Cinco escenas de Los Soprano con alto voltaje

Por David Rodríguez, @davidjguru

Aviso 1: No sigas leyendo si eres de esas personas que lloran y patalean si les hacen espoilers.

Aviso 2: No sigas leyendo si no estás dispuesto a invertir media hora en el artículo. Contiene vídeos que son de obligatoria visualización.

Yo soy de los que tuve que intentar Los Soprano varias veces. Lo reconozco. Soy de esos. El primer capítulo se me atascó varias veces seguidas y cuanto lo superaba, me quedaba atascado en la indiferencia durante dos o tres capítulos más. Hasta que me propuse tomarlo en serio. En estas idas y venidas tardé un tiempo, así que se puede decir que llegué a la serie tarde, aunque a decir verdad me alegro, pues de haberla disfrutado antes el hueco que me dejó hubiese sido más antiguo.
De todas maneras vuelvo de vez en cuando a ella para rememorarla, revisitarla, volver a ver algún capítulo u otro para captar algunos detalles, repasar algunas movidas o subrayar a algunos personajes dentro de esa película de ochenta y seis horas que representan a la vez lo mejor y lo peor de una buena serie, como lo mejor y lo peor de un protagonista absoluto llamado Tony Soprano en el que habitan los peores instintos del ser humano y una conmovedora soledad de líder no preparado, de niño asustado.

Dentro de la serie y sus seis temporadas (una sexta temporada doble, además) existen multitud de arcos, de personajes, de tramas, de giros, secretos y detalles en esa especie de meta-realidad desde la que Chris Moltisanti se pregunta en unos de los capítulos: “¿Dónde está el arco de mi personaje?”. Actores que interpretan a personajes que se hacen preguntas a sí mismos con al menos tres posibles niveles de lectura y asignación. Los Soprano como serie sobre la identidad cultural, acerca del bien y del mal, sobre las constelaciones familiares, sobre el aprendizaje y el condicionamiento, y en una dimensión más urbana, sobre la vida y la muerte.

Basándome en esta última dimensión de la serie he seleccionado para Can It Be All So Simple un conjunto de cinco escenas llenas de alta tensión que forman parte de capítulos inolvidables: escenas fundamentales para ver la realidad más oscura y problemática de varios personajes y que siempre nos pusieron en la encrucijada de tener que decidir si los apreciábamos o los rechazábamos, que nos inducían a la reflexión y al conflicto interno. Como el que vivían algunos de nuestros personajes favoritos. Si has llegado a la serie hace poco mi consejo es que sigas adelante con cuidado y atención. Y siempre bajo tu absoluta responsabilidad.

Allá tú si ves algo que no deseas ver.

Escena 1: Ralph Cifaretto crea problemas
Episodio: University. Capítulo 6 de la tercera temporada y número 32 del total. Emitido el 1 de abril de 2001. Dirigido por Allen Coulter con guión de David Chase, Terence Winter, Todd A. Kessler, Robin Green y Mitchell Burgess.

Cifaretto, siempre el puto Ralph Cifaretto. Este tío molestando e incordiando por costumbre. Para los que no lo conozcáis Cifaretto es uno de los capitanes de la familia Soprano (DiMeo/Soprano) que tiene a cargo a un equipo de soldados y realmente, es uno de los equipos económicamente más rentables de todos los de Tony Soprano.
A cambio, hay que soportar sus excentricidades, su sadismo, su humor negro, sus provocaciones. Y solo por trabajar junto a él o para él. Sus parejas tienen que tolerar muchas más cosas. En este capítulo tenemos uno de los momentos más tensos de la serie, más dramáticos y más crueles. Pero no es esta escena, es su continuación: tendrás que ir a buscarla. Como introducción, los juegos violentos de Ralph Cifaretto mientras fantasea con su película favorita: Gladiator. ¿Qué puede esperarse de un tipo cuya película favorita es Gladiator? Capítulo muy especial donde Tony Soprano se ve obligado a romper las reglas: Un hombre ‘hecho’ no puede atacar a otro hombre ‘hecho’.

Escena 2: Tony busca venganza
Episodio: The Second Coming. Capítulo 19 de la sexta temporada y número 84 del total. Emitido el 20 de mayo de 2007. Dirigido por Tim Van Patten con guión de Terence Winter.

Escena alucinantemente violenta de un episodio muy tenso dentro de la temporada más explosiva de la serie. Increíble. Si la sexta temporada avanza rápida, sembrada de tensión y de angustia, momentos como los de esta escena sirven como válvula de escape para poder aliviar la carga de los espectadores. Vamos caminando a marchas forzadas hacia el infarto a lo largo de la temporada (y doble, para más -y dulce- tortura). Una pequeña salida de presión a toda la ansiedad generada durante los anteriores capítulos gracias a Tony Soprano, que decide impartir justicia cuando un soldado de la familia de New York se excede con su propia hija.
Querido Tony, mensaje captado.

Escena 3: Ralph y Tony se enfrentan
Episodio: Whoever Did This. Capítulo 9 de la cuarta temporada y número 48 del total. Emitido el 10 de noviembre de 2002. Dirigido por Tim Van Patten con guión de Robin Green y Mitchell Burgess.

Volvemos hacia atrás dos temporadas, no podemos quemarnos tan rápido. En la cuarta temporada, Tony descubre el amor verdadero. El amor protector, leal, sincero, puro. Y no es con ningún ser humano. Es con una yegua. Pero no estamos hablando de zoofilia, es básicamente que Tony se encariña con una yegua de carreras a la que desea proteger y cuidar (Tony siempre ha tenido más respeto por los animales que por las personas). La pobre yegua tiene la mala suerte de pertenecer a Ralph Cifaretto y además, que Cifaretto pase por un mal momento económico a causa del desafortunado accidente de su hijo. Tras años de un rencor larvado contra Tony por el hecho que no pudo participar en el asalto a la partida de Feech LaMana como Tony y Jackie Aprile (que les abrió las puertas del negocio), Ralph deja salir todo su resentimiento.
Por fin y de una vez por todas, el enfrentamiento definitivo de Tony con ese personaje que lleva provocándonos dos temporadas. Tony vs. Ralph. Cuidado.

Escena 4: La muerte de Chris Moltisanti
Episodio: Kennedy and Heidi. Capítulo 18 de la sexta temporada y número 83 del total. Emitido el 13 de mayo de 2007. Dirigido por Alan Taylor con guión de David Chase y Matthew Weiner.

Lo siento, pero si habéis llegado hasta aquí es que no teméis el spoiler. Más de siete años desde el cierre oficial de la serie ya da para haberla visto por uno mismo. Y este es uno de los puntos clave de toda la serie. Insertado, como no, dentro de la alucinante sexta temporada.
Noche, carreteras, y el ‘Comfortably Numb’ de Pink Floyd (I can’t explain, you would not understand, This is not how I am. I have become comfortably numb…). Una decisión de última hora, sobre la marcha, que a pesar de tener un poso de antecedentes casi desde el inicio de la serie, prácticamente no nos hubiésemos atrevido a asumir. La mancha definitiva en la vida de Tony, la secuencia en la que volvimos a caer en la cuenta de que estábamos delante de un verdadero asesino al que le habíamos dado nuestra comprensión y nuestro aprecio. La duda sobre él.

Escena 5: El tren azul de Bobby Baccala
Episodio: The Blue Comet. Capítulo 20 de la sexta temporada y número 85 del total. Emitido el 3 de junio de 2007. Dirigido por Alan Taylor con guión de David Chase y Matthew Weiner.

De nuevo seguimos en la trepidante sexta temporada. El capítulo anterior al final de la serie. Si la has visto entera y eres Sopranista, seguro que este lo viste de pie dando vueltas por tu habitación o tu salón. No hay otra. Es pura tensión. Tres planos, tres elementos, un solo ritmo.
Cambios de enfoque. Dos matones entrando a la tienda. Un tren en miniatura que intenta seguir su curso. Un comprador (Bobby Baccala) que negocia hacerse con una copia para coleccionistas del mítico tren ‘Blue Comet’ que enlazaba Nueva Jersey y Atlantic City. El abrupto final de uno de los protagonistas a los que más cariño le habíamos cogido. El buenazo de la pandilla. Premonitorio.

¿Qué tal? ¿Todavía sigues respirando? Seas sopranista o no, creo que no puedes negar que las escenas sean cualquier cosa menos insustanciales o anodinas. Son solo cinco ejemplos de brillante ejecución técnica a lo largo de una serie excelente (con subidas y bajadas, eso sí), pero podríamos localizar muchos, muchos más. El objetivo deseado es que si aún no has visto la serie sientas dentro de ti la imperiosa necesidad de salirle al encuentro y si ya la conoces, sientas motivación para volver a revisitarla. Únete al club.
Ponte un anillo en el dedo meñique de tu mano derecha y empieza a mostrar respeto.

Bada Bing!

P.S. Gracias a Javier Baena, aunque nunca quiera salir en el cuadro.

 

 


4 Responses to “Cinco escenas de Los Soprano con alto voltaje”

  1. Javo says:

    Heme aquí en el cuadro :_)

    …El puto Blue Comet… ains

  2. MigueI says:

    Muy grande esta selección, la mejor serie de la historia.

  3. luz says:

    La mejor serie de la historia es poco.Vi los soprano unas 6 veces y cada vez que lo hago me asombro de lo que veo, es perfecta en todo sentido, no puedo decir mas que eso.

  4. luz says:

    Y ni hablar desde el punto de vista psicológico, es Tony un Psicópata con ataques de pánico?? Freud se revolcaría en su tumba!!
    La Dra Melphi en algún momento se enamora de tony? imperdible el momento en que Tony le pide a ella (en ese momento él no era su paciente) que le diga la verdad si le gusta o no como hombre y ella le contesta la verdad, que le atrae como hombre pero que nunca podría estar con alguien tan agresivo que le miente a la mujer y con su estilo de vida…Tony la manda ya saben a donde.Y el último capítulo de la 1era temp. él le dice: agradezca de no le rompa la cara en 1000 pedazos( ella le había dado a entender que su propia madra había intentado matarlo).

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies