Manhattan, el amor es en blanco y negro

Por JD Romero, @JD_Romero23

Siempre se ha dicho que George Gershwin (Brooklyn, 1898-1937) es el músico en el que Woody Allen se inspiró para crear ‘Manhattan’; la obra maestra del genio neoyorkino, una película que en palabras del director se trata de “El problema de la gente que intenta vivir una existencia decente en una cultura contemporánea obsesionada por lo material”, aunque para el resto del mundo simplemente es una maravillosa película de amor, por mucho que quizás no quiera serlo explicitamente.

CIBASS Fotograma de Manhattan de Woody Allen

Isaac Davis (Allen) es un cuarentón escritor de gags para televisión (un mundo que Woody Allen conoce a la perfección) que mantiene una relación sin demasiado interés con una jóven de diecisiete años, tras haber fracasado anteriormente en dos matrimonios. Las complicaciones vienen cuando se enamora de Mary Wilkie, una presuntuosa snob interpretada por Diane Keaton, que además es la amante de su mejor amigo. Por si fuera poco, su última ex mujer (interpretada por Meryl Streep) es ahora lesbiana y planea escribir un libro con todas las intimidades de su matrimonio, incluyendo los detalles de su vida sexual, lo cual irrita sobremanera a Davis.

La obra es durante casi todo el metraje una mirada sarcástica de las relaciones amorosas que suceden en la clase alta e intelectual de Nueva York, concretamente al barrio de Manhattan, todo ello en un precioso blanco y negro.

 CIBASS Manhattan de 1979 con Woody Allen y Meryl Streep

 

Al igual que en otras obras aquí analizadas (como ‘La gran belleza’, de Paolo Sorrentino) ‘Manhattan’ nos enseña ese mundo de zombies intelectuales que se arrastran de museo en museo, de exposición de pintura a exposición fotográfica, intentando llenar el vacío de sus vidas. Ahí es donde aparece la fascinante Mariel (aun menor de edad) con su espontaneidad y frescura, la respuesta al mundo frío y de posturas en el que se mueve la película, a pesar de ser tratada como una chiquilla ella es la única que tiene claro lo que quiere en la vida, y a quienes quiere en ella.

Un guión redondo sobre el que se han gastado miles de litros de tinta, gags, referencias culturales, sarcasmo y una música y fotografía (Gordon Willis) sencillamente majestuosas. Podremos hacer miles de análisis sobre esta bonita película, pero siempre he tenido en cuenta a quien va dirigida esta carta de amor que uno nunca se cansa de ver llamada ‘Manhattan'; a la ciudad de Nueva York.

CIBASS Woody Allen Manhattan

Bola extra: tracklist con la banda sonora de la película Manhattan y algunas versiones más en el perfil de CIBASS en Spotify:

 


5 Responses to “Manhattan, el amor es en blanco y negro”

  1. J.P.S. says:

    Buen análisis de esta magnifica película, claro y conciso.

    Me parece un gran aporte tanto en este post como en el post sobre Alta Fidelidad, el acceso directo a la banda sonora o la música mas representativa de dichas obras. Estos detalles te hacen conectar en otro nivel con la película que se comenta, es un acierto.

  2. RubialesMoreno says:

    Manhattan, del genio de Brooklyn. Una película que uno nunca se cansa de ver

  3. Emilie_FR says:

    Me la tendré que volver a poner esta noche y la vi hace escasos meses, pero me ha vuelto a apetecer tras leer este post. Saludines

  4. Hergé says:

    Para mi siempre será la mejor peli de Allen.

  5. Jay says:

    Siempre me fascinò la idea arriesgada de hacer una película en blanco y negro en pleno auge del color, Woody Allen los tenía bien puestos

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies