.

 

 

CIBASS Puntuación CIBASS Tres puntos y medio


Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies